aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Clio Tv abre debate sobre la Conquista

Con la participación de especialistas, los documentales se realizan en el marco del 20 aniversario de la productora
Clio Tv abre debate sobre la Conquista

“EL SUPLICIO DE CUAUHTÉMOC”. Óleo de 1893, de la colección del Museo Nacional de Arte . (Foto: CORTESÍA CLÍO )

Martes 13 de septiembre de 2011 Alida Piñón | El Universal
Comenta la Nota

ana.pinon@eluniversal.com.mx

La Conquista de México fue un acto de amor, un suceso comparable con el descubrimiento del inconsciente, y fue, sobre todo, una guerra de indios contra indios. Estas aseveraciones son argumentadas a lo largo de la serie de cuatro documentales dirigidos por el reconocido cineasta Nicolás Echevarría, en los que se echa abajo la idea de que los indígenas fueron sometidos por un puñado de españoles, encabezados por Hernán Cortés.

Para conmemorar el 20 aniversario de Clío, se encomendó al cineasta realizar una serie sobre un periodo de suma importancia en la historia de México. Echevarría, junto con el historiador y ensayista Christopher Domínguez Michael, decidió abordar la Conquista, cuya relevancia es de trascendencia en historia universal.

Uno de los primeros cronistas del encuentro entre el conquistador español Hernán Cortés y el emperador azteca Moctezuma dijo que sólo con la venida de Cristo podía compararse un episodio al cual no le falta ninguna virtud dramática: tenacidad, heroísmo, religiosidad, amor, desesperanza, crueldad.

La serie que se transmite desde el pasado fin de semana en distintos canales es narrada por el actor Daniel Giménez Cacho, cuenta con música original de Mario Lavista, guión de Echevarría y Domínguez, y entrevistas con especialistas, considerados autoridades en el tema, como Eduardo Matos Moctezuma, Guilhem Olivier, Miguel León-Portilla, John H. Elliott y Alan Knight.

En entrevista con EL UNIVERSAL, el cineasta que ha realizado filmes como Cabeza de Vaca, explica que esta serie es importante por el tema, pero también funciona como la gran obra dramática al contar con personajes como Cortés, el conquistador conquistado; la Malinche, amante, traductora y madre vilipendiada de una nación; Moctezuma, rey paralizado por los prodigios, aterrado por las profecías y protagonista de decisiones cuyos motivos permanecerán, por los siglos de los siglos, en la sombra.

La afirmación de que fue una guerra de indios contra indios, ¿es de las más provocadoras de la serie?

Una de las primeras cosas interesantes que se dicen en la serie tiene que ver con esta idea, poco conocida en México. Se dice que sin la ayuda de los indígenas, Cortés jamás hubiera conquistado el imperio azteca. Desde que pisó tierras mexicanas fue reclutando a todos los indígenas que estaban descontentos con los aztecas, porque estaban subyugados por ellos, pagaban tributos enormes y Cortés siempre les hizo la promesa de que los iba a liberar de ese yugo. En la medida que se fue acercando a Tenochtitlan fue reclutando una cantidad increíble de indígenas, con quienes formó un ejército impresionante.

Otro aspecto muy importante pero poco conocido, es que Cortés usó el arma de la política y lo hizo gracias al encuentro que tuvo en Quintana Roo con Jerónimo de Aguilar, quien estuvo alrededor de siete años con los mayas y aprendió la lengua. Cortés llegó a Yucatán y se enteró de él y de Gonzalo Guerrero, que vivían ahí después de un naufragio. Esto es muy curioso porque ellos representan los lados opuestos de la actitud de los españoles en la Conquista. Aguilar se une a Cortés y Guerrero a los indígenas, en contra de los españoles. Él se casó con una indígena y tuvo a los primeros mestizos. Murió peleando con los mayas. Mientras que Jerónimo de Aguilar y la Malinche le traducen a Cortés. Era algo muy difícil, él hablaba en maya con ella, la Malinche hablaba en náhuatl con los aztecas. Quizá eso era muy difícil de traducir y no se dijeron las cosas de la manera que hubiera querido Cortés, quizá la Malinche manipuló la comunicación entre aztecas y españoles.

Finalmente hay otro aspecto, en el que sí difieren los historiadores: que los aztecas pensaban que los españoles eran dioses. A lo mejor al principio sí lo pensaron, pero después se dieron cuenta de que eran seres humanos, hicieron pruebas como meter sus cabezas en el agua para ver si sobrevivían o les daban carne humana.

Como realizador ¿qué es lo que más le atrajo de estos personajes?

Es uno de los dramas más impresionantes, como si fuera una ópera. Tenemos el reparto perfecto: Cortés, el conquistador conquistado; la Malinche, la amante, mujer vilipendiada; Moctezuma, calificado como el cobarde porque no supo qué hacer. Además, Cortés primero fue prisionero y de repente se cambiaron las cosas, en un acto de audacia. Seis meses duró la convivencia entre ellos, se dice que fueron amigos, que jugaban y que se fueron de cacería.

¿Cómo fue el trabajo de edición?, ¿cómo estructuraron la línea narrativa?

Es muy difícil planear un documental desde el principio, no es como la ficción, que sabes dónde empieza y dónde termina. La idea era hacer una serie sobre la historia de México que de alguna manera aclarara por qué a lo largo del tiempo la historia siempre ha sido utilizada para manipular al pueblo y la política, cómo cambiamos la historia a nuestra conveniencia. Por ejemplo, los aztecas destruyeron su propia historia, inventaron que eran toltecas; dicen los historiadores que Moctezuma tenía mucho miedo porque Quetzalcóatl iba a regresar a regañarlo por usurpar su trono. En la Conquista sucedió lo mismo, llegaron los españoles y se destruyeron los códices aztecas, se arrepintieron y reconstruyeron las costumbres, las fiestas, todo, y se creó la maravillosa enciclopedia de Fray Bernandino de Sahagún.

Finalmente, decidimos que fuera sobre la Conquista porque lo que la gente sabe es que llegó Cortés, con un puñado de hombres y arrasó con un imperio.

Hace poco dijo que conocer más sobre los sacrificios nos iba a hacer mejores mexicanos. ¿Por qué?

Es tratar de entender un fenómeno que ha sido parte de la cultura universal, tenemos el capítulo de la Biblia, donde Abraham está a punto de matar a su hijo por órdenes de Dios. El canibalismo es otra cosa, aunque estoy seguro de que se trataba de un canibalismo ritual. Está la famosa fórmula del pozole, que al principio era con carne humana porque durante siglos la gente moría de hambre y había muchos cadáveres, se usaba después del sacrificio y se daba el corazón. Estas cosas es mejor saberlas que ignorarlas o tratar de ocultarlas, la verdad no nos hace daño y es importante conocer lo más que podamos.

En el capítulo cuatro atacamos la idea de que todo el pueblo mexicano se identificó con los aztecas, lo que es un error. Los aztecas era un crisol increíble de cultura, pero eran nuevos, con poco más de 100 años, pero nosotros usamos el águila y la serpiente como símbolo nacional. Hay que entender que el México prehispánico tenía muchas culturas muy distintas y que el primer mestizaje se dio entre ellos mismos. Luego el mestizaje con los españoles, algo que también trataremos porque fue el proyecto de Cortés.

¿Esto se ha dado por ignorancia, porque nos viene bien ser víctimas, por el dominio de la información sobre los aztecas?

Es algo raro eso de considerarnos hijos de una familia disfuncional. Cortés, el papá violento; la Malinche, una mamá prostituta, traidora. Y Moctezuma, que fue un cobarde, supersticioso. Tenemos personajes con máscaras diferentes, pero es importante tener una visión equilibrada y no avergonzarnos de lo que pasó. Nos ayudará entender que sí fue un choque entre dos culturas, pero también fue un acto de amor. Así, el retrato de Orozco, de Cortés con la Malinche, es muy significativo, los presenta tomados de la mano, como enamorados.

¿La serie es la última palabra sobre el tema o una invitación a seguir discutiendo?

Es el inicio, el primer cuestionamiento para seguir interesándonos en la historia, en cuatro programas no se puede decir mucho, pero sí podemos plantear un par de cosas y argumentarlas. En una parte dice el narrador: “dime qué opinas de Cortés y te diré quién eres, o dime qué piensas de La Malinche y te diré quién eres”. Es como un test para los mexicanos.

Comparar este hecho con la venida de Cristo ha sido polémico.

No lo decimos nosotros, sino un historiador.

Pero no es una visión disparatada.

Es muy importante, el mundo se encontró con su otra mitad. Es casi como el descubrimiento del inconsciente, entender que nuestro ser tiene otra parte tan importante como el consciente. Nos cuesta trabajo entender que la mitad del mundo no sabía de la otra mitad y que de repente se dieron un encontronazo. Fue un acto de iluminación saber que existe otro parte de nuestro ser que derivó en la conformación de un hombre nuevo.



Comenta la Nota.
PUBLICIDAD