aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




El indigenismo vive su estertor final: Báez-Jorge

El antropólogo, quien recibió la medalla ?Gonzalo Aguirre Beltrán?, se pronunció por un cambio en las políticas étnicas
Domingo 03 de septiembre de 2000 Elda Maceda/Enviada | El Universal

VERACRUZ, Ver.? ?El indigenismo vive sus últimos estertores. Ya no se puede hablar de una política hacia este sector de la población desde la perspectiva de un monólogo planteado por el Estado. Es necesario pasar a una etapa en la que sean los indígenas quienes diseñen sus proyectos y tendencias de desarrollo, y es necesario hacer caso a sus demandas de autonomía así como entender los procesos de cambio que las etnias proponen.?

En entrevista, el antropólogo Félix BáezJorge habló así horas antes de recibir la medalla ?Gonzalo Aguirre Beltrán? ?por contribuir a la comprensión y difusión de la cultura del Caribe? que le fue entregada por Noemí Quirasco, secretaria de gobierno de Veracruz, en el inicio del Festival del Caribe.

A la pregunta sobre la posibilidad de que se hagan los cambios que propone en los tiempos políticos actuales, el también diplomático manifestó: ?El naciente proceso democrático que vivimos es el momento apropiado para plantear los cambios necesarios en este asunto, ya que el tema indígena está en el corazón mismo de la refundación del Estado y de la nación. Y dejarlo otra vez a un lado como lo hicieron los liberales del siglo XIX y los gobiernos que surgieron de la Revolución, conduciría a nuevos problemas.?

Báez-Jorge expresó que recibir un reconocimiento como la medalla ?Gonzalo Aguirre Beltrán?, la cual se ha entregado a intelectuales como Silvio Zavala, Enrique Florescano, José Emilio Pacheco, Fernando Benítez y Luz María Martínez Montiel, lo coloca en el compromiso de realizar mayores esfuerzos en su trabajo intelectual, en su investigación antropológica y desde luego de continuar con su posición que en no pocas ocasiones ha levantado polémica.

Al explicar esta característica de su quehacer, el investigador externó: ?Soy un antropólogo crítico porque me pronuncio desde una posición teórica en contra de cualquier planteamiento que refleje intolerancia y dogmatismos ?sean éstos de carácter político, religioso, racial?. En segundo lugar, soy crítico porque siempre en mis trabajos me propongo enfrentar los planteamientos o verdades oficiales respecto de la cuestión indígena que pretenden ver de una manera simplista los procesos étnicos en México.?

Entre los trabajos que más comentarios encontrados han causado, el estudioso mencionó el libro-antología ?Memorial del etnocidio? (1996), en el que ?paso revista a los distintos proyectos que a lo largo de la historia de México se han elaborado para desarticular, destruir, acorralar las expresiones de los pueblos indígenas?.

Esta investigación, anotó el miembro del Instituto de Investigaciones Histórico-Sociales de la Universidad Veracruzana, comienza con el examen de las prácticas etnocidas de la Colonia y termina con los últimos procesos que tienen que ver con la situación de Chiapas y el neoliberalismo, entre otros temas.

?Los oficios de las diosas? (1988), que constituye una revisión de la religiosidad de los pueblos indígenas de México, que BáezJorge realizó con el auspicio de la Fundación Guggenheim ?refiere?, también levantó comentarios encontrados.

?La parentela de María?, libro que apareció en 1994 y cuya segunda edición circula desde 1999, es otro de los trabajos del estudioso, el cual se centra en ?una revisión del papel que tiene la religiosidad popular como un fenómeno de índole política, del cual se apropian las jerarquías religiosas?.

Esta investigación versa sobre el papel que tuvieron las imágenes marianas en la fundación de los países de México, Cuba y Bolivia, en los que se tiene culto por las vírgenes de Guadalupe, de Copacabana y de la Caridad del Cobre, respectivamente.

En torno de su relación con el antropólogo Gonzalo Aguirre Beltrán, Félix Báez-Jorge refirió: ?Tuve el agrado de trabajar al lado del maestro Aguirre Beltrán algunos años, pero también fui uno de sus más evidentes polemistas. Discutí mucho con él en libros y en artículos porque teníamos concepciones distintas. Mientras él consideraba que la política indigenista era un proceso ?y en ese tiempo así se veía, como una política que tenía que quedar en manos de los mestizos?, para mi generación, que sigue las ideas de Bonfil, Stavenhagen y fuera de México de un gran antropólogo francés Georges Balandier, son los indígenas y no los mestizos o blancos quienes deben definir sus proyectos políticos y sus planteamientos de desarrollo. Ese fue siempre el núcleo de nuestra la discusión.?

Sin embargo, el estudioso reconoció que recibir la medalla ?Gonzalo Aguirre Beltrán? le significa una satisfacción extraordinaria, pues dijo que este pensador pertenece a un linaje de grandes investigadores.

?Para mí significa una gran responsabilidad crítica y también autocrítica. Tengo que poner muchas ideas en orden y tratar de dar un pasito más en mis planteamientos respecto al tema de los indígenas y a las formaciones nacionales, especialmente las del Caribe?, planteó como compromiso.

Acerca de la investigación que realiza en la actualidad, este exponente de la antropología que escribe sin desechar el estilo literario para poder llegar a un mayor número de lectores, informó: ?Desde hace dos años trabajo en un tema que se llama ?La reinterpretación de la noción del mal en mesoamérica?, en el que toco el tema de cómo la Iglesia implantó la noción del diablo entre los pueblos indígenas y cómo esta noción se ha reelaborado, hasta nuestros días.?

Los resultados, indicó Félix BáezJorge, van de un primer momento en que se demonizó o satanizó a los dioses indígenas, a partir de un planteamiento mitad religioso y mitad político. Después ?dijo? se persiguió a los devotos de esos dioses, y finalmente los indígenas reelaboraron este concepto al grado tal que hoy trabaja sobre 10 grupos indígenas ?entre otros, mixtecos, totonacos de la costa, los totonacos de la sierra, tzotziles, tzeltales, otomís, nahuas de la huasteca, mayos, tepehuas, tarahumaras y popolucas? quienes han llegado a establecer como figuras demoniacas a los propios blancos.

En el mensaje que Félix BáezJorge leyó durante la ceremonia de entrega de la medalla ?Gonzalo Aguirre Beltrán?, se pronunció por un cambio en las políticas indígenas; destacó la necesidad de plantear que ?más allá de cualquier definición geográfica de escritorio?, Veracruz es parte del Caribe, y sugirió que en la siguiente edición del festival se valore y se retomen las líneas de pensamiento del escritor Alejo Carpentier como el último gran cronista del Caribe.



PUBLICIDAD