aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Basura electrónica: reto ambiental

Es insuficiente la infraestructura para procesar 300 mil toneladas de desechos electrónicos, que al año produce el país
Basura electrónica: reto ambiental

BASURA ELECTRÓNICA. Los componentes de los desechos electrónicos o los gases liberados al quemarlos pueden afectar la salud, ya sea por inhalación ingesta o contacto . (Foto: ARCHIVO EL UNIVERSAL )

Lunes 22 de octubre de 2012 Guillermo Cárdenas Guzmán | El Universal
Comenta la Nota

billthekaiser@gmail.com  

Ver especial

La computadora abordo de la nave Apolo 11, con su procesador de 1 megahertz y 12 kilobytes de memoria ROM ayudó a los astronautas a alcanzar la Luna, pero hoy sería una reliquia comparada con un smart phone, miles de veces más veloz y capaz de almacenar una biblioteca digital.

El ritmo al que mejora la capacidad de los electrónicos impulsa a la industria e incita a adquirir el gadget más moderno; pero esta tendencia tiene su lado oscuro, pues genera un volumen de desechos que el Programa Ambiental de Naciones Unidas (UNEP) calcula en 40-50 millones de toneladas al año en el mundo.

El manejo de esos residuos —en México se producen más de 300 mil toneladas anuales, según el Instituto Nacional de Ecología, INE— es un gran reto no sólo por su volumen acumulado que crece de 3% a 5% anual, sino por sus potenciales efectos dañinos sobre la salud y el medio ambiente, desconocidos por la mayoría de la población.

Muestra de ello es que en México la mayor parte de de esos desechos (más del 72%) se almacena como si fuese una pieza de museo en hogares y oficinas al terminar su ciclo útil; el 21% se reutiliza tras ser rehabilitado; el 3% termina en basureros y sólo entre 1% y 3% es adecuadamente reciclado.

“Los propietarios de tales equipos piensan que éstos suponen un valor (económico) adicional y esta tendencia a atesorarlos genera problemas para diseñar programas de colecta”, advierte sobre la situación en el país un reporte emitido por la UNEP en 2009 titulado Reciclaje: de los desechos electrónicos a las fuentes.

Tóxicos... y preciados

El informe destaca que “la mayoría de los 2 mil 443 municipios en México no tiene el marco legal ni los medios o recursos económicos o humanos necesarios para afrontar el problema de los desechos sólidos”. A eso se suma la falta de conciencia sobre los riesgos de esos productos electrónicos y la falta de incentivos suficientes para su reciclaje.

Paradójicamente, mientras su confinamiento o almacenamiento aumenta los riesgos sanitarios —debido a los tóxicos que contienen y que contaminan suelo, agua o aire si se incineran— su recuperación para desensamblarlos y aprovechar sus partes útiles genera beneficios ecológicos y económicos que decenas de empresas ya están aprovechando.

En el Diagnóstico sobre la generación de basura electrónica en México, el INE indica que si una planta procesara 8 mil computadoras obsoletas —con seis años de antigüedad— al día podría obtener 10 mil toneladas de acero, 7 mil de aluminio, 3 mil de plomo, 3 mil de cobre y una de oro, entre otros materiales como vidrio.

Con las técnicas adecuadas para procurar el desmontaje de los desechos y la separación física de sus componentes (sin incinerarlos) es posible obtener, a partir de 25 toneladas de teléfonos celulares desechados, unos 10 kilos de oro, metal presente en los circuitos. O también dos toneladas de cobre tras procesar mil televisores.

Por ello, muchos especialistas sostienen que los residuos electrónicos no deben considerarse basura. Y autoridades ambientales advierten que la disposición y reciclaje deben ponerse en manos de instituciones y empresas certificadas (no chatarreros), para garantizar que el proceso sea integral y la extracción de materiales no deje residuos peligrosos.

“Tenemos que seguir informando a la ciudadanía para que estos equipos —de los que el estilo de vida ya no nos permite prescindir— sean consumidos responsablemente hasta la terminación de su vida útil y dispuestos adecuadamente”, comenta Luz María Pizá, directora de Educación Ambiental en la Secretaría del ramo en el DF.

Reciclón e intercambio

En el Distrito Federal, cuya población genera unas 35 mil toneladas de estos residuos cada año (casi 100 al día) las autoridades locales han aplicado, conforme a las líneas del Plan Verde, diversas medidas y acciones para reducir el problema, aumentar el volumen colectado y reciclado.

La Comisión para la Gestión Integral de los Residuos Sólidos, constituida en 2008, ha impulsado —con apoyo de empresas e instituciones educativas— programas y campañas para acopiar desechos electrónicos.

En su segunda edición, efectuada la semana pasada en el Bosque de Tlalpan, el Reciclón esperaba superar la marca de 43 toneladas de desechos electrónicos recolectados durante la primera jornada (abril). Y en noviembre próximo organizará, junto con el IPN y la compañía privada Remsa otro evento con este fin.

Aún así, el monto de residuos electrónicos que se colecta y los lugares de acopio resultan insuficientes, lo que plantea un gran reto para la nueva administración capitalina, que asumirá el 5 de diciembre. Por lo pronto, Luz María Pizá señala que sus tres centros de educación reciben en forma permanente esos residuos.

Dice que existe la posibilidad de realizar estos eventos de reciclaje con más frecuencia, al menos cada dos meses: “No hay razón para no continuar, pues es una actividad propia de la Dirección de Educación Ambiental que se está dejando en la agenda”.

Ver video: Ciencia para Ti



Comenta la Nota.
PUBLICIDAD