Condenan a falsa hija de Dalí, a pagar

María Pilar Abel deberá cubrir los gastos de las pruebas genéticas
Pilar Abel fue condenada a pagar gastos de pruebas de paternidad (ARCHIVO. EL UNIVERSAL)
17/10/2017
00:23
Jerónimo Andreu / Corresponsal
Madrid
-A +A

[email protected]

Pilar Abel, la mujer que interpuso una demanda de paternidad para ser reconocida como descendiente de Salvador Dalí y logró incluso que exhumaran el cadáver del pintor, no es su hija.

La falsa hija del pintor surrealista tendrá que pagar el costo del proceso judicial, según el Juzgado de Primera Instancia nº 11 de Madrid, que desestimó ayer la demanda de filiación. El costo incluye los trabajos para abrir la cripta y extraer del cadáver las muestras de ADN utilizadas en las pruebas de paternidad.

María Pilar Abel Martínez (Figueres, 1956) demandó al Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas español y a las Fundación Gala-Dalí, gestores del patrimonio del pintor. La polémica pitonisa televisiva que había llevado a los tribunales al escritor Javier Cercas porque la había utilizado como inspiración para el personaje de una de sus novelas, aseguraba que Dalí había tenido una aventura con su madre.

Según su relato, Antonia Martínez, su madre, trabajaba como criada de una familia de Cadaqués. Y que a principios de los 50, Antonia habría conocido a Dalí en 1955, cuando él, y Gala regresaron de Nueva York. Antonia tenía 25 años y Dalí sobrepasaba los 50.

“Vivieron un amor clandestino”, decía Pilar, pero en el momento en que la mujer se quedó embarazada decidió casarse con un hombre de 29 años, Juan Abel, que le dio sus apellidos a la hija.

Una juez consideró plausible esa historia y ordenó exhumar el cuerpo del pintor en julio pasado. En las pruebas biológicas se cotejaron muestras genéticas de Pilar, de su madre y de los restos extraídos de la de Dalí. La sentencia de ayer confirma los resultados y castiga a Abel a pagar todo el proceso “por la temeridad que supuso”.

Abel aún puede interponer un recurso de apelación contra la sentencia , y ayer confirmó a EL UNIVERSAL que lo hará. Reconoce que ha gastado mucho dinero en un proceso judicial que se ha alargado casi diez años.

La recompensa si hubiera tenido éxito era jugosa. El legado de Dalí es incalculable. La defensa de Abel consideraba que representarían unos 300 millones, sólo en reproducción y a ella le correspondería el 25%.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS