aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Poesía que transgrede tradiciones escénicas

Trece artistas que se mueven entre la danza, el teatro, la música y las artes plásticas, han creado un espacio de expresión integral. Se trata de la obra Impresiones en el ánimo. Poesía visual a cinco cuerpos, con la que arrancan las celebraciones por el 50 aniversario del Teatro Julio Castillo
Viernes 27 de julio de 2007 Michelle Gama | El Universal

Trece artistas que se mueven entre la danza, el teatro, la música y las artes plásticas, han creado un espacio de expresión integral. Se trata de la obra Impresiones en el ánimo. Poesía visual a cinco cuerpos, con la que arrancan las celebraciones por el 50 aniversario del Teatro Julio Castillo.

La pieza, que se reestrenó ayer en este recinto, no sigue las formas tradicionales de la dramaturgia.

Jessica Sandoval y Gerardo Trejoluna, directores del proyecto, se muestran contentos con los resultados en escena.

Trejoluna comenta que se ha generado un balance natural, ya que no se tenía una idea predeterminada sobre las escenas, las fotografías o los movimientos de la escenografía.

El director explica que se dieron una serie de enlaces entre las escenas y que, para que esta unidad surgiera, fue importante la apertura de cada uno de los creadores, según su género. Así fue como, dentro de la diversidad, se estableció un equilibrio.

Los distintos lenguajes que son explorados para atrapar al espectador surgen a partir de elementos como la voz y el cuerpo. Jessica Sandoval, bailarina y coreógrafa, aclara que se utiliza el cuerpo en función de sus movimientos para expresar una emoción o sentimiento.

La obra, que anteriormente se presentó en el Centro Cultural Universitario, “tiene una estructura dramática, pero sin una anécdota, por lo que es más difícil prever la reacción de los espectadores”, dice Sandoval.

Al preguntarles sobre el uso en el escenario de nuevas estrategias, Sandoval explica que en este espectáculo, ellos como creadores están tratando de despojarse de prejuicios y estructuras preestablecidas.

La coreógrafa comenta que, para ella, el molde es muy cómodo: “El acto de buscar nuevos caminos es una necesidad muy profunda. Esta obra es el resultado de una reflexión sobre el quehacer escénico”.

Por su parte, Trejoluna agrega que a él le interesa la libertad y que disfruta de su trabajo dentro de las artes escénicas porque le ha permitido desarrollar esta libertad. “En el espacio escénico cabe todo y hay que aprovecharlo, romper las estructuras que nos llevan cada vez más a una realidad virtual, la escena es un lugar de encuentro con la vida real, con ritmos distintos a los planteamientos del teatro convencional”.

Para Sandoval, la mayor virtud de este espectáculo ha sido el desarrollo de una búsqueda por parte de cada uno de los artistas involucrados.

Dentro de la puesta en escena hay una secuencia que llama mucho la atención. Un miembro del público se sorprende al escuchar su voz en las bocinas del recinto . La pequeña entrevista que se le hizo al llegar está siendo transmitida como parte de la obra. Mientras tanto, Jessica Sandoval se adhiere al cuerpo objetos como un guante de látex, un pasaporte, medicamentos, papeles y ligas.

La bailarina, con 15 años de trayectoria, comenta que de esta escena surge el título, Impresiones en el ánimo. “Una impresión puede marcar a una persona sin que los demás lo noten. Si éstas fueran manifestadas, todos estaríamos con marcas en el cuerpo. A veces se siente algo a partir de una impresión y nadie se da cuenta, pero tú lo sabes, si tuviéramos marcas de todo lo que nos afecta, estaríamos repletos de cosas”.

Las grabaciones que se transmiten en esta escena, cambian en cada representación, debido a que se utilizan grabaciones de los espectadores que asisten a ver la obra ese día.

Los directores buscan encontrar la forma de que cada espectador se involucre y que entre en un nuevo espacio, en el cual se vuelva más sensible. Una de las estrategias es el hecho de que los espectadores entran por el escenario mientras se está desarrollando la primera parte de la obra.

La escenografía: una pantalla y un lienzo con sillas, fue creada por Alain Kerriou y Pamela Cuadros. Las intérpretes de la obra son Jessica Sandoval, Renata Wimer, Marisela Peñalosa, Florencia Sandoval, Eri Eibenschutz y Esperanza Sánchez.

Las funciones son jueves y viernes a las 20 horas, sábado a las 19 y domingos a las 18 horas, hasta el 12 de agosto en el Teatro Julio Castillo de Centro Cultural del Bosque.



PUBLICIDAD