aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Llega a México el arte de la "marginación"


Jueves 30 de agosto de 2001 Patricia Velázquez Yebra | El Universal

Nacieron en un país envuelto en la guerra, en medio de rezagos sociales y presiones políticas. "La intimidación, la amenaza, la marginación, eran el pan nuestro de cada día", comenta el grupo de artistas que no rebasan los 30 años de edad, quienes tomaron la calle para darle salida a un arte siempre comprometido con la lucha de su país: Guatemala.

Interesados en los nuevos medios, géneros y herramientas artísticas, los 16 creadores se unieron en la exposición Suyo/ajeno y ajeno/suyo. Arte contemporáneo de Guatemala , que se inaugura mañana viernes a las 20 horas en el Ex Teresa Arte Actual (Primo Verdad 8, Centro Histórico).

Performances, instalaciones, videos e intervenciones son algunas de las propuestas que se presentarán este viernes, las cuales cuestionan y buscan poner en evidencia la masacre, el luto, la banalización, las etiquetas sociales, el "canibalismo", la modernidad y otros elementos que forman parte del paisaje guatemalteco y de la globalización.

Para Xavier Rodríguez, curador de la muestra, lo que unifica a este grupo de artistas es la condición de guatemaltecos pertenecientes a una misma generación que creció en un estado de guerra.

"Todos ellos proponen géneros menos conservadores y académicos y muestran abierta inclinación por el performance, la instalación, las intervenciones, el video, etcétera, característicos del arte contemporáneo."

Invitados por Guillermo Santamarina, director del Ex Teresa Arte Actual, después de haber ofrecido un curso de artes visuales a principios de este año en Guatemala, los artistas han desarrollado una larga lucha por darle mayor presencia al arte contemporáneo en su país, a través de diversos eventos que han tenido la calle como escenario principal.

El Festival Octubre Azul, realizado el 20 de octubre, fecha en que se conmemora la revolución, es uno de los eventos organizado por el grupo, el cual tuvo una excelente respuesta del público.

"Tomamos el Edificio de Correos, que estaba en desuso, para hacer una exposición bastante grande con 70 artistas, quienes hicieron instalaciones, performances, teatro, danza y otras expresiones. También ocupamos la calle, que ha sido una iniciativa bastante interesante, porque atrapa a la gente que se siente marginada del quehacer artístico."

Ellos son Andrea Aragón, Javier del Cid, María Adela Díaz, Regina José Galindo, Antonio Jueves, Jorge de León Chávez, Aníbal López, Alejandro Marré, Gabriela Meléndez, Sandra Monterroso, José Osorio, Alejandro Paz, José Pérez, Melanie Ríos, Rodrigo Samayoa e Irene Terrabiarte.

A decir de Xavier Rodríguez, es importante la presencia de los artistas guatemaltecos en México porque se refresca la mirada del ambiente artístico mexicano, que luego se vuelve un poco autocomplaciente.

Al referirse a su proyecto, Regina José Galindo señaló que hará una intervención pública con la bandera de Guatemala a la que le cambió el color azul por el negro, en alusión al luto que por años ha cubierto al pueblo guatemalteco y la difícil situación política que se vive.

Por su parte, José Osorio presentará su título de graduado del Tecnológico de Monterrey, a fin de cuestionar toda la carga social y económica que le confiere la familia a este documento. "En Guatemala tener un título es casi como ser un dios. Decidí renunciar a eso y cuestionar un proceso que duró 213 mil 160 millones de segundos."

Con cinco años de estudios en México, Osorio indicó que al asumir una postura política, determinó dejar todo de lado y dedicarse al arte. "La idea de este proyecto es banalizar algo que te convierte en un objeto y que únicamente busca satisfacer las aspiraciones de la familia. Los individuos ya no nos vemos a los ojos, sino a través de etiquetas que la sociedad nos impone."

Antonio Jueves, otro de los participantes, convertirá en objetos artísticos los cables de electricidad, que se han convertido en un símbolo de la modernidad; mientras que María Adela Díaz trabajará una pieza en la que toma como icono al perro.

"La idea manejada en esta intervención es que nos estamos convirtiendo en animales carnívoros y nos estamos comiendo unos a otros. Por eso, el perro tendrá marcados los cortes de carne que se utilizan para la venta de comida."

En opinión de la joven artista, se trata de un grupo de creadores independientes que no se pueden sustraer de la cuestión política, "ya que 90 por ciento de la población está sufriendo ese sistema y no nos podemos desligar".

Para José Pérez, quien manipulará un cable de más de 40 metros de largo, que descenderá de una cúpula y se posará en un reclinatorio (como un diálogo entre la catarsis y el sentimiento de culpa), los años de la guerra provocaron el resurgimiento de este movimiento artístico, con una generación bastante activa y un sentido muy crítico.

"Lo artístico está pasando por una crisis muy grave, está inmerso en un negativismo total; el problema es que faltan recursos, somos víctimas de la situación económica; sin embargo, pensamos que podemos hacer miles de cosas en la calle. Y así lo estamos haciendo."

Una mesa redonda sobre la situación del arte contemporáneo de Guatemala, se llevará a cabo en el Museo de Arte Carrillo Gil (Revolución 1608, San Angel), el 1 de septiembre a las 12 horas.



PUBLICIDAD