aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




La experiencia sonora de Cordiox revivirá la iglesia de San Lorenzo

La pieza de Ariel Guzik representará a México en la 55 Bienal de Venecia, que abrirá al público el 1 de junio

La pieza Cordiox, del artista Ariel Guzik, representará a nuestro país en la 55 Exposición Internacional de La Bienal de Venecia, a llevarse a cabo del 1 de junio al 24 de noviembre. Cortesía Conaculta

Los planos de "Cordiox" dejan ver que para su fabricación se requirió de muchos años de trabajo, grandes conocimientos de mecánica y electrónica, así como de física del sonido. Cortesía Conaculta

Con esta obra, cuya creación llevó tres décadas de trabajo, existe el interés lúdico para mostrar al público las posibilidades del sonido, mismo que podría ser potenciado sonoramente en la antigua iglesia de San Lorenzo. Cortesía Conaculta

La pieza tiene la capacidad de captar la energía que hay en el ambiente y la transforma en términos sonoros y armónicos. Cortesía Conaculta

"Cordiox" está construida con un complejo sistema de cuerdas, cuarzos y sistemas de campos eléctricos y magnéticos que buscan atrapar a los asistentes en una experiencia personal. Cortesía Conaculta

La experiencia sonora de Cordiox revivirá la iglesia de San Lorenzo

BOCETO. La pieza del artista tiene 30 años de investigación y aproximadamente año y medio de diseño. (Foto: CORTESÍA )

Jueves 16 de mayo de 2013 Sonia Sierra | El Universal
Comenta la Nota

ssierra@eluniversal.com.mx

“Cordiox tiene 30 años de investigación y un año o año y medio de diseño, y sólo porque es un instrumento tan detallado se pudo apostar a construirlo”, explicó el artista, músico, investigador, científico, herbolario e inventor Ariel Guzik, quien con Cordiox representará al país en la 55° Bienal de Venecia, que abrirá al público el 1 de junio. El pabellón mexicano, en la iglesia de San Lorenzo será preinaugurado el 28 de mayo.

El artista, la curadora del proyecto, Itala Schmelz; la directora del Instituto Nacional de Bellas Artes, María Cristina García Cepeda; y Xavier Guzmán, subdirector de Patrimonio Artístico del INBA, presentaron ayer en conferencia de prensa los detalles de la propuesta a la que se han destinado 12 millones de pesos.

Hace tres días, Guzik y sus colaboradores del Laboratorio de Investigación en Resonancia y Expresión de la Naturaleza, terminaron la pieza que la curadora describe como “el resultado de un trabajo casi artesanal, manual, que a la vez ha requerido conocimientos de electrónica muy sofisticados”.

Cordiox, una obra que marca distancia con cientos de propuestas de arte contemporáneo, que aunque está terminada de armar es una obra que “sucederá” en Venecia y que dependerá en mucho de cómo la perciba cada espectador, ocupará una parte de la iglesia de San Lorenzo, una iglesia del siglo XVI, llena de historia, con un pasado musical que abarca ensayos y conciertos, una iglesia que hoy no puede ser recorrida porque las inundaciones le han causado grandes daños pero que podrá ser “recorrida” a partir de la experiencia sonora de Cordiox. Será desde un mirador donde el público podrá participar de la obra.

Guzik dijo que si bien sus otras obras dan voz a la naturaleza, aquí la apuesta va más allá: “Ya no es dar voz a la naturaleza a través de la resonancia y la electricidad, sino dar voz a esos mismos fenómenos.”

La propuesta, que no duda en calificar como ambiciosa, es contribuir al reencantamiento del mundo:

“Hay hoy una especie de círculo vicioso de incremento, como un crescendo de estridencia, de potencia, ‘mayor qué’, ‘mejor qué’, y una euforia por la explotación de los recursos de la electricidad en grandes volúmenes. Es permitible para la tecnología moderna crear sonidos estridentes, llenar espacios, apagar hasta el más pequeño rincón de silencios. Esta propuesta, que es una apuesta porque no sé qué va a pasar ahí, es llenar de silencio”.

Cordiox no se puede concebir, dijo la curadora, enmarcada en un museo. Guzik detalló que se propone dotar de vida elementos que tienen un carácter de fuerza y misterio: “Siete toneladas de tensión de cuerdas, puestas en juego con la fragilidad de un cuarzo, conectados por medio de fuerzas invisibles como lo es el magnetismo”. Más información en www.mexicobienal.org



Comenta la Nota.
PUBLICIDAD