aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




“Positivo”, balance de la reunión de Peña Nieto con intelectuales

El encuentro, planeado para que durara 60 minutos, se prolongó 75 minutos más, durante los cuales los invitados manifestaron sus preocupaciones sobre el sector cultural
“Positivo”, balance de la reunión de Peña Nieto con intelectuales

SALUDO. El poeta Jaime Labastida estrecha la mano del presidente electo del país, Enrique Peña Nieto. Al fondo, María Cristina García Cepeda. (Foto: NOTIMEX )

Miércoles 07 de noviembre de 2012 Yanet Aguilar, Sonia Sierra y Alida Piñón | El Universal

cultura@eluniversal.com.mx 

El encuentro de Enrique Peña Nieto con personajes de la vida cultural mexicana, convocado por María Cristina García Cepeda, coordinadora de Cultura del equipo de transición, estaba planeado para que durara 60 minutos, pero se prolongó 75 minutos más. Disposición que para el director de la Academia Mexicana de la Lengua, Jaime Labastida, refleja el “interés” del presidente electo por la cultura. El balance de la reunión celebrada la noche del lunes en una casa en Lomas de Chapultepec, coincidieron algunos de los asistentes, fue “positivo”.

Los invitados a la reunión fueron los historiadores Miguel León-Portilla y Rafael Tovar y de Teresa, la directora general de ConArte, Lucina Jiménez López; el ensayista y poeta Jaime Labastida; el presidente de la Academia Mexicana de Ciencias Cinematográficas, Jorge Sánchez Sosa; el compositor Mario Lavista; la física y astrónoma Julieta Fierro, y el antropólogo Eduardo Matos Moctezuma.

Labastida dijo que el objetivo fue presentarle a Peña Nieto las “propuestas que tiene la comunidad cultural y artística del país para forjar su Plan Nacional de Desarrollo” y refirió que el presidente electo prometió mantener un diálogo constante con los actores del sector.

De acuerdo con Labastida, el arqueólogo Matos Moctezuma habló de la necesidad de trabajar en la conservación y preservación del patrimonio artístico y cultural del país, así como del cuidado de los monumentos. Mientras que Julieta Fierro pidió crear el “Instituto de la Felicidad” para mostrar “el grado de satisfacción y la felicidad que existe en el país a pesar de todo”.

Mario Lavista, dijo, planteó que se debe impulsar la educación artística en las escuelas, mientras que Jorge Sánchez destacó la importancia de la industria cinematográfica.

“Me centré en que es necesario trabajar en el fomento a la lectura en las escuelas, dije que deberíamos pensar en tener de una a dos horas diarias dedicadas a leer en voz baja o en voz alta; también externé mi propuesta de crear el Instituto Alfonso Reyes para enseñar el español de México en EU, Canadá y Brasil”, dijo Labastida.

El historiador Rafael Tovar y de Teresa, ex titular del Conaculta (1992-2000), dijo que el tema que abordó fue el diálogo cultural de México con el mundo. “El diálogo con el exterior debe fortalecerse con el fin de mejorar la imagen del país en el mundo, debe mejorar la percepción que se tiene de nuestro país y se debe difundir la enorme riqueza cultural que tenemos”, refirió.

Aclaró que no se plantearon líneas de acción concretas y dijo desconocer si habrá otro encuentro. “(Lo que hicimos) fue repasar la historia de la actividad cultural en México y las distintas experiencias, (planteamos) las nuevas necesidades que hay en nuestro país y (propusimos) los distintos modos con los que se puede cumplir con las satisfacciones que se demandan socialmente”.

El historiador que también ocupara el cargo de director del Instituto Nacional de Bellas Artes de 1990 a 1991, es una de las personas que desde hace varias semanas es mencionado en las páginas culturales de los medios de comunicación como uno de los posibles presidentes del Conaculta. Al respecto aseguró: “Yo no he oído nada, ¿ok?”. ¿Le interesa el cargo?, se le preguntó. “Pues no he oído nada, así que no he podido pensar nada y ya con lo que le contesté es más que suficiente, ¿cómo ve?”, respondió.

Por su parte, la antropóloga Lucía Jiménez señaló que estableció la necesidad de reconocer a la cultura como el cuarto pilar de desarrollo. “Entregué los 10 compromisos fijados por consenso de un grupo diverso que ya se le habían dado a los cuatro candidatos a la Presidencia. Los puntos establecían los qué y ahora era importante hablar de los cómo. Se entregaron con un desglose y (García Cepeda) me pidió más acciones concretas que articularan la presencia de la cultura en el plan nacional de desarrollo como nuevos mecanismos financieros y líneas crediticias especificas para el sector”.

Asimismo, anotó que Peña Nieto fue receptivo al señalarle la necesidad de una política cultural que incluya a jóvenes y que se debe construir un consenso más amplio.

Jiménez y Labastida destacaron los temas que abordó León Portilla sobre “llegar” a los pueblos ancestrales con formas contemporáneas. “El historiador dijo que era muy importante hablar del desarrollo de los pueblos originarios pero pidió modernización porque conservarlos no significa mantenerlos marginados y en la pobreza extrema, por lo que requieren modernización de sus empresas. Y que debería haber una personalidad jurídica para defensa y usufructo de su patrimonio inmaterial”, comentó el poeta.



PUBLICIDAD