aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Subsisten más vocablos de origen indígena que árabe

El único país iberoamericano declarado oficialmente bilingüe es Paraguay, donde el guaraní equipara, y a veces sobrepasa, al español cuando tan sólo 1.8% de la población es indígena. "¿Cómo puede haberse aceptado como lengua oficial en un estado moderno no indígena?", preguntó Bartolomeu Meliá, de la Academia Paraguaya
Viernes 30 de marzo de 2007 María Pérez-Plá | El Universal

CARTAGENA.- Desde tiempos de la Conquista el español ha tenido mala relación con las lenguas que se encontró y las desavenencias perduran hasta nuestros días, explicaron expertos en el Congreso Internacional de la Lengua Española.

El único país iberoamericano declarado oficialmente bilingüe es Paraguay, donde el guaraní equipara, y a veces sobrepasa, al español cuando tan sólo 1.8% de la población es indígena. "¿Cómo puede haberse aceptado como lengua oficial en un estado moderno no indígena?", preguntó Bartolomeu Meliá, de la Academia Paraguaya.

El guaraní es hablado por 59% de población paraguaya como lengua materna o segunda lengua, incluso 27% de la población sólo habla guaraní. Si el guaraní está de alguna manera estigmatizado en Paraguay, ni qué decir de la suerte que corren las lenguas indígenas en México o Guatemala. En este último 23 lenguas convivieron con el español, de las cuales 21 tienen un padre común, el protomaya reconstruido a partir de los idiomas reales.

Guillermina Herrera, de la Academia Guatemalteca de la Lengua, explicó que a pesar de que hay realidades adversas, una de las lenguas habladas allí está en proceso de expansión: el q´ eqchí, que se está extendiendo hacia el norte, hacia Belice. "Los propios hablantes lo han impuesto, para que los no indígenas también lo tengan que hablar, pues no contestan en castellano".

El q´eqchí no es la lengua indígena más utilizada en Guatemala, pues las aproximaciones cifran en unos 725 mil a sus hablantes, más o menos como el maya en México al que se calculan unos 777 mil, menos que el náhuatl, hablado por más de un millón de personas.

La mala relación entre el español y las lenguas indígenas está cambiando y cada vez son más aceptadas. La estigmatización que han sufrido se debe no sólo a factores sociológicos y culturales, sino a la ignorancia que tenemos de cuánto le debemos a estas lenguas.

Además de las archiconocidas maíz, canoa o tabaco, que provienen del taíno, lengua hablada en Cuba, El Salvador y Haití, al náhuatl le debemos palabras como cacao, chicle, chocolate, tomate, tiza y tocayo y al quechua de los incas hay que atribuirle los vocablos caucho, coca, llama, cóndor, vicuña o pampa. Si se suman todos los americanismos, la lengua española tiene más vocablos de origen indígena que árabe.



PUBLICIDAD