aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




La Secretaría de Cultura de Puebla, sentenciada a muerte

El pasado 12 de febrero se firmó la creación del Consejo Estatal para la Cultura y las Artes, en sustitución de la que fue la primera secretaría del sector en México
La Secretaría de Cultura de Puebla, sentenciada a muerte

INDEFINICIÓN. Aún cuando fue aprobada la creación del Consejo Estatal para la Cultura y las Artes de Puebla, no se ha publicado en el Diario Oficial del Estado. (Foto: ARCHIVO EL UNIVERSAL )

Lunes 28 de febrero de 2011 Xóchitl Rangel/ Corresponsal | El Universal
Comenta la Nota

cultura@eluniversal.com.mx

PUEBLA.- Opiniones divididas circulan entre intelectuales, grupos artísticos y diputados locales por la desaparición de la Secretaría de Cultura en Puebla, que por petición del gobernador Rafael Moreno Valle Rosas, se convertirá en el Consejo Estatal para la Cultura y las Artes.

Según el documento enviado por el Ejecutivo al Congreso local, el objetivo de eliminar la Secretaría de Cultura, que fue primera en México y existió 28 años, es reducir la nómina burocrática y recibir dinero de empresarios para actividades de corte cultural o artístico.

No obstante, para representantes del sector cultural e intelectual, como José Luis Escalera, miembro de la asociación Profética, Casa de la Lectura, la desaparición de la Secretaría pone en riesgo la promoción cultural en un estado que ha olvidado el valor de las artes.

“La decisión es mala, es desafortunada; el esquema del consejo es inadecuado y obsoleto, de hecho (el Consejo Estatal para la Cultura y las Artes) enfrenta problemáticas prácticamente desde su creación”, señaló el promotor cultural, quien dijo además que lejos de ahorrar burocracia, generará más, pues se tiene prevista la participación de al menos 50 ciudadanos que integrarán el Consejo Ciudadano de la Cultura.

El promotor cultural tiene dudas sobre los objetivos, funcionalidad y alcances del Consejo para la Cultura y las Artes, en especial porque no se ha definido públicamente el proceso para la selección de los miembros del organismo ni su forma de operar.

“No es algo novedoso ni algo que debamos decir ‘qué maravilla’ porque el gobernador lo preside, va a ver muchas manos metiéndole al asunto, la mala impresión que tengo es que se van a hacer bolas y finalmente el trabajo en el campo cultural no será nada bueno”, agregó Escalera.

Sin objetivos ni funcionalidad

El pasado 12 de febrero, la comisión de Gobernación -que preside el panista Juan Carlos Espina Von Roehrich- así como la de Educación, Cultura y Deporte -a cargo del también panista Hugo Alejo Domínguez- avalaron, por unanimidad, la creación del Consejo Estatal para la Cultura y las Artes de Puebla, así como las reformas a la Ley de Cultura de la entidad.

Según el documento avalado por los legisladores locales, dicho Consejo se erigirá como un organismo público descentralizado pero sectorizado al Ejecutivo, que tendrá personalidad jurídica, bolsa presupuestal propia y capacidad de gestión.

Asimismo, prevé la inclusión del sector privado -mediante aportaciones o patrocinios- para realizar eventos de índole educativa, artística o cultural.

Sin embargo, para el priista Enrique Doger Guerrero, existen algunas inconsistencias en las modificaciones a la Ley de Cultura, además de que tampoco han sido publicadas las reformas en el Diario Oficial del Estado, lo que impide la operación del organismo.

El legislador explicó que los objetivos del Consejo Estatal aún no quedan exactamente definidos y lo hace muy vulnerable a las críticas el hecho de que lo presida el mandatario poblano.

Hasta donde se sabe, el Consejo estaría a cargo del órgano de gobierno y de un secretario ejecutivo que sólo tendría representación burocrática, pero lo operarían el presidente -el propio gobernador Moreno Valle-, cuatro vocales y un comisionado de la Contraloría.

Doger expuso que al ser seis los integrantes, es decir un número par, se impedirá equidad en las votaciones internas del Consejo, pues regularmente el presidente es alguien ajeno al aparato gubernamental.

Hasta el momento, lo único que se sabe es que el consejo se encargará de “coordinar, dirigir, promover, vincular, establecer políticas y lineamientos para la creación, administración, operación y aprovechamiento de la cultura”.

El catedrático-investigador de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla y ex presidente de la Comisión de Cultura en el Ayuntamiento, Jaime Cid Monjarraz, aseguró que el Consejo Estatal para la Cultura y las Artes es un retroceso y que cuando inicie va a ser un consejo a modo. “No creo que sea importante que el mandatario lo presida, él no es un experto en el tema, creo que nada más impulsará las iniciativas que le convienen”.

Mayor presupuesto y transparencia

Promotores y legisladores de la oposición coinciden en señalar que la figura de Consejo no tiene facultad para reglamentar algunos aspectos.

El diputado de Convergencia, José Juan Espinosa Torres propuso revisar el perfil de cada uno de los integrantes del consejo a fin de evitar cualquier anomalía, pues de acuerdo a la iniciativa del gobernador Moreno Valle, sólo se especifica que los aspirantes deben ser ciudadanos mexicanos, tener conocimiento y experiencia en el ámbito de la cultura o haber sido director de área en la administración pública.

“Es necesario saber quiénes integrarán el consejo, hubo observaciones a la Ley enviada por el Ejecutivo, estamos presentando una serie de reformas para ir preparando el camino que traiga como resultado una nueva reforma que permita enriquecer la propuesta del gobernador”, aseguró Espinosa Torres.

Adelantó que su partido pretende elevar a rango constitucional el derecho a la cultura en Puebla así como obligar al estado a destinar el mismo porcentaje de presupuestos cada año.

Pero no es todo, el legislador señaló que más allá de la inconformidad de algunos sectores por la desaparición de la Secretaría de Cultura, es necesario que la administración se comprometa a destinar el 2% del presupuesto total anual para el estado.

Espinosa Torres dijo que hasta el último año del sexenio marinista, la extinta Secretaría de Cultura sólo recibía 26.4 pesos por cada uno de los 5.5 millones de habitantes de Puebla. Cifra que refleja “un raquítico interés por la promoción de la cultura”.

El legislador de Convergencia dijo que los lineamientos del Consejo deben quedar asentados no sólo para la era del morenovallismo sino para futuras administraciones. “Los argumentos que nos presentaron tienen que ver con disminuir el gasto burocrático, también incluir el capital privado porque sería más fácil recibir dinero de empresarios ya sea nacionales o extranjeros y tener un órgano de consulta”.

Promoción cultural a la deriva

Actualmente la dependencia está a cargo de María Mercedes Aguilar López, quien al mismo tiempo es secretaria general del Gobierno. No obstante, en la página de internet de la todavía Secretaría no se especifica ningún directorio ni mensaje de bienvenida.

Fuentes extraoficiales revelaron a EL UNIVERSAL que en las oficinas se tiene lista la papelería membretada con el título “Consejo Estatal para la Cultura y las Artes” aun cuando éste no está constituido formalmente.

José Luis Escalera alertó sobre el hecho de que la cultura en Puebla ha sido olvidada por todos los gobiernos, esto a pesar de ser una de las más ricas del país por todos los elementos arquitectónicos, artísticos y de idiosincrasia.

Por eso, el principal temor de la comunidad cultural, entre ellos artistas, promotores y académicos, es que la cultura en Puebla se privatice.

Jaime Cid Monjarraz, dijo que el gobernador pretende rehabilitar la ex fábrica La Constancia para que el inmueble lo ocupe la Orquesta Infantil a cargo de la empresa Tv Azteca.

Incluso, algunos sectores han criticado que durante los últimos años se han desembolsado millonarias cantidades sin ningún logro tangible en el Festival Internacional de Puebla.

Los datos hablan y son expuestos por los promotores de cultura de Puebla. Cada año del sexenio del ex gobernador Mario Marín, se invirtieron más de 30 millones de pesos en un festival que invitaba a figuras populares como Los Tigres del Norte, el Buki o Calle 13 y poco hizo por la promoción de las obras de artistas poblanos.

Durante esa administración, Alejandro Montiel Bonilla, último secretario de Cultura, fue criticado por sus constantes viajes al extranjero que no arrojaron resultados en materia cultural.

También hay pendientes en lo laboral. El diputado panista, Mario Riestra, ha dicho que es necesario depurar la nómina de la ex Secretaría de Cultura para saber a quiénes se despedirá y quiénes conservarán su plaza; antes eso, el secretario de Gobernación, Fernando Manzanilla, dijo que el personal sindicalizado conservará su base y el resto será evaluado a fin de rescatar a los miembros más capaces.



Comenta la Nota.
PUBLICIDAD