Alma Guillermoprieto es la tercera mujer premiada con el Princesa de Asturias de Comunicación y Humanidades

La mexicana se impone entre 27 candidatos por representar “los mejores valores del periodismo”
Alma Guillermoprieto es la tercera mujer premiada con el Princesa de Asturias de Comunicación y Humanidades
Guillermoprieto se impuso en una lista de 27 candidaturas procedentes de 10 países. Foto: EFE/Mario Guzmán
03/05/2018
16:58
Jerónimo Andreu / Corresponsal
Madrid
-A +A

En el Día Internacional de la Libertad de Prensa, la escritora y periodista Alma Guillermoprieto (Ciudad de México, 1949) se convirtió este jueves en la tercera mujer premiada con el Princesa de Asturias (antes Príncipe de Asturias) de Comunicación y Humanidades 2018.

Guillermoprieto se impuso en una lista de 27 candidaturas procedentes de 10 países, que incluía a varias comunicadoras, como las estadounidenses  Zainab Salbi,  Oprah Winfrey y Gloria Steinem.

El jurado ha revelado que las últimas votaciones fueron precisamente entre la mexicana y otras dos de esas periodistas.

En la historia de este galardón, que lleva 38 ediciones, sólo dos mujeres más han sido reconocidas: la fotógrafa Annie Leibovitz y la filósofa María Zambrano.

El jurado, que se reunió en la ciudad española de Oviedo, destacó la “escritura clara, rotunda y comprometida” con la que Guillermoprieto “representa los mejores valores del periodismo en la sociedad contemporánea”.

También quiso reconocer su larga “trayectoria profesional y su profundo conocimiento de la compleja realidad de Iberoamérica”, así como la difusión que logró darle “también en el ámbito de la comunicación anglosajona, tendiendo, de este modo, puentes en todo el continente americano”.

 

Artículo

Alma Guillermoprieto: No se me ha acabado la curiosidad por el mundo

Confiesa que recibió la noticia del premio "asombrada" porque es algo "muy grande, inmenso y absolutamente inesperado"
Alma Guillermoprieto: No se me ha acabado la curiosidad por el mundoAlma Guillermoprieto: No se me ha acabado la curiosidad por el mundo

En un comunicado de respuesta firmado en Bogotá, Guillermoprieto agradeció la entrega del galardón: “Este premio me llena de asombro, alegría -y susto- por su significado e historia. El Premio Princesa de Asturias es la institución por medio de la cual España se enlaza al mundo y el mundo a España".

"Es un honor inmenso ser un eslabón más de esta historia y por fortuna no cargo con el peso del premio yo sola, pues sé que es un reconocimiento a todos los de mi oficio, el periodismo, que ha sido y sigue siendo la manera más emocionante de vivir el mundo”, destacó.

Las primeras reacciones de alegría de sus lectores convirtieron a Guillermoprieto en Trending Topic en España. La Universidad Oviedo, ciudad en la que se entrega el premio en octubre, transmitió a la periodista su enhorabuena, así como las editoriales Debate y RandomHouse, que publican en España varias de sus libros de crónicas.

El periodista español Juan Cruz escribió tras el premio que Guillermoprieto “ha visto la angustia y el dolor; por su cara nunca he visto pasar ni el rencor ni el miedo, ni la autosuficiencia. Es una periodista extraordinaria de la que tendríamos que aprender esa humildad concienzuda que ha hecho de su oficio un servicio a los espejos rotos de una sociedad que ella ve con pasión y con ternura y con las venas abiertas”.

El periodista estadounidense Jon Lee Anderson declaró en su cuenta de Twitter: “Reconocimiento bien merecido para una gran colega”.

 

Tras la noticia, la prensa española recordaba que Alma Estela Guillermo Prieto, quien firma como Alma Guillermoprieto, es poseedora de una vida rica en anécdotas y giros sorprendentes. Su ambición original fue alcanzar el estrellato como bailarina, pero se volvió hacia el periodismo al concluir que no reunía el talento necesario para la danza.

Su primera gran cobertura informativa fue la revolución de Nicaragua, en 1977 para el diario británico The Guardian.

Entre sus trabajos más célebres también se encuentran los que hizo para el Washington Post, periódico en el que reveló la masacre del Mozote en El Salvador.

En los años 80 fue jefa para América del Sur de la revista Newsweek. Desde entonces ha escrito reportajes para las revistas The New Yorker, The New York Review of Books y para el diario español El País.

Es autora de media docena de libros en inglés y en español. Dos de los más reconocidos son Samba (1990), donde narra una temporada en una escuela de baile en Río de Janeiro, y Desde el país de Nunca Jamás (2011), una antología de crónicas que incluye desde coberturas de masacres a trabajos sobre Sendero Luminoso y perfiles de grupos pop.

Por todas estas razones, Guillermoprieto es una de las voces más reconocidas internacionalmente del periodismo narrativo. El año pasado ya fue premiada en España con el Premio Ortega y Gasset de Periodismo, y en 1995 Gabriel García Márquez la sumó al grupo de periodistas y escritores vinculados a la Fundación para el Nuevo Periodismo Iberoamericano.

Guillermoprieto se ha movido entre el optimismo y el pesimismo hacia el futuro del periodismo. En 2009 declaró en El País que el oficio lo estaban matando “el sentimentalismo, la condescendencia, la pobretería”, y en 2016 añadió que cada vez le recordaba demasiado al burrito de Winnie the Pooh: “Ese burro de peluche está deprimido siempre y siempre piensa que lo peor es lo que va a ocurrir y que nada bueno va a pasar. Y yo pienso que el periodismo, ahora, se parece a ese burrito Igor, que anda permanentemente triste por la vida”.

En los últimos tiempos, no obstante, había girado hacia posiciones más esperanzadoras y creía en la capacidad de los periodistas para reinventarse y seguir siendo útiles para la sociedad. “A los jóvenes, que se preocupen no por hacer el periodismo que hicimos nosotros, sino el periodismo que va a tocar en el futuro, que se va a definir por la revolución tecnológica y de las ciencias biológicas. Que se preocupen realmente por el cambio más importante que está ocurriendo en el mundo que es ése”, declaró en una entrevista reciente en Uruguay.

Una atenta observadora del panorama político de América Latina, Guillermoprieto también se había dicho esperanzada por los cambios experimentados en los últimos años en el continente, como el deshielo en las relaciones entre Estados Unidos y Cuba, o el proceso de paz en Colombia.

“Siento que está terminando toda una época que marcó mi vida y mi trabajo. Será un alivio voltear a ver otras cosas”, dijo. Aunque todo esto quedó muy matizado con la llegada de Donald Trump a la presidencia de Estados Unidos.

El jurado de esta edición del Princesa de Asturias de Comunicación estaba integrado por Luis María Anson; Alberto Edgardo Barbieri; Juan Barja de Quiroga; César Bona; Irene Cano; Alberto Corazón; Aurora Egido; Taciana Fisac; Víctor García de la Concha; Elsa González Díaz de Ponga; Alan Goodman; José Antonio Sánchez; Diana Sorensen; José Antonio Vera y Alberto Anaut (secretario).

akc

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS