aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




México mira al cielo

Tras la convocatoria de la SCT para elegir a su director, la Agencia Espacial Mexicana alista por fin su despegue
México mira al cielo

. (Foto: )

Lunes 03 de octubre de 2011 Guillermo Cárdenas Guzmán | El Universal
Comenta la Nota

Ver especial multimedia

guicardenas@hotmail.com

Como toda aeronave que se alista para el vuelo, la Agencia Espacial Mexicana (AEM) necesita un “comandante” que guíe su trayectoria. Y con la convocatoria difundida el 23 de septiembre por la Secretaría de Comunicaciones y Transportes para elegirlo, el momento del despegue está cada vez más cercano.

Tras un accidentado proceso legislativo iniciado en 2006 —y que concluyó en 2010 con la expedición de la Ley que crea la Agencia Espacial Mexicana— la SCT finalmente convocó, a través del Diario Oficial de la Federación, a los ciudadanos mexicanos por nacimiento, mayores de 30 años y con experiencia en la materia interesados en ocupar este estratégico cargo.

El titular de la AEM deberá ser nombrado por el Presidente de la República en un plazo no mayor a 30 días tras la expedición de la convocatoria, es decir, el 23 de octubre a más tardar.

EL UNIVERSAL presenta las líneas generales de las propuestas de algunos postulantes, de entre quienes surgirá el responsable de definir el Programa Nacional de Actividades Espaciales, mismo que deberá presentar a la Junta de Gobierno (ya constituida y encabezada por el titular de la SCT, Dionisio Pérez Jácome) para su aprobación.

Vinculación de sectores

Diversos medios y analistas llaman “NASA mexicana” a la AEM; pero —al menos en su arranque— este organismo público descentralizado no buscará enviar misiones fuera de la Tierra, sino vincular las investigaciones y tecnologías espaciales que ya existen en el país y al tiempo promover la formación de recursos humanos e infraestructura en la materia.

“La agencia debe articular todos los esfuerzos, empezando por los más grandes que se están llevado a cabo en los tres sectores, el académico, el público y el privado, y encaminar algunas de las actividades para que tengan beneficios a corto plazo”, plantea Sergio Camacho Lara, secretario general del Centro Regional de Enseñanza de Ciencia y Tecnología del Espacio para América Latina y el Caribe (CRECTEALC).

El investigador del Instituto Nacional de Astrofísica, Óptica y Electrónica (INAOE) considera que más allá de la exploración física de cuerpos celestes, la AEM alentará estudios de impacto social en medicina, agricultura, meteorología y telecomunicaciones, aunque primero será necesario definir los nichos de oportunidad del país.

José Franco López, del Instituto de Astronomía de la UNAM, sostiene que “el trabajo astronómico y de ciencias de la Tierra han sido grandes motores de la industria aeroespacial, así que estaremos trabajando en ese aspecto con proyectos que vinculen telescopios espaciales con terrestres y desarrollen sistemas robóticos globales”.

El vicepresidente de la Academia Mexicana de Ciencias recuerda que hay una historia de trabajos espaciales hechos en México, así como proyectos serios en marcha que deberán impulsarse por igual tanto en ciencia básica como aplicada. “No tengo duda de que habrá proyectos de desarrollo satelital y de infraestructura terrena”.

Ciencia, academia e industria

El ingeniero Fernando de la Peña Llaca, el único que manifestó públicamente su deseo de competir por la dirección de la AEM antes de la publicación de la convocatoria, explica que de ser electo director dará más énfasis a la investigación aplicada sobre la básica, en una proporción de 60 y 40%, con la meta de no sólo captar recursos, sino de generar patentes y empleos.

El también empresario y ex colaborador de la NASA presentó desde 2010 su Plan 020, que contempla las áreas de mayor interés y líneas para el desarrollo de la agencia, entre ellas el establecimiento de diversos centros (incluido uno de lanzamiento de cohetes en el sureste del país), la relación con universidades, sociedades comerciales e internacionales y turismo espacial.

Por su parte, José Francisco Valdés Galicia, director del Instituto de Geofísica (IGf) de la UNAM, está convencido de que la AEM podrá desarrollar en sus primeros años pequeños satélites (pico, nano y microsatélites) que permitan hacer observaciones propias, acorde con las necesidades del país, ello sin descuidar su vinculación con la industria aeroespacial que ya existe en polos estratégicos en estados como Querétaro y Baja California.

“Es importante el estudio de los movimientos de la Tierra (aquí en el IGf está el Servicio Sismológico Nacional), el de los volcanes (tenemos entre 10 y 15 activos), el mar, las costas, bosques, fallas, fracturas y las consecuencias de los huracanes. Esto lo podemos ver mejor desde los satélites y para ello necesitamos desarrollar el instrumental pertinente”, reflexiona el investigador universitario.

Salvador Landeros Ayala, de la Facultad de Ingeniería de la UNAM, sostiene que, al ser un organismo de reciente creación, la AEM debe apostar en una primera fase a proyectos como la formación de recursos humanos en CyT espacial, telecomunicaciones (incluida la colaboración con la industria aeronáutica), observación terrestre, seguridad nacional y estudios en astrobiología, medicina espacial y rayos cósmicos.

“Es necesario realizar un inventario nacional de recursos y crear la reglamentación y normatividad de la AEM; en varios de los proyectos mencionados se tiene la oportunidad de impulsar al sector productivo, creando empresas y estableciendo alianzas de colaboración internacional”, dice Landeros.

 

 

 



Comenta la Nota.
PUBLICIDAD