aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




La historia de México que relatan las fotografías de 1839 a 2010

El 23 de agosto abre en el Museo Nacional de Arte una muestra con más de 300 imágenes de 45 colecciones

A través de la exposición "México a través de la fotografía", el Munal mostrará 330 imágenes tomadas por más de 200 fotógrafos desde 1839 hasta 2010. Yadin Xolalpa / EL UNIVERSAL

Se trata de un proyecto de la Fundación Mapfre que articula su programa de publicaciones acerca de la historia de América Latina con muestras de fotografía en cada país. (En la imagen, Pablo Jiménez Burillo, director general del Instituto de Cultura de la Fundación). Yadin Xolalpa / EL UNIVERSAL

En México la exposición fue curada por el etnólogo Sergio Raúl Arroyo. Presentada de manera cronológica, la exhibición está dividida en cuatro núcleos: de 1839 a 1910; de 1911 a 1940; de 1941 a 1968 y, el último, de 1969 a 2010. Juan Boites / EL UNIVERSAL

Muchas de las imágenes por primera vez se exponen en el país. En la imagen se observa una estructura mítica que con extraña integridad combina la fragilidad del cable por el que transita un cicloide, con un monolito estilizado, que pudiese ser una de las estaciones de las que parten los transeúntes. Oscar Guzmán / Cortesía Munal

Esta imagen de Manuel Ramos muestra el dramatismo latente en el desfile de las tropas zapatistas y villistas, con el que se anticipaba una etapa de sucesivas entradas de ejércitos a la Ciudad de México. Manuel Ramos / Cortesía Munal

En 1951 los fotógrafos Faustino Mayo y Nacho López subieron al piso 32, aún en construcción, de la Torre Latinoamericana con el fin de realizar el reportaje "Pasos en el cielo" para la revista Mañana. Los obreros son los protagonistas de esta historia al hacer evidente que hasta bien entrado el siglo XX, el trabajo de construcción se basaba en la destreza humana más que en la maquinaria pesada. Hermanos Mayo / Cortesía Munal

Consciente del poder de su imagen, así como de la necesidad de constituir una imagen del poder, la figura de Díaz fue un motivo icónico conocido por todos. Sus retratos eran ubicuos: colgaban lo mismo de oficinas que de escuelas, y también compartían las paredes de mansiones y vecindades. Archivo Casasola / Cortesía Munal

Lola Álvarez Bravo inició su obra fotográfica bajo la fuerte influencia de su marido, Manuel Álvarez Bravo, algo que se revela en sus primeras fotografías. Esta imagen es casi una divisa con relación al camino que Lola tomó en la construcción de su propia estructura conceptual. Lola Álvarez Bravo / Cortesía Munal

La historia de Mxico que relatan las fotografas de 1839 a 2010

DE MANUEL RAMOS. Desfile de zapatistas frente al Palacio Nacional; 1914. Archivo Particular Manuel Ramos. (Foto: FOTOS CORTESÍA MUNAL )

Miércoles 21 de agosto de 2013 Sonia Sierra | El Universal
Comenta la Nota

ssierra@eluniversal.com.mx  

¿Qué imágenes quedan en la memoria después de ver la exposición ? Puede ser la foto tomada por Casasola del frasco que guarda el brazo y la mano de Álvaro Obregón, o la panorámica de 1858 de la ciudad de México que captó Claude Desire Charnay, o la inédita reunión de los presidentes de México para defender la posición del país en medio de la II Guerra o el poderoso retrato de las huellas del terremoto de 1985, de Marco Antonio Cruz, en el derruido edificio Nuevo León en Nonoalco Tlatelolco.

Resultan inolvidables también la foto las monjas en la playa de Nacho López; los daguerrotipos de 1847 que muestran a los soldados en medio de la guerra contra Estados Unidos; un vendedor de canastos de finales del siglo XIX; la construcción de la Torre Latinoamericana que desde sus alturas tomó uno de los hermanos Mayo o la serie -de autor desconocido- del estrangulador de Tacuba, Goyo Cárdenas, que mató a cuatro mujeres y las enterró en el jardín de su casa.

Son 330 fotografías -en daguerrotipos, ambrotipos, albúminas, plata sobre gelatina e impresión digital-, tomadas por más de 200 fotógrafos. Constituyen una exposición única que cuenta la historia de México a partir de que la fotografía llegó al país en 1839.

Abierta al público a partir del próximo viernes en el Museo Nacional de Arte (Munal) la muestra incluye 185 piezas originales procedentes de 45 colecciones nacionales e internacionales, de museos y de acervos particulares - la George Eastman House, el International Museum of American Art de Forth Worth en Texas, la Fundación Televisa, la Fototeca Nacional, el Archivo General de la Nación, entre otros-.

Es un proyecto de la Fundación Mapfre que articula su programa de publicaciones acerca de la historia de América Latina con muestras de fotografía en cada país; paralelo a las muestras, la Fundación publica un libro por país, donde la historia se narra con los ojos de la fotografía.

En México la exposición fue curada por el etnólogo Sergio Raúl Arroyo quien trabajó con las investigadoras Gina Rodríguez e Isaura Oseguera. Presentada de manera cronológica la exhibición está dividida en cuatro núcleos: de 1839 a 1910; de 1911 a 1940; de 1941 a 1968 y, el último, de 1969 a 2010.

Estas fotografías nunca se habían exhibido juntas; muchas de ellas por primera vez se exponen en el país. El cuidado de estas piezas es muy especial: por ejemplo, gran parte éstas por cada día de exhibición deberán permanecer tres días en total oscuridad. La panorámica del DF, de 1858, que pertenece a los archivos de la Sagarpa, sólo podrá ser vista durante tres semanas, justamente por razones de conservación.

Una historia latinoamericana

Pablo Jiménez Burillo, director general del Instituto de Cultura de la Fundación Mapfre, describe que cada una de las exposiciones y libros ha sido muy diferente en cada país, a pesar del pasado común.

Hasta ahora se han realizado muestras en Argentina, Chile, Brasil, Colombia, Venezuela; se desarrollan los proyectos en España, Perú, Portugal. La meta es cerrar esta historia de todos estos países en tres años. Acerca de la peculiaridad en cada país, Jiménez describe:

“La gran preocupación en Chile era que estuviera todo el territorio representado; en Argentina no les preocupaba que 90% de la exposición fuera Buenos Aires; de la de exposición de Colombia uno salía con el sentimiento de una gran violencia; Brasil era de una realidad tremebunda, fue el único país con dos libros porque son muy sensibles a temas como los negros, los indígenas, el Amazonas, la obra de Niemeyer, Río es un mundo aparte y está la mega ciudad que es Sao Paulo”.

Y sobre lo que relata la fotografía de México, Jiménez Burillo explica: “México es muy especial porque es el país de América Latina con la cultura fotográfica más rica, aquí llega la fotografía sólo 20 años después de la Independencia, con lo cual prácticamente toda la historia -después de la Independencia- está contada con fotografía. Aquí en México llama también la atención que es el país al que vienen más fotógrafos internacionales; desde muy temprano aquí los intelectuales tienen una presencia pública muy destacada, activa, y además aquí hay un peso fuerte de las distintas herencias”.

Como parte del proyecto de Historia Latinoamericana, la Fundación Mapfre ha publicado alrededor de 50 títulos con los mismos formatos en cada país y sobre cuatro temas: sociedad, política interna, economía y relaciones internacionales. La siguiente etapa del proyecto vendrá en octubre con una página web con los contenidos de los libros de cada país y la posibilidad de que el lector haga entrecruzamientos por temas.

En México, al frente del proyecto se encuentra la historiadora Alicia Hernández de El Colegio de México; las obras han sido publicadas por Santillana y a partir de este año, con El Colmex, se acordó publicar los libros de forma temática.

La exposición surge porque a menudo, más que los libros, la foto llega a un público mayor. “Una exposición es un manera de contar la historia del país, de atraer un público más amplio, de ofrecer una experiencia diferente”, reconoce Jiménez.



Comenta la Nota.

PUBLICIDAD