Frida, Diego y el mexican curious en ópera de compañía estadounidense

Crimen y Castigo
El escritor cubano Nilo Cruz, izquierda, y la compositora peruano-estadounidense Gabriela Lena Frank, posan para un retrato tras la presentación de la futura ópera “El último sueño de Frida y Diego” (FOTO: AP/Berenice Bautista)
25/08/2017
00:20
Periodistas Cultura
-A +A

Frida, Diego y el mexican curious en ópera de compañía estadounidense

Ayer se presentó en el Palacio de Bellas Artes un avance de la ópera The Last Dream of Frida and Diego —título tentativo—, que la Forth Worth Opera estrenará en 2020 con la colaboración de San Diego Opera, la University of Texas at Austin y DePauw University. La compositora Gabriela Lena Frank y el libretista Nilo Cruz trabajan en el proyecto. En resumen, más menos, se tratará de cómo Frida Kahlo, tras conversar con La Catrina, visita a Diego Rivera y pasan un día dando un rol por ahí. Ajá, de eso se tratará. Se le aparecerá cual virgen a Juan Diego en el mero Día de Muertos. Todo indica que será una ópera a lo mexican curious. ¿Dónde se ha visto algo parecido?, ¿dónde? Hasta ahora se trata de una producción netamente norteamericana. Todavía no hay elenco ni director y no se prevé que se vaya a presentar en México. Nos dicen que todas las instituciones participantes son de medio pelo, la verdad; la Forth sí tiene una orquesta decente y una buena universidad, pero nada más. ¿Por qué la presentan tres años antes de su estreno?, ¿cuentan con los derechos para usar el nombres de Frida?, ¿por qué si el INBA no tiene nada qué ver con la producción no sólo prestó el espacio, sino también apoyó con boletín y empleados para que los organizadores ofrecieran los avances de su proyecto? Lourdes Ambriz, directora de la Ópera de Bellas Artes, de plano dijo que este tema ya no es su asunto porque esta administración ya se va acabar y será bronca del otro sexenio. Le falta año y medio y ya se ve del otro lado. Así las cosas...

¿Qué estará pasando en la Torre Prisma?

Nos cuentan que las paredes y vidrios exteriores del edificio del INBA en la glorieta de Reforma y Bucareli se han convertido en muro de lamentos: “A las autoridades del INBA: los trabajadores exigimos el cambio inmediato de los elevadores. Ya basta de hacer caso omiso!” y “Exigimos cambio de edifico” son algunos de los mensajes que en la última semana han puesto los trabajadores, preocupados por su seguridad en el edificio de 28 pisos, conocido como Torre Prisma, en Av. Juárez 101. Los mensajes advierten de riesgo e inseguridad, y demandan que se anule el contrato con Torre Prisma que, nos recuerdan, viene desde diciembre de 2012. Lo curioso es que el traslado hacia esta torre, que entonces supuso el desembolso de cerca de 34 millones para el arriendo (por un año), se argumentó por razones de seguridad en busca de “un inmueble con las adecuadas características estructurales, de seguridad y protección civil necesarias y que contara con características que dignifiquen las condiciones laborales de sus ocupantes”. Al parecer, a cinco años del contrato, se advierten fisuras y éstas no son precisamente estructurales. Por lo pronto, los visitantes siguen atentos a los avisos: “¡Estamos en riesgo!”, “¡Exigimos un servicio seguro!”, “Autoridades corruptas”, “Acción de nulidad al contrato con Torre Prisma”.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS