aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




En marcha, el Museo de los Ferrocarrileros

Tras un largo proceso de restauración, en el que se invirtió medio millón de pesos, hoy se inaugura el recinto en lo que anteriormente fue la estación de La Villa, en el norte del DF
Lunes 01 de mayo de 2006 Miguel Angel Ceballos | El Universal

Las reconocidas frases de "¡todos a bordo!" y "¡Vaaaámonos!" volverán a escucharse en la Estación Ferroviaria de La Villa, la más antigua que se conserva en el Distrito Federal. Ahí se inaugura hoy el Museo de los Ferrocarrileros con una exposición temporal titulada Rieleros. El tren en marcha, en la que a través de objetos e imágenes se muestra la complejidad de la vida de los trabajadores, así como el impacto que tuvo el ferrocarril en el desarrollo de la comunidad.

La Estación Ferroviaria de La Villa fue construida en 1857, y 50 años más tarde fue intervenida para tomar su forma actual. Se encuentra ubicada en la calle Alberto Herrera, entre Hidalgo y Aquiles Serdán, colonia Aragón Villa, a media cuadra del metro Basílica, en la delegación Gustavo A. Madero. Durante varios años el inmueble fue ocupado como cuartel de policía de la Secretaría de Seguridad Pública y posteriormente abandonado.

Tras una restauración realizada por la delegación Gustavo A. Madero y la Secretaría de Cultura del Distrito Federal, con apoyo del Instituto Nacional de Antropología e Historia, este espacio resguardará la memoria de uno de los gremios fundamentales en el desarrollo de México durante el siglo XX, el de los ferrocarrileros.

Este museo se ubicará en una de las estaciones más simbólicas del Distrito Federal, pues ahí llegaban los trenes que partían de la ciudad de México hacia La Villa de Guadalupe. Ya en 1873 se convirtió en una estación de tránsito hacia Veracruz y, en 1907, se integró al sistema de los Ferrocarriles Mexicanos.

La exposición Rieleros. El tren en marcha, se integra con piezas prestadas por el Museo Nacional de los Ferrocarriles Mexicanos del Centro Nacional para la Preservación del Patrimonio Cultural Ferrocarrilero, institución dependiente del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (Conaculta).

Este museo, con sede en la ciudad de Puebla, conserva un patrimonio de más de 30 mil objetos, con un centro de documentación dotado de mapoteca, biblioteca, fototeca y archivo histórico con más de 150 años de historia de los trenes en el país.

La arquitecta Patricia Albores, subdirectora de museología y museografía del Museo Nacional de los Ferrocarriles, explica que la exposición que se podrá ver desde hoy, a las 18 horas, en el Museo de los Ferrocarrileros de la ciudad de México, se pensó como un homenaje a estos trabajadores.

A través de cerca de 80 objetos como escantillones (herramienta que servía para trazar las vías), pinzas, martillos, marros, palas, placas, planchuelas, clavos, tablero telegráfico, resonador de sonido, llave telegráfica, reloj reglamentario, bancas, maletas, gorras de conductor y crisoles para la fundición, entre otros, se ofrecerá una síntesis de la historia de los ferrocarrileros.

Una de las piezas más importantes de la exposición es una pequeña locomotora de unos siete metros de longitud. Se trata de una máquina que durante mucho tiempo estuvo en la entrada de la estación de Trenes Buenavista y que, ante su deterioro, fue restaurada en Puebla entre 1998 y 1999. "Siempre se pensó que esta pieza tan bella -una de las primeras que llegaron al país- debería regresar a la ciudad, y ésta es una excelente oportunidad", cuenta Albores.

La arquitecta precisa que se trata de una exposición que durará unos tres meses, pero que ya se trabaja en el guión museográfico de lo que habrá en las salas permanentes del recinto. "Para eso nos coordinaremos con la Secretaría de Cultura del DF, haremos un convenio o algo, todavía estamos en eso, porque los que tenemos la colección somos nosotros, y de lo que se trata es de que no esté guardada, sino mostrarla al público."



 

PUBLICIDAD