aviso-oportuno.com.mx

Suscrbase por internet o llame al 5237-0800




Historias de reportero | Carlos Loret de Mola

El “mentiroso” embajador

Nació en Mérida, Yucatán, México. Es Licenciado en Economía por el Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM)

E...

Más de Carlos Loret de Mola



COLUMNAS ANTERIORES

Jueves 10 de marzo de 2011


Si la lectura política del embajador estadounidense Carlos Pascual sobre la realidad mexicana se circunscribe a lo revelado por WikiLeaks, el gobierno de Barack Obama podría ahorrarse un dinero cerrando la representación diplomática e inscribiéndose, en sustitución, a cualquier síntesis periodística que le llegue tempranito a la Casa Blanca con lo más importante que aparezca en los medios de comunicación de nuestro país: en los cables no hay información privilegiada, conclusiones novedosas, diagnósticos diferentes, nada que deje sentir el peso de la potencia y su capacidad de acceso y espionaje. Esto deja dos escenarios: las informaciones más importantes no se filtraron o el diplomático Pascual es un columnista promedio.

Sin embargo, el presidente Calderón ha puesto el grito en Washington y descalificado al embajador por vertir una serie de ¿mentiras?, ¿rumores?, ¿desinformaciones? Juzgue el lector. Esto ha dicho Carlos Pascual:

—Que debajo de la fachada que les impone el profesionalismo militar, hay tensiones considerables entre la Secretaría de Marina y la Secretaría de la Defensa Nacional.

—Que hay descoordinación e incluso rivalidad entre instancias civiles encargadas del combate al crimen organizado, como la Secretaría de Seguridad Pública y la Procuraduría General de la República, y sus titulares.

—Que no existen suficientes policías capacitados en México para sustituir a los militares en la lucha anticrimen, y el Ejército no está capacitado para hacerla de policía.

—Que la muerte de Arturo Beltrán Leyva en un operativo de la Marina en Cuernavaca no resuelve el problema de narcotráfico en México.

—Que antes del operativo de la Marina que llevó a la muerte de Beltrán Leyva, el Ejército recibió la información de Estados Unidos, pero mostró rechazo a actuar rápidamente, lo que refleja una aversión al riesgo.

—Que Calderón corrió a Medina Mora porque lo veía cercano al PRI y no quiso usar la PGR para temas panistas.

—Que al ser propuesto por Felipe Calderón como aspirante a procurador nacional, Arturo Chávez Chávez era más bien gris, cuestionado por su desempeño como procurador de Chihuahua cuando las muertas de Juárez.

—Que los aspirantes a la candidatura presidencial del Partido Acción Nacional son grises y que el partido se ve inseguro sobre la mejor manera de fortalecerlos.

El representante en México del gobierno más poderoso del mundo no tuvo que recurrir a fuentes secretas de inteligencia ni asomarse a los sótanos del poder para llegar a las conclusiones que transmitió a sus superiores en Washington. La mayor parte de sus comentarios parecen extraídos de columnas periodísticas que se publicaron durante el periodo en que redactó sus cables: la segunda mitad de 2009. Gran escándalo que sólo se explicaría si Calderón no quiere dejar al Ejército mexicano a la deriva de Julian Assange. En cualquier caso, sorprende que ante la revelación de que EU dejó pasar 2 mil armas a nuestro país, la respuesta mexicana fue tibia.

SACIAMORBOS

Así de pareja está la guerra: 74 mil millones de dólares contra 10 mil. Siete-uno.



PUBLICIDAD