Dialogan sobre cultura; evitan confrontaciones

Cuatro representantes de los candidatos de la presidencia participaron en foro convocado por la UAM; hubo dos mil asistentes
El encuentro, en el Centro Cultural Roberto Cantoral, fue organizado por el Grupo de Reflexión sobre Economía y Cultura (GRECU) de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM). Foto: ALEJANDRA LEYVA. EL UNIVERSAL
15/05/2018
00:20
Yanet Aguilar y Abida Ventura
-A +A

[email protected]

Por vez primera la comunidad cultural fue convocada para conocer de viva voz las propuestas de los candidatos a la presidencia de México en materia de cultura. Unos dos mil creadores y promotores escucharon ayer iniciativas como descentralización de la cultura, incremento del presupuesto al sector, mejores condiciones para los trabajadores, mayores apoyos y becas a creadores, una ley de mecenazgos y estímulos fiscales. Escucharon pero no pudieron ser escuchados, al menos no en este foro.

Reunidos en el Centro Cultural Roberto Cantoral, Alejandra Frausto, de Juntos Haremos Historia (Morena-PT-PES); Raúl Padilla, de Por México al Frente (PAN-PRD-MC); Beatriz Paredes, de Todos por México (PRI-PVEM-PANAL), y Consuelo Sáizar, asesora cultural de Margarita Zavala, participaron en el Diálogo por la Reforma Cultural.

En ese encuentro organizado por el Grupo de Reflexión sobre Economía y Cultura (GRECU) de la UAM no hubo confrontaciones ni ataques directos, salvo cuando la ex presidenta de Conaculta le recordó a la legisladora priísta que durante el presente sexenio hubo un recorte considerable al presupuesto del sector y le reclamó la falta de pagos a los trabajadores. Cuando tuvo oportunidad, Beatriz Paredes señaló que el encuentro era para proponer, no para reclamar.

En un formato con dos moderadores y dividido en cinco temas, los participantes expusieron sus iniciativas, aunque sin puntualizar sus acciones. Alejandra Frausto reiteró su interés por crear centros regionales transdisciplinarios e incluyentes donde estén representadas todas las manifestaciones artísticas; llevar la cultura a todo el país, hacer una política pública con base en consultas y terminar con la visión de la cultura como “un lujo, un accesorio o un privilegio”.

Raúl Padilla insistió en los ocho ejes que desde hace unas semanas dio a conocer, como reformar la Secretaría de Cultura y hacer una “obligada reingeniería” de las instituciones del sector cultural principalmente en el INBA y el INAH; darle autonomía a los centros culturales y revisar a fondo la Ley General de Cultura.

Fue él quien propuso transformar la recién creada Secretaría de Cultura en la Secretaría de las Culturas, una idea que aprobaron los otros participantes. “Es ver en la cultura un real motor de desarrollo para nuestro país, particularmente ver en las industrias culturales, hoy llamadas creativas, un eje estratégico de nuestra economía”, dijo.

Beatriz Paredes, quien en su primera intervención prefirió leer su discurso de pie, frente al atril, como en un acto político, defendió la multiculturalidad del país. Expresó: “La política cultural es incluyente, participativa y reafirma la pluriculturalidad; es una responsabilidad de Estado y de gobierno garantizar el ejercicio de los derechos culturales”. En respuesta al cuestionamiento de Padilla, sostuvo que es muy pronto para evaluar el funcionamiento pleno de la Secretaría de Cultura.

Consuelo Sáizar expuso desde el principio los ejes rectores de la propuesta de Margarita Zavala. Entre otras cosas, planteó la urgencia de incrementar el presupuesto al 1% del gasto anual e insistió en la creación de infraestructura cultural en todo el país; no perdió la oportunidad de mencionar sus “logros” durante su gestión frente al Conaculta, tanto así que ahora se propone edificar una cineteca por cada estado, y bibliotecas que reproduzcan el modelo de la “Ciudad de los Libros”.

Aunque no hubo grandes discrepancias, el tema de desarrollo de infraestructura cultural fue cuestionado por la representante de la coalición Juntos Haremos Historia: “Debemos tener infraestructura cultural en el país, se ha destinado muchísimo dinero sin que esté ligado a la operación. Para nosotros es fundamental que antes de poner un ladrillo más, hay que darle vida a esa infraestructura cultural”, sostuvo Frausto.

Ese mensaje generó aplausos entre los asistentes. Lo mismo sucedió en otros momentos, como cuando Frausto reconoció la labor del INAH y propuso que, supervisados por especialistas, las comunidades sean capacitadas en escuelas-taller para que lleven a cabo los trabajos de reconstrucción de su patrimonio dañado por los sismos.

El reconocimiento a los artistas también fue un tema por el que Raúl Padilla recibió aplausos cuando dijo que se requieren artistas haciendo la labor de inducción artística en las primarias. “Necesitamos, por favor, rescatar nuestras escuelas de educación artística en el país”, dijo.

Sáizar se unió al llamado: “A los trabajadores de la cultura del país tenemos que respaldarlos de la mejor manera, garantizar sus derechos culturales y también laborales” y agregó que se requieren profesionales bien pagados. Y fue ahí cuando sacó un esquema, una hoja, para evidenciar que se redujo tanto el presupuesto que los gastos de operación en el sector aparecen muy altos: “Sé que no estaban permitidos pero decidí traerlo”, dijo.

Fue Sáizar quien dijo que la Secretaría no tiene casa propia e incluso se dirigió directamente a Alejandra Frausto para sugerirle que cuando se vayan a Tlaxcala, lo primero que deben hacer es adquirir un recinto digno para solidez de la institución.

Voces del gremio. Al termino del evento que se prolongó tres horas, la comunidad cultural celebró este diálogo sin confrontaciones, así como las coincidencias en algunas de las propuestas. Sin embargo, más de uno solicitó que esos planteamientos se conviertan en hechos.

“Me encantó que Beatriz haya parado el cuestionamiento. No veníamos a decir quién hizo qué o a reclamar paternidades, sino a hacer propuestas. Muchas fueron coincidentes y eso da gusto, pero todavía no cierran pinzas y se pueden quedar en: ‘yo voy a hacer’ o ‘yo propongo’”, opinó la actriz Luisa Huertas.

Entre los asistentes también estuvieron Blanca Guerra, Armando Casas, Carlos Anaya Rosique, Alejandro Sandoval, Laura Emilia Pacheco, Alonso Arreola y Julieta Egurrola. Ahí estaban también los artistas Marisa Lara y Arturo Guerrero: “Pensé que si sumáramos la propuesta de todos y las metiéramos en un costal sacaríamos una combinación muy interesante, una política cultural que hace mucha falta”, expresó Lara.

La soprano Olivia Gorra también celebró las coincidencias y acuerdos, pero señaló que “del dicho al hecho, hay un gran trecho”. “Hay que analizar y hay que revisarlo todo. Ojalá ellos también tengan el apoyo de su candidato porque una cosa es que propongan, pero cuando viene el momento, viene la triste situación de no contar con los recursos económicos y eso merma cualquier cosa”, dijo.

Horacio Franco dijo sentirse representado por cualquiera de ellos: “Todos tienen un panorama de la cultura bastante certero, lo que tiene que pasar en el siguiente sexenio es limpiar este país de corrupción y violencia y todo lo demás va a funcionar”.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS