aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Polvo eres y en danza te convertirás


Sábado 26 de agosto de 2000 El Universal

Una atmósfera llena de misticismo, una voz cálida y aterciopelada, una mujer mecida en un columpio, que a diferencia de la Pilar Medina de los años 80 que en ?Himno? daba la connotación de desamparo, en ?Viaje a la semilla?, de Leticia Alvarado, es un personaje encarnado por una mezzosoprano que denota libertad.

Una libertad anhelada, buscada, por la cual se lucha, desde la penitenciaria soledad en el encierro de uno mismo. Rastreo en la esencia de lo humano: hombres y mujeres en igualdad de condición, cuando de lo que se trata es de recuperar el origen de su surgimiento, partículas de polvo encarnadas en cuerpos que poco a poco se van liberando, a lo largo de la historia de la humanidad, sintetizada en un dueto interpretado magníficamente por los bailarines del grupo Tandem, Gabriela Ruíz y Manuel Márquez.

Dice la coreógrafa y directora de este trabajo basado en el cuento homónimo de Alejo Carpentier, que se trata de un ?relato que basa su estructura narrativa en la idea de la reversibilidad del tiempo, es decir, da inicio en el momento en el que el protagonista se encuentra justo en el final de su existencia y justo de ahí parte a sus orígenes, permitiéndonos de esta manera el melancólico juego de regresar sobre nuestros pasos, volver en busca del tiempo perdido, sujetarnos a una metamorfosis invertida que permite al barro volver al barro?.

El reto coreográfico de Leticia Alvarado fue deconstruir el texto de Carpentier, y recodificarlo a través del discurso coreográfico, mediante el cual trató de mantener al máximo una fidelidad con la poética narrativa del escritor cubano.

Sus logros pueden resumirse así: claridad y limpieza de trazo, diseños de movimiento en los que se puede leer nítidamente el mensaje, sin caer en una simplicidad pueril, por el contrario, abordando mundos interiores complejos desde una perspectiva filosófica que se transparenta en este montaje, capaz de romper cualquier círculo de tensión emocional, acercando al espectador a una paz casi monacal.

¿Hay un principio religioso en el que se sostiene este trabajo?, le pregunté a la coreógrafa. Como si se sintiera descubierta en algo que guardaba muy íntimamente, con sobresalto respondió: ?¡Ay, por qué me preguntas eso. Ya me cachaste!... Bueno, es que en mi infancia recibí una educación religiosa, la cual creo que está aflorado en mis últimos trabajos?. Así, como por la regla de la equidad le dije: ?Creo que te caché porque yo recibí, también en mi niñez, una educación de ese tipo, y quizá por eso me pude conectar fácilmente con esa atmósfera que se infiltró en tu obra?, en la cual se nos dice: Polvo eres y en danza te convertirás.

La escenografía es de Francisco Paz, la musicalización de la propia Leticia Alvarado y la interpretación en vivo de la mezzosoprano Margarita Botello.

?Viaje a la semilla? se presentará próximamente en la ciudad de Monterrey, Nuevo León.



Eterno Caracol

Una espiral infinita de proyectos, sueños y posibilidades motrices, pero con apego a la tierra en la que surge. Eso es el joven grupo Eterno Caracol, que dirige Esther Lópezllera, ex integrante del grupo Delfos, de donde hereda una gran capacidad para concretar en el lenguaje de la danza y a través de la magia de la realidad del escenario, la carga poética que surge de su mente y de su cuerpo.

Extraordinaria intérprete, Lópezllera hace en su coreografía ?Paisajes de mutaciones? que se le erice a una la piel, sólo de verla desdoblar su alma mediante el movimiento de su cuerpo. Esa pasión con la que danza y que logra transmitir en sus espectadores, no está, sin embargo, presente en todo su elenco, el cual padece unos grandes desniveles en experiencia y expresividad. Ello se debe, explica con humildad la coreógrafa, a que hay gente muy joven en el grupo y quizá a mí me faltó transmitirles más elementos para que profundizaran en su interpretación.

Hay adicionalmente otro problema: las frases coreográficas son muy largas, entonces lo importante y original del mensaje y la manera de plantearlo se diluyen. A eso, la artista señala: Bueno, a mi me gusta trabajar mucho en forma minimalista y explotar al máximo lo que hay que decir sobre ellas, tal vez lo que haga falta es trabajar en ellas con diferentes niveles de energía De hecho la música de este trabajo -collage de Kronos, Jan Gabarret, Steve Reich, Win Mertens, Héctor Zazou, Phillip Glass y Arvo Part- da cuenta efectivamente del gusto de Lópezllera por el minimalismo.

Una bella y versátil escenografía de Juliana Vanscoit y la iluminación de Rafael Mendoza, ayudan a crear el ambiente mágico poético en el que se habla del vínculo de los humanos con los cuatro elementos: tierra, viento, fuego y agua, recordándonos en todo momento que el cuerpo humano es una caja, que al abrirla nos depara infinidad de sorpresas, cada una de las cuales implica necesariamente el abrir otra caja con otras sorpresas en su interior.

?Paisajes de mutaciones se presenta? hoy a las 19 y mañana a las 18 horas en el Teatro Raúl Flores Canelo del Centro Nacional de las Artes (Churubusco y Tlalpan s/n, Country Club).



PUBLICIDAD