aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Actualizan las Culturas del Golfo


Viernes 02 de abril de 2004 Alan Rodríguez | El Universal

Una visión integral de las culturas mesoamericanas olmeca, huaxteca y del centro de Veracruz delinea el nuevo concepto de la Sala de las Culturas del Golfo del Museo Nacional de Antropología.

Un conjunto de casi mil piezas deja ver a las comunidades que habitaron antes de la llegada de los españoles en los actuales estados de Veracruz, San Luis Potosí, Hidalgo, sur de Tamaulipas, parte de Tabasco y Querétaro.

La atmósfera que invade este espacio es resultado de una combinación entre conocimiento científico y propuesta estética. La distribución de las vitrinas, la iluminación y el montaje de los objetos pretenden ofrecer al espectador una mejor comprensión de las formas de vida y cosmovisión de aquellos pueblos. En esta nueva perspectiva, el salón es un agente comunicador que revalora el pasado.

La introducción a este universo prehispánico es el apartado "El paisaje y animales". Ahí, una cabeza olmeca, tan alta como el Calendario Azteca, da la bienvenida al visitante. Mientras, fotografías de gran dimensión reflejan el medio ambiente en el cual se desarrollaron y florecieron estos grupos.

El resto de la exposición obedece a un desarrollo cronológico dividido en los periodos Preclásico, Clásico y Posclásico. Incluye esculturas de mediano y gran formato, figurillas de arcilla y barro, herramientas, utensilios, objetos ceremoniales, instrumentos musicales, algunos textiles, fragmentos de pinturas, piezas talladas en madera y copias de láminas de códices. Muchas de ellas son representación de deidades, personajes masculinos y femeninos, sacerdotes y sacerdotisas.

Nuevos temas de análisis sobre la vida de aquellos habitantes del México prehispánico se asoman aquí. Por ejemplo, la retroalimentación cultural que se dio entre Teotihuacán y la Costa del Golfo. Lo mismo que su concepción de la fertilidad ejemplificada con diminutas figuras femeninas y de diosas. El culto al falo y distintas alternativas de ornamentación personal, son dos de las novedades en este nuevo diseño museográfico y cultural.



PUBLICIDAD