Demasiados ojos en la Secretaría de Cultura

Crimen y Castigo
28/08/2017
00:23
Periodistas Cultura
-A +A

Demasiados ojos en la Secretaría de Cultura

Nos cuentan que en algunas oficinas de la Secretaría de Cultura federal los trabajadores y sus líderes sindicales andan muy inquietos porque amenazan con ponerles un sistema de accesos y vigilancia al estilo Big Brother. Resulta que en las últimas semanas, jefes de personal de las diferentes direcciones de la dependencia pidieron a los trabajadores, tanto sindicalizados como de confianza, que registraran su huella digital y su rostro en un escáner, lo cual, dicen, servirá para tener un control de las asistencias y asegurarse de que todos los empleados cumplan con sus horas de trabajo. Nos comentan que la propuesta no le ha caído nada bien a algunos, sobre todos a los dirigentes de sindicatos quienes incluso amenazan con tomar medidas drásticas; a otros, argumentan, lo que les preocupa es que no se tome en cuenta que a veces deben estar de comisión fuera de la oficina. ¿A qué vendrá tanta vigilancia?

El INAH se sube al Elefante

Nos cuentan que en etapa de revisión por parte del Consejo de Arqueología del Instituto Nacional de Antropología e Historia, se encuentra el proyecto de salvamento arqueológico del Cerro del Elefante, en Ixtapaluca, tras las reuniones entre autoridades municipales y personal del Instituto, con el fin de conocer los pormenores del proyecto de construcción en el cerro. La revisión es compleja pues en el Elefante se encuentra un sitio arqueológico que está registrado ante la Dirección de Registro Público de Monumentos y Zonas Arqueológicos e Históricos. Pero, nos señalan, éste no es el único asunto que estudia el INAH en torno del Cerro, puesto que el Instituto también tiene en el escritorio las denuncias por parte de ciudadanos de Tlapacoya acerca de esas obras de infraestructura, que cuestionan el proyecto del municipio, la instalación de la escultura de Jorge Marín y las afectaciones al sitio arqueológico. ¿A quién escuchará el INAH?

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS