22 | ENE | 2019
El origen del mundo se presenta a partir de este fin de semana y hasta el 8 de julio con entrada libre. Foto: JUAN CARLOS REYES. EL UNIVERSAL

El mundo económico, a escena

26/05/2018
00:20
Alida Piñón
-A +A
El director Mario Espinosa habla de la obra "El origen del mundo", de la CNT, que aborda temas financieros porque "para el teatro, la economía no es algo ajeno”

[email protected]

La economía rige al mundo. Las políticas económicas y la creación de organismos como el Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Banco Mundial han sido fundamentales para muchas naciones, decenas de países se han endeudado pero también han logrado continuar con el financiamiento de programas públicos. ¿Y quién estuvo detrás de la creación de esos modelos?, ¿en qué contexto histórico surgió el liberalismo?, ¿qué papel jugaron las dos grandes potencias durante la posguerra?, ¿cuál es el origen del mundo contemporáneo? La obra de teatro El origen del mundo, de Jorge Volpi, dirigida por Mario Espinosa, propone algunas respuestas.

cultura_mario_espinosa_director_de_teatro_61048742.jpg
Mario Espinosa propone un montaje con “un concierto escénico”.
 

El montaje que se presenta con la Compañía Nacional de Teatro a partir de este fin de semana y hasta el 8 de julio plantea un encuentro imaginario entre Harry Dexter White, mano derecha del secretario de Tesoro de Estados Unidos durante la presidencia de Roosevelt, y John Maynard Keynes, el economista británico del siglo pasado más eminente del Reino Unido. La trama gira alrededor de la disertación sobre modelos económicos, así como sobre la posibilidad de que haya sido un espía soviético el creador del sistema financiero mundial en que aún ahora se basa el capitalismo contemporáneo.

Para Espinosa, con formación de economista, El origen del mundo aborda un tema histórico y pertinente para el mundo actual. “Soy un prófugo de la Economía y este tipo de temas me interesan mucho. Me parece que la gente tiene que estar más pendiente de estos temas, no puede considerarlos como algo ajeno; debemos tener más curiosidad para defendernos mejor. Mientras los gobernantes sólo tengan compromiso hasta que son votados y luego no les importa lo que pueda suceder... pues la facultad de los gobernados para incidir en política es muy limitada”, dice.

Espinosa plantea “un concierto escénico” con recursos de la comedia musical o la ópera, en la que, al inicio, una narradora presenta una pelea a tres rounds, acompañado de un coro que hace comparsa a los personajes, con música original creada, en buena medida, sobre el escenario. Se presenta los fines de semana en la sala Héctor Mendoza, ubicada en la sede del Compañía Nacional de Teatro. La entrada es libre.

¿Cómo llegas a este proyecto?

Luis de Tavira, anterior director de la Compañía, tenía un programa que consistía en acercar a escritores mexicanos a la dramaturgia. El actual director, Enrique Singer, ha continuado con ese programa que me parece muy bueno para el teatro y para los propios escritores. En este contexto, Jorge Volpi acababa de publicar una novela que se llama Memorial del engaño y la obra es sólo una parte de las historias que están en la novela. No es la historia de México pero sí es una historia que nos sigue afectando hasta nuestros días. Es una obra minimalista en donde cada gesto, por pequeño que sea, forma parte de un concierto de todo. Ha sido un proceso de montaje diferente al que se hace normalmente. Hemos tomado influencia e inspiraciones de Brecht para definir cómo compartir un tema árido, cómo profundizar en las pasiones de estos personajes y en las implicaciones que estos temas tienen en nuestras vidas. No se trata de un juego, somos puntuales en lo que queremos subrayar. Esto no tiene fama de divertido pero para mí sí lo es.

El título es provocador. ¿Este es realmente el origen del mundo?

Sí, el origen del mundo financiero capitalista. Es el mundo que aún nos gobierna, aunque ya no del todo porque en 1970 dan un paso más los gringos. Con los Acuerdos de Breton Woods el dólar se volvió la moneda poderosa pero fue respaldada por el oro; en los 70 el presidente Nixon tiene muchos problemas y quita eso, los gringos pudieron hacer dólares sin que estuvieran respaldados por el oro; todo se volvió más caprichoso porque ellos tenían la maquinita de hacer dólares y podían subir y bajar el precio a su antojo.

En algún momento, Anne White pregunta qué hubiera pasado si los soviéticos no se hubieran salido del acuerdo.

Es una pregunta provocadora porque en realidad era imposible. Churchill lamentaba tener de aliada a la Unión Soviética porque decía que los enemigos eran en realidad los soviéticos, por eso esta obra es pertinente porque en épocas de encono podemos caer en mundos bipolares o multipolares, de enconos entre unos y otros, de imperios que se cierran y detestan a los otros. La Guerra Fría se entibió con la caída de la Unión Soviética y el muro de Berlín, pero vemos ahora otras presiones, otros acomodos mundiales y no sabemos a dónde vamos a llegar, así que es bueno recordar lo que ya vivimos, lo que pasó no nos tocó a nosotros, pero nos tocaron las consecuencias. Esta es una historia que nos sirve para pensar en el presente.

La Economía sigue siendo una de tus grandes pasiones.

Sí, hay economía hasta en el teatro. La economía es un camino para seguir el bienestar, pero también puede ser lo contrario.

¿Los modelos económicos nos explican la sociedad que somos?

Me parece que sí, se han discutido muchos modelos y los han aplicado con singular alegría, el modelo keynesiano se puso en boga después de la Segunda Guerra Mundial. Nos dimos cuenta, en festivales, que se estaban haciendo obras que también trataban el tema económico, creo que ocurre así porque es algo que se está discutiendo.

¿Si supiéramos más sobre políticas económicas, tomaríamos otras decisiones electorales?

La política y la forma de conseguir votos para ganar una elección se ha convertido en algo muy emocional y poco racional. Hay pocos elementos entre lo que se dice y lo que se hace para que alguien vote en un sentido o en el otro. Yo no he visto propuestas tan claras para que uno pueda saber hacia dónde van y cuál es la política económica que tomarán. Sí dicen a quiénes van a privilegiar, pero no sabemos si sólo es de palabra o no. Ojalá que las propuestas fueran concretas y se puedan debatir ampliamente, parece que sus propuestas las tienen debajo de la manga. ¿Quién podría estar en contra de que se distribuyan mejor los ingresos? Ninguno. Nadie dice que los pobres tienen que ser más pobres y todos hablan sobre la necesidad de más inversión para que haya más empleo. ¿Pero cómo lo van a conseguir?, ¿a qué precio se conseguirá? Prometer no empobrece. Estoy seguro de que la gente tiene que conocer estos temas, no puede considerarlos como algo ajeno, tiene que tener más curiosidad por conocer para defenderse mejor y para saber con más claridad qué es lo que quiere. No nos limitemos sólo a votar, también busquemos estar en los foros que sean necesarios para dar nuestra opinión. ¿Votas en 2018 y no dices nada hasta 2024? Pues no.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

Comentarios