aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




México apuesta por los libros en papel reciclado

La Conaliteg, el FCE y algunas editoriales privadas publican cada vez más con papel reutilizado
Sábado 05 de junio de 2010 Yanet Aguilar Sosa | El Universal
Comenta la Nota

yanet.aguilar@eluniversal.com.mx

Convertirse en una empresa verde no es tarea fácil; mucho menos para la industria editorial cuya materia prima principal es la celulosa de la madera. Aunque varias naciones como España, Reino Unido y Canadá llevan la delantera, en México, de unos años a la fecha, existe una nueva cultura de la producción de papel; una cultura con conciencia ecológica.

Esa nueva dinámica ambientalista no sólo tiene que ver con el hecho de que las productoras de papel en México trabajan con bosques controlados, su base está en la utilización cada vez mayor de papel reciclado en buena parte de la producción editorial nacional.

Sin embargo, no todo lo que se publica en el país se hace en papel reutilizado, sólo son algunas colecciones, determinados proyectos editoriales y, básicamente, los libros editados por y para la Comisión Nacional de Libros de Texto Gratuitos (Conaliteg).

México, un país que recicla

A pesar de que las cifras de papel reciclado que utiliza la industria editorial varían, son tremendas.

Durante 2008, la producción editorial total fue de 289 millones 571 mil 620 ejemplares, de los cuales 164 millones 195 mil 15 unidades los editó el sector público para la distribución masiva. De los restantes 125.3 millones publicados por la industrial privada, 34 millones 800 mil ejemplares correspondió a la producción de libros para los programas de gobierno, tanto libros de educación secundaria como para los de las Bibliotecas de aula y Escolares.

Visto así, México es un país que recicla, pues en suma, durante 2008 se publicaron más de 198 millones 995 mil ejemplares en papel reciclado, en tanto que un total de 90 millones 500 mil ejemplares fueron hechos en papel original o celulosa virgen.

Alejandro Valles, gerente de producción del Fondo de Cultura Económica, lo sabe bien y lo señala: “Si tú tomas en cuenta la producción nacional de libros, que debe andar en los 500 millones de ejemplares, una gran parte de la producción se hace en papel reciclado; pues más de la mitad de los libros que se hacen en México son libros de texto gratuito. Si a eso se le suman las bibliotecas de aula y los libros que los editores hacen para secundaria, vemos que hay un gran uso de papel reciclado en México”.

Una historia a favor de la ecología

La utilización de papel reciclado en México tiene sus años. A partir de 2002, cuando el gobierno de Vicente Fox lanzó el programa de Bibliotecas Escolares y de Aula, exigió a los editores el uso de papel reciclado, como ya lo hacía con las editoriales privadas que trabajan los libros de texto para secundaria.

Es así como el Estado es el mayor editor de papel reciclado que hay en México y nunca utiliza la celulosa virgen en sus publicaciones para niños. Los libros de texto gratuitos de primaria son hechos en su totalidad con papel reutilizado y los libros de texto para la educación secundaria que le compra a editoriales privadas deben realizarse con papel de las mismas características.

Tal es la convicción de convertir a la industria editorial mexicana en una empresa verde, que el 21 de febrero de 2006, a través de un decreto, se creó el programa “Recicla para leer”, donde se establece que “dependencias y entidades de la Administración Pública Federal, la Procuraduría General de la República, las unidades administrativas de la Presidencia de la República y los órganos desconcentrados donarán a título gratuito a la Comisión Nacional de Libros de Texto Gratuitos, el desecho de papel y cartón a su servicio cuando ya no les sean útiles…”.

Desde esa fecha, la Conaliteg asegura que ha producido 84 millones 700 mil ejemplares de libros con papel reciclado, con lo que se evita la tala de 52 mil 43 hectáreas de árboles -alrededor de 52 millones 428 mil 27 árboles no talados- y se dejan de emitir 136. 77 toneladas de contaminantes; a cambio, se ahorran 113.975 millones de metros cúbicos de agua y 18.692 millones de kilowats por hora de energía eléctrica.

Una industria 100% reciclada

A partir de esa iniciativa federal, algunas editoriales privadas han emprendido proyectos con papel reciclado.

Ediciones SM y Grupo Santillana son de las empresas editoriales que más producen con papel reciclado; incluso reportan que aunque varía, en promedio, producen para la Conaliteg, 3 millones de libros (SM) y 5 millones (Santillana), porque éstas son de los principales editores de libros de textos para secundaria en todas las materias.

¿Pero eso las convierte en empresas con conciencia ecológica? Aseguran que sí. Edgar Rivas, director de producción de Santillana, afirma que ellos, cada vez más, trabajan papel con mayor grado de reciclaje porque con más frecuencia la gente pide más esos materiales.

“Tenemos una serie de políticas internas sobre el hecho de que el papel debe tener cierto grado de reciclaje, que sea libre de cloro y que cuente con ciertos estándares, como son certificados y sellos de calidad que nos garantizan que el papel que estamos consumiendo es una producción sustentable y amigable con el entorno”, señala el encargado de producción de Grupo Santillana.

Medidas parecidas imperan en SM Ediciones. Carlos Olvera, gerente de producción, asegura que entre los beneficios de trabajar con papel reciclado está la cantidad de energía ahorrada y la cantidad de bosques que se han dejado de cortar; pues incluso en cuestión de calidad es bueno, acaso un poco más oscuro que el papel de primera mano y que al imprimir se ve un poco más pardo.

Los costos del papel reciclado

Para algunos editores el costo del papel reciclado es más alto y aunque han probado a favor de una industria menos agresiva con el medio ambiente, lo han dejado de hacer. Es el caso de Porrúa Ediciones, que hace aproximadamente 10 años comenzó a experimentar con algunas publicaciones de interés general, pero nunca en colecciones específicas.

“Después de aquellos experimentos, se determinó que es más caro trabajar con este tipo de papel, y como es política de la empresa poner ‘la cultura al alcance de todos’, prácticamente ya no lo usamos. El beneficio es que como empresa, se cuida más el medio ambiente, pero en calidad y costo, no es tan bueno”, señala Leopoldo Orozco, encargado de difusión y presentaciones de Porrúa.

Sin embargo, otros hablan de menores costos. Carlos Olvera de SM dice que el papel reciclado es más barato entre un 5 y 7% respecto al papel con hechura de primera mano. “En la cantidad de libros que hacemos, es mucho el dinero ahorrado”. También Edgar Rivas habla de beneficios económicos. El gerente de producción de Santillana asegura que aunque el precio de papel es muy fluctuante “un estimado en porcentaje es de entre un 15 y 18% el ahorro”.

FCE, un caso que se recicla aparte

El Fondo de Cultura Económica, como editorial del Estado mexicano, ha dado grandes pasos. De enero de 2002 al mes de abril del año en curso, la editorial ha publicado 28.7 millones de ejemplares, de los cuales 55% (15.9 millones) se han impreso en papel reciclado. Y es tal el compromiso que durante 2010 tienen una estimación de compra de 130 toneladas, con un costo estimado de 1.7 millones de pesos con los que esperan publicar 600 mil libros para 2010.

Alejandro Valles no tiene duda de los beneficios de publicar libros en papel reciclado, tanto así que tres de sus colecciones más vendidas: A la orilla del viento, Breviario y Popular, serán editadas con papel reciclado, como lo hicieron con los 250 mil ejemplares de la Historia de México, el volumen que publicaron para la SEP y que presentó el presidente Felipe Calderón en días pasados.

El ejemplo que pone es claro a la pregunta de ¿cuánto cuesta publicar un tiraje de tres mil ejemplares de un libro de la colección A la orilla del viento con papel reciclado y cuánto cuesta hacerlo con papel original? Las cifras hablan: “Si lo hacemos con papel cultural no reciclado el costo es de $23,700. Si lo hacemos en papel reciclado el costo es de $24,200. Hay una diferencia en el gramaje del papel, pero es mínima y la diferencia en el precio también es mínima”.

 



Comenta la Nota.
PUBLICIDAD