aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Hallan en Israel esfinge única del Rey Micerinus

La Universidad Hebrea de Israel encabeza el descubrimiento que data de hace más de 4 mil años
Hallan en Israel esfinge única del Rey Micerinus

ÚNICA. La esfinge tiene una inscripción en sus piernas con el nombre del Rey Mycerinus, que gobernó en el tercer milenio A.C.. (Foto: ESPECIAL )

Martes 16 de julio de 2013 Jana Beris Corresponsal | El Universal
Comenta la Nota

cultura@eluniversal.com.mx

JERUSALÉN.— “Mientras el Egipto moderno busca un nuevo líder, arqueólogos israelíes han hallado evidencia de un líder egipcio antiguo en el norte de Israel”. Con este original título, relacionado con sucesos dramáticos muy actuales, la Universidad Hebrea de Israel encabezó su comunicado referente a un descubrimiento arqueológico que data de hace más de 4 mil años.

En el parque nacional Tel Hatzor, al norte del Mar de Galilea, arqueólogos de la Universidad Hebrea de Jerusalén han descubierto parte de una esfinge única, perteneciente a uno de los antiguos faraones constructor de las pirámides de Giza, el Rey Micerinus. La particularidad de lo encontrado, además de la imponencia de la estatua en sí —que en su totalidad puede ser deducida por la parte hallada— radica en el hecho que se trata de la única esfinge del faraón en cuestión, hallada jamás. Ni en Egipto se conoce una esfinge de dicho monarca. Y es, además, el mayor hallazgo egipcio en la parte sur del Levante.

“En Hatzor hemos hallado muchas cosas interesantes y sorprendentes y es difícil hacer una escala de qué emociona o cuenta más”, dijo a EL UNIVERSAL Sharon Zuckerman, una de las jefas de la excavación en Hatzor, junto al profesor Amnon Ben-Tor. “Pero sin duda, esto ocupa un lugar muy destacado”. La esfinge tiene una inscripción jeroglífica en sus piernas, con el nombre del Rey Micerinus, que gobernó en el tercer milenio A.C., hace más de 4.000 años. Junto al nombre del rey, la inscripción incluye la descripción “amado por manifestación divina… que le dio vida eterna”.

Zuckerman ríe cuando preguntamos qué hace una esfinge egipcia en el norte de Israel. “Lo más probable es que haya llegado como parte de un intercambio de regalos entre los reyes de aquel entonces”, explica, recordando que en la bíblica Canaan, había numerosas “ciudades reinos”, al frente de cada una de las cuales había un rey, pero que Hatzor, sin duda, era la más importante. Hatzor es el lugar de la era bíblica más grande del país, que se extiende por una superficie de 200 acres (unas 80 hectáreas) y ha sido reconocido por la UNESCO como Legado Universal.

En el segundo milenio se estima que vivían en Hatzor unas 20.000 personas, por lo cual era la ciudad más grande e importante de toda la región. Su tamaño y su ubicación estratégica en la ruta que conectaba Egipto con Babilonia, la convirtió en “la cabeza de todos los reinos”, de acuerdo con el libro bíblico de Josué (capítulo 11, versículo 10).

La conquista de Hatzor por los israelitas abrió el camino hacia su instalación en Canaan. La ciudad fue reconstruida y fortificada por el Rey Salomón y prosperó en los días de Ahab y Jeroboam II, hasta su destrucción final a manos de los asirios en el año 732 A.C.

¿Por qué es tan importante conocer lo que pasó en Hatzor?, preguntamos a esta arqueóloga israelí, señalando que la referencia tiene una importancia singular más allá de lo bueno del conocimiento histórico en general. “Porque la época de la que hablamos, entre el 1550 y el 1200 A.C., fines de la edad de bronce canaanita, fue la de mayor esplendor y al mismo tiempo el comienzo del final de la cultura canaanita en la tierra de Israel.

Cuando Hatzor es destruida, eso pasa paralelamente a procesos de desmoronamiento de toda la cultura canaanita en la cuenca del Mediterráneo. Luego de esa destrucción, comenzó una nueva etapa en la historia de esta tierra. Es la época en la que empezamos a oír de los israelitas, de los filisteos… es un nuevo Medio Oriente. Por eso es tan importante lo que pasó allí, ya que simbolizaba el fin de una era sumamente rica y variada”, explicó.

Zuckerman lamenta que por la situación política —y no se refiere a la crisis actual en Egipto sino a lo frío de la paz entre ambos países— no haya contacto con colegas egipcios. “Pero se enterarán de todo, ya que vamos a publicar esto, como se debe, en la literatura profesional”.



Comenta la Nota.

 

PUBLICIDAD