aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




El MoMA alista exposición con murales de Diego Rivera

A partir el 13 de noviembre serán exhibidas cinco piezas del artista, dos que se encuentran en NY y tres más que se trasladarán desde nuestro país
El MoMA alista exposición con murales de Diego Rivera

PRESENTACIÓN. Glenn D. Lowry, director del MoMA, habló de las piezas que serán exhibidas en el recinto, uno de los más visitados en el mundo. (Foto: ALMA RODRÍGUEZ EL UNIVERSAL )

Viernes 30 de septiembre de 2011 Sonia Sierra | El Universal
Comenta la Nota

ssierra@eluniversal.com.mx

Entre las tres mil 500 obras de arte latinoamericano que posee el Museo de Arte Moderno de Nueva York (MoMA), una tercera parte son mexicanas. Artistas de este país o residentes -Gabriel Orozco o Francis Alys (de origen belga)-, fotógrafos como Manuel Álvarez Bravo o la propia ciudad de México han sido tema de exposiciones en ese recinto que es de los más frecuentados en todo el mundo. Pero además, una gran parte del público visitante del museo, alrededor de 400 mil personas en 2010, entre los más de 2.5 millones de visitantes, fueron mexicanos.

Estas, entre otras razones, hacen más emblemática la exposición Diego Rivera: Murales para el Museo de Arte Moderno, que se inaugurará el próximo 13 de noviembre en esa ciudad, donde permanecerá hasta el 14 de mayo de 2012, y que representa la mayor muestra de los murales del mexicano en los últimos 80 años en Estados Unidos.

En Diego Rivera: Murals for the Museum of Modern Art se podrán ver los cinco murales “portátiles” que Rivera diseñó especialmente para el MoMA en 1931, así como otras obras y proyectos suyos provenientes de la colección permanente del museo y de colecciones privadas de EU y México, como los dibujos y borradores del mural creado para el Rockefeller Center que fue ocultado y luego destruido.

Glenn D. Lowry, director del MoMA, quien vino ayer a la ciudad de México, dijo que hoy en día hay muchas razones para voltear a ver a Diego Rivera:

“En un mundo en que el arte se está globalizando cada vez más, que tenemos que pensar en Sao Paulo, Berlín, ciudad de México, Río, Tokio, Nueva York, es importante recordar que lo mismo sucedía hace 80 años; esas ciudades eran centros artísticos importantes entonces, la ciudad de México lo era. Uno de los aspectos más fascinantes del trabajo de Diego Rivera es la forma cómo tomaba los temas contemporáneos, la Revolución Industrial, la utilización de la mano de obra para generar riqueza y la política. Sigue siendo un espejo muy claro de la incertidumbre política y económica de esa década, de los años 30. Y hay otra razón: Diego Rivera es un artista extraordinario para verlo, no una, sino muchas veces”.

La muestra, que se presenta con el apoyo de BBVA Bancomer, Conaculta, y el financiamiento, entre otros de David Rockefeller y The Mexican Friends of Rivera, abarca cinco murales; dos de ellos se encuentran en el MoMA; tres están en México. Se trata de Zapata líder campesino, Guerrero indio, El levantamiento, Fondos congelados y La energía eléctrica.

Carlos Phillips Olmedo, director del Museo Dolores Olmedo, explicó que cerca de 20 personas del MoMA han venido a México para mover las tres obras, que se diseñaron cajas especiales para no ponerlas en riesgo, pues miden más de dos por dos metros y cada una pesa entre 800 y mil kilos. Dos de esas piezas son de una colección particular y el mural Activos congelados es parte del acervo del Dolores Olmedo.

No viene a México

Sobre si es posible que la exposición se presente en México, tanto Lowry como Phillips indicaron que no, pues por las características de los propios murales moverlos sería un gran riesgo. Olmedo agregó: “No nos hagamos tontos, no hay museo en México que tenga el presupuesto del MoMA, también hay una realidad económica en los museos”.

Habrá tres murales, del grupo de ocho que Rivera hizo en esa época en EU que no podrán estar en la muestra. Uno de ellos porque está desaparecido, se llama Taladro neumático, los otros dos se encuentran en el Museo de Arte de Philadelphia y, por razones técnicas, no pudieron trasladarse, aunque por meses se intentó hacerlo. Esas obras, precisó Lowry, son frágiles, pero no se encuentran dañadas, sólo presentan algunas grietas pequeñas que cruzan el concreto. Se trata de las piezas Liberación del peón y Caña de azúcar.

En el museo estarán también esbozos de otros murales, pinturas, bocetos y fotografías provenientes del archivo, tomadas mientras Diego trabajaba en el proyecto para el propio MoMA. Con esta exposición se editará el libro titulado Diego Rivera: Murals for the Museum of Modern Art, volumen en el que se describirán a detalle los ocho murales y para el que el curador Leah Dickerman ha preparado un ensayo acerca del contexto artístico y social de Diego Rivera, así como sus complejas relaciones políticas tanto en México como en Estados Unidos y en la desaparecida Unión Soviética.



Comenta la Nota.
PUBLICIDAD