aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




El ser humano, un depredador ancestral

Así lo dieron a conocer Andrew Solow, del Instituto Oceanográfico Woods Hole, en Estados Unidos; David Roberts, del Real Jardín Botánico, y Kew y Karen Robbirt, de la Universidad de East Anglia, en el Reino Unido
Lunes 12 de junio de 2006 El Universal

Más que los cambios climáticos sufridos por el planeta, como indica la teoría más aceptada por los especialistas del ramo, los resultados de una nueva investigación muestran que los caballos prehistóricos en Alaska podrían haberse extinguido por la caza indiscriminada perpetrada por los humanos.

Así lo dieron a conocer Andrew Solow, del Instituto Oceanográfico Woods Hole, en Estados Unidos; David Roberts, del Real Jardín Botánico, y Kew y Karen Robbirt, de la Universidad de East Anglia, en el Reino Unido.

La teoría aceptada previamente indicaba que los caballos salvajes se habían extinguido mucho antes que los mamuts y previo a la llegada de los seres humanos de Asia, como producto de un enfriamiento repentino de la Tierra, aun cuando admitía la posibilidad de que hubieran sido cazados en exceso por estos últimos, sin que hubiera una conclusión definitiva al respecto.

Sin embargo, el grupo de investigadores descubrió que ciertas imprecisiones en la datación de restos fósiles, así como lo incompleto de los registros de los mismos, significaba que la supervivencia del caballo prehistórico después de la llegada de los humanos no podía ser sostenida en modo alguno.

En el documento que publica sus hallazgos, dado a conocer por la Academia Nacional de Ciencias de Estados Unidos, los estudiosos hablan del desarrollo de un novedoso método estadístico que ayuda a resolver los problemas inherentes asociados con la datación de fósiles del Pleistoceno.

Dicho procedimiento consiste en elaborar una tabla de temporización mucho más precisa para determinar el periodo de extinción de los caballos prehistóricos y mamuts, así como la causa o las causas de la misma.

"Esta investigación resulta muy excitante porque mantiene abierto el debate entre aquellos que sostienen que fue el cambio climático el que condujo a la extinción de estos animales en Norteamérica, y quienes señalan la caza desmedida de los mismos por parte de los seres humanos como la causa", dijo Robbirt.

También el mamut

La teoría de la extinción de especies causada por la caza indiscriminada efectuada por humanos ya se había considerado con el mamut (Mammuthus primigenius), un miembro de gran tamaño de la familia de los elefantes que habitaba en los exuberantes pastizales de la tundra durante el Pleistoceno.

Se cree que arribó a Alaska desde Siberia a través del estrecho de Bering, que conectaba Asia con América del Norte a través de un espacio de tierra firme que apareció durante un tiempo cuando había bajado el nivel de las aguas oceánicas intercontinentales.

Los expertos en paleontología señalan que, a pesar de que en ciertos periodos la mayor parte de Alaska estuvo cubierta con hielo, existieron otros en los cuales el terriotorio estuvo ocupado por amplios pastizales que albergaban diversas especies animales. Con el inicio de la era glacial la tundra se contrajo, las nevadas se hicieron más intensas, hecho que podría explicar la caza excesiva del mamut por parte de los humanos prehistóricos, debido a la necesidad de cubrirse del frío con el grueso pelaje del animal. (Con información de la Academia Nacioanl de Ciencias de E.U., y la Universidad de Michigan)



PUBLICIDAD