"Still Life", un grito contra la homofobia, en el Cervantino

Cinco actores sobre el escenario relatan episodios llenos de discriminación, son crónicas de amor a la vida, pero también de dolor por el maltrato
FOTO: Ivan Stephens/EL UNIVERSAL.
28/10/2017
13:32
Guanajuato
Yanet Aguilar Sosa/Enviada
-A +A

Agobiado por el acoso a su sexualidad, un adolescente romano terminó colgándose de un puente para acabar con el bullying homófobo que sufría. Ese hecho violento fue el motor de “Still Life”, la sublime pero brutal pieza teatral que la compañía italiana de Ricci/ Forte presentaron en el Festival Internacional Cervantino, como un himno a la vida, un grito de libertad para que cada cual viva su propia sexualidad.

La brutalidad con la que una sociedad puede atormentar a quien se enamora de alguien de su mismo sexo, la discriminación a hombres y mujeres que sólo piden respeto a su libertad, la exigencia de tolerancia a la diversidad sexual, conviven en el escenario con imágenes sublimes, con metáforas de gran  belleza, con una historia que llama a vivir.

Cinco actores sobre el escenario relatan episodios llenos de discriminación, son crónicas de amor a la vida, pero también de dolor por el maltrato, por la muerte que puede llegar de mil maneras, pero todas provocadas por el acoso, por el bullying de la intolerancia. Sobre el escenario seres que sufren, pero saben exigir respeto a su diferencia.

Las estadísticas también tienen cabida en el escenario. Sobre grandes hojas uno de los actores va dibujando tablas, mediciones, infografías, mientras los otros relatan historias de horror, escenifican historias tan tétricas como inhumanas. Crónicas negras, llenas de sangre cargadas de un odio homófono que se contraponen a la belleza de las imágenes con la que las cuentan los actores.

Plumas que vuelan por los aires ayudados por grandes ventiladores; cascadas de agua que sale de regaderas y convierten el escenario en una fiesta de agua y de placer; seres viviendo la vida al extremo, luego de vivir el sexo con fuerza y hasta con energía agresiva.

“Still Life” es un himno a la vida, una invitación a ser cada cual, una alarma contra el bullying homófobo, un espectáculo reivindicativo inspirado en el terrible ataque a un adolescente romano, uno de tantos, que terminó quitándose la vida con una bufanda, porque su diversidad ya se había vuelto insoportable.

La escena sale del escenario, cuatro actores se mueven entre las butacas para romper la pared que los divide del público, sus bocas se encuentran, su amor por la vida se conecta. Luego el público entra en escena y plasma la historia de otro que ha muerto aunque sea sólo escribiendo el nombre del que se fue.

Ricci/Forte es una de las compañías más influyentes e internacionales de Italia, sus obras denuncian de manera cruda pero extremadamente bella, aquellas injusticias y vejaciones que, desde la legalidad son permitidas por el poder, entre ellas el miedo a la violencia, la represión por el empobrecimiento y la marginación de las minorías.

Una compañía con más diez años de historia que asegura que ante la sociedad el arte deber ser un instrumento para comunicar nuevas formas de observar la realidad, un proceso para hacer política como una responsabilidad que tienen los ciudadanos dentro de su comunidad.

sc

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

Comentarios