Los niños, fascinados con el mar en el Cervantino

La compañía quebequense La ilusión, teatro de marionetas, presentó esta tarde su última función del montaje Ondin, de Sabrina Barán
Los niños, fascinados con el mar en el Cervantino
FOTO: Ariel Ojeda/EL UNIVERSAL
14/10/2017
18:39
Redacción
Guanajuato
-A +A

Como parte de la programación dedicada a los niños durante el Festival Internacional Cervantino, la compañía quebequense La ilusión, teatro de marionetas, presentó esta tarde su última función del montaje Ondin, de Sabrina Barán, en el Auditorio de Minas.

Ante un nutrido público infantil, los artistas compartieron la historia de Ondin, un niño pescador que ante su fascinación por el mar, repentinamente se transforma en pez para conocer las profundidades y las criaturas que ahí habitan.

La vida de maravillas que se le presenta al protagonista parece llenar por completo los vacíos del cambio, sin embargo, su encuentro con una niña, lo hará descubrir más acerca del mundo que ha dejado y su nueva vida.

La historia de Ondin está basada en la tradición popular de Quebec, alimentada por su cercanía con el océano, sus estaciones gélidas y sus prolongados periodos nocturnos, además de su repetido interés por el encuentro del ser humano con la naturaleza, el reconocimiento antropomorfo de los animales y los recursos naturales para alimentar una relación respetuosa.
ondin_marionetas_3.jpg
Foto: Ariel Ojeda/EL UNIVERSAL 
La compañía fundada en 1979, cuenta con una amplia experiencia en la realización y manipulación de marionetas. Así lo demuestra en escena. La escenografía, en donde confluyen el mar, los seres marinos y otros personajes, constituye una marioneta dotada de movimientos que alimentan el contenido visual del espectáculo.

En Ondin, Sabrina Baran además de escribir, diseñar los elementos en escena y dirigir, ofrece una narración omnipresente, pausada, que permite apreciar una historia sencilla pero lúcida.

Gabrielle Garant, quien se encarga de dar vida a los seres marinos, al viento y al mar, así como la música en vivo de Maryse Poulin a partir de violines, flautas transversales e instrumentos creados exprofeso, como el denominado “tambor del mar”, completan maravillosamente el montaje.

Destaca además el trabajo de iluminación de Guy Simard, quien en la penumbra, resalta cada elemento y logra que las luces convivan directamente con la sonorización en vivo.

Al finalizar de su presentación, las tres artistas dialogaron con el público y destacaron la profunda belleza visual que se expresa durante cada pasaje de su propuesta.

Sabrina Baran confesó que el océano no sólo se manifiesta en la historia, ya que algunos materiales con los que se construyeron los elementos del dispositivo escénico provienen de la tradición canadienses, además de que las astas de control de las marionetas están realizadas a partir de cañas de pescar de China e India.

Baran explicó que su motivación “al hacer teatro para niños es que ellos cuentan con la imaginación más grande del mundo” y destacó que las funciones de Ondin ofrecidas en el Festival Internacional Cervantino son las primeras que se realizan en español desde que inició la compañía.

rad 

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS