El Universal Columnas
El Universal Universal, ElUniversal, México, Mexico, DF, Periódico, Periodico, Noticias, Información, Informacion, Clasificados, Avisos, News, Newspaper, Information, Editoriales, Columnas, Internacional, Nación, Nacion, Estados, Ciudad, Finanzas, Deportes, Espectáculos, Espectaculos, Cultura, Galería, Galeria, Clima, Horoscopos, Aviso, Oportuno, Dinero, Fotogaleria, Ocio, Especiales, Compras, Entretenimiento
 
 Buscar en: 
  
 
   
    Itinerario Político
Ricardo Alemán
25 de junio de 2007

Hidalgo: caos y desgobierno

Entre el gabinete de Miguel Ángel Osorio Chong se ha desatado una guerra civil por la sucesión

En el PRI le abren la puerta al PAN, en cuyo partidola señora Xóchitl Gálvez gana cada vez más adeptos

C uando apenas recorre la mitad del camino, el gobierno de Hidalgo, en manos del priísta Miguel Ángel Osorio Chong, vive en medio del caos político y administrativo como resultado de feroces guerras intestinas entre sus colaboradores, quienes se han enfrascado en una peligrosa sucesión adelantada que acusa signos evidentes de desgobierno, una notable caída en las simpatías del PRI y un consistente crecimiento del PAN y el PRD.

Durante décadas el estado de Hidalgo fue reconocido como uno de los bastiones electorales del PRI, gracias al control caciquil que ejercieron las familias Rojo y Lugo, el feudo estudiantil motejado como “La Sosa Nostra” y en años recientes la influencia del poderoso grupo de Jesús Murillo Karam —quien hoy ocupa la secretaría general del PRI que preside Beatriz Paredes— y que en mala hora logró imponer como gobernador a Osorio Chong, un político más bien mediocre, más preocupado por ocultar supuestos escándalos de alcoba y por su origen chino, que en gobernar.

Por eso, entre el gabinete de Miguel Ángel Osorio Chong se ha desatado una verdadera guerra civil por la sucesión, en la que colaboradores, amigos y cercanos disputan el dinero público y las instituciones del Estado para su respectivas causas. Y es que entre la clase política de Hidalgo cobra carta de naturalización una consigna en la que muchos creen y de la que todos pretenden beneficios: “Si Osorio Chong llegó al gobierno, cualquiera puede”, se dice. Lo cierto es que a tres años de iniciada su gestión, el gobernador de Hidalgo y sus pocos leales aparecen, cada vez con mayor frecuencia, como meras figuras decorativas, sobre todo frente a la pelea por sucederlo y al renovado poder de personajes como Jesús Murillo Karam.

En la lucha por el poder en Hidalgo aparecen, en ese orden, Jorge Romero, secretario estatal de Educación, conocido porro universitario, cuya cartera es una cuota al poderoso grupo de “La Sosa Nostra” —que jefatura Gerardo Sosa— y quien se dice “amigo de la infancia de Osorio”. Y en efecto, compartió banca desde la secundaria con el mandatario de Hidalgo, pero también es el pretendiente más activo a la sucesión. En una reunión que meses anteriores encabezó con todo el sector educativo del estado —a la que llegó con una novia despampanante— Jorge Romero “pasó la charola” con el argumento de que preparaba su candidatura. Todos debían rascarle al presupuesto.

Le sigue en la palea la presidenta del Tribunal de Justicia, Carolina Viggiano Austria, una inteligente abogada identificada con el grupo político de Murillo Karam, y quien de manera habilidosa usa para su promoción personal el Sistema Estatal de Radio y Televisión, institución en manos de la locuaz Helia Carolina Soto quien, a su vez, se promueve desde las pantallas de la televisión y las frecuencias de radio para su promoción personal. Quiere ser, por lo menos, diputada federal, una vez que no logró ser “primera dama”. Y es que Carolina Soto es esposa del malogrado político Mario Viornery, en su momento un potencial aspirante al gobierno estatal, que quedó fuera de la contienda a causa de un nada claro accidente carretero. ¿Por qué el poder y la influencia de la pareja de Helia Carolina Soto y Mario Viorney? Adivine usted por qué. Porque Viorney le dio el primero, el segundo y el tercer empleo a Osorio Chong.

No es casual que en la lucha por el poder en Hidalgo y en la ruta hacia la sucesión, la disputa se concentre en los medios de comunicación, sobre todo en la televisión y la radio estatales. Por eso el poder casi infinito de la señora Carolina Soto, directora del sistema estatal, funcionaria que nada sabe del tema, pero que obliga a los periodistas a que la entrevisten un día sí y otro también,y que al amparo de un empleado déspota y prepotente como Sebastián Salgado Ircio —de origen argentino— ha creado un clima de terror en la institución, al grado de que el pasado jueves 22 de junio un grupo de trabajadores de la televisión y la radio de Hidalgo los denunció ante la Comisión de Derechos Humanos de Hidalgo, ¿por qué? Casi nada, porque “el argentino” ha llegado a extremos de liarse a golpes con los trabajadores, además de despedir con insultos y humillaciones a todos aquellos que algo saben de radio y televisión, que se niegan a sus ocurrencias, o que reclaman que la radio y la televisión son de Estado, no para el servicio de un grupo. ¿Y el gobernador Osorio Chong? No existe.

También aparece entre los pretensos Ramón Ramírez, secretario de Planeación, el poderoso hombre de los dineros, quien por su parte no sólo hace su “cochinito”, sino que utiliza el dinero público y su posición para promover su candidatura. Para ello ha creado una estructura paralela a la de Comunicación Social del gobierno estatal; aparato que usa los recursos públicos para “vender” su imagen de potencial gobernador en los medios locales. Todo sin que nadie diga nada, y menos el gobernador.

De igual manera, con un activismo que hace ver como figura decorativa a Osorio Chong, aparece el secretario de Gobierno, Francisco Olvera, el encargado de la política interna, de la relación con los partidos políticos, el Congreso local y el Poder Judicial. El señor Olvera en realidad despacha como si fuera el gobernador, ante la ausenciade Osorio Chong, a quien la voz popular de Hidalgo identifica más bien preocupado por asuntos muy personales.

La crisis política en Hidalgo reventará tarde o temprano y, por lo pronto, en el Partido Revolucionario Institucional le abren la puerta al PAN, en cuyo partido la señora Xóchitl Gálvez gana cada vez más adeptos. Al tiempo.

 
BÚSQUEDA
Autor:  
Columna:
 

PERFIL
 
Apasionado del periodismo, así explica el autor su dedicación de más de 10 años a este espacio donde se afana en traducir, aclarar y revelar los entretelones de críptico ámbito que es la política. Su trabajo requiere análisis, conocimiento y paciencia para poner en su lugar las piezas del acertijo. Le intriga también la literatura, aunque asegura que ninguna novela es más interesante que la realidad política.
 
Columnas anteriores
 
PRI: danza de esqueletos 2007-06-24
 
Ulises... y todos 2007-06-21
 
El ´G-3´ y la miseria 2007-06-20
 
Derecha obtusa 2007-06-19
 
Oaxaca y la Corte 2007-06-18
 
 
- A   A   A +
El UNIVERSAL | Directorio | Contáctanos | Código de Ética | Avisos Legales | Publicidad | Mapa de sitio
© Queda expresamente prohibida la republicación, parcial o total, de todos los contenidos de EL UNIVERSAL