Ofrecen 10 mdd por pistas de un robo en Boston

El plazo para recibir la recompensa terminará la medianoche del 31 de diciembre
Foto: AP /Josh Reynolds, archivo
26/12/2017
13:30
Boston
-A +A

Un museo de Boston desesperado por recuperar un botín de obras maestras sigue ofreciendo hasta 10 millones de dólares por una buena pista. Pero no por mucho tiempo.

La medianoche del 31 de diciembre se acaba el plazo para recoger una recompensa de información que lleve a la recuperación de 13 obras valoradas en unos 500 millones de dólares. La lista incluye pinturas de Degas, Manet, Rembrandt y Vermeer, robadas en 1990 del Museo Isabella Stewart Gardner.

Por ahora, nadie ha reclamado el premio.

Es una gran decepción para el museo y el FBI, que aún no ha logrado resolver el mayor robo de arte en la historia de Estados Unidos. Ambos habían confiado en que la recompensa -que se multiplicó por dos- produjera toda una remesa de nuevas pistas. En lugar de eso, ha sido como ver crecer la hierba.

“Ahora mismo estamos totalmente centrados en este plazo”, dijo la portavoz del museo Kathy Sharpless. “Claramente hay una sensación de urgencia por nuestra parte. Queremos recuperar nuestros cuadros”.

EL CASO

El 18 de marzo de 1990, dos hombres que se hicieron pasar por policías de Boston lograron entrar en el museo diciendo al guarda de seguridad en recepción que respondían a un aviso por altercado, según las autoridades.

El guardia no siguió el protocolo del museo y permitió entrar a los hombres. Él y otro guardia fueron esposados y encerrados en el sótano mientras los ladrones se hacían con las piezas.

Entre las obras desaparecidas está el único paisaje conocido de Rembrandt, “Cristo en la tormenta en el mar de Galilea”, y “El concierto”, de Vermeer, una de las menos de 40 obras conocidas del pintor holandés del siglo XVII.

Han pasado 27 años y los marcos vacíos siguen en los muros del ornamentado museo, donde antes estaban las obras maestras.

El FBI dijo a The Associated Press en 2015 que dos sospechosos, ambos delincuentes de Boston con conexiones con el crimen organizado, habían fallecido.

Los investigadores creen que las pinturas se movieron a través de círculos mafiosos hasta Connecticut y Filadelfia, donde se acaba el rastro.

La fiscalía federal dice que Robert Gentile, un conocido mafioso de Connecticut, es a los 81 años la última persona de interés del caso que sigue viva.

Los delitos asociados con el robo prescribieron a los cinco años, hace más de dos décadas, de modo que los ladrones no podrían ser procesados aunque fueran capturados.

Aunque las autoridades no han ofrecido inmunidad total para quien tenga las obras ahora, dicen que están dispuestas a considerar inmunidad para cualquiera que pueda ayudar a recuperarlas.

El museo ofrecía desde hacía años una recompensa de 5 millones de dólares. El pasado mayo, los miembros del consejo la elevaron a 10 millones de dólares, pero solo hasta el final de 2017.

El detective holandés de arte Arthur Brand, que ha ayudado a las autoridades europeas a recuperar otras piezas robadas, dice que ha hablado con expolicías, exmiembros del Ejército Republicano de Irlanda (IRA) y otras personas, y sigue convencido de que está cerca de resolver el misterio.

nrv

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS