El Universal Columnas
El Universal Universal, ElUniversal, México, Mexico, DF, Periódico, Periodico, Noticias, Información, Informacion, Clasificados, Avisos, News, Newspaper, Information, Editoriales, Columnas, Internacional, Nación, Nacion, Estados, Ciudad, Finanzas, Deportes, Espectáculos, Espectaculos, Cultura, Galería, Galeria, Clima, Horoscopos, Aviso, Oportuno, Dinero, Fotogaleria, Ocio, Especiales, Compras, Entretenimiento
 
 Buscar en: 
  
 
   
    Estrictamente personal
Raymundo Riva Palacio
28 de mayo de 2007

Guerra en el Golfo

Dentro del cártel del Golfo, que se está quedado sin droga, hay una feroz batalla por el control que extiende su estela de sangre por cuatro estados

El gobernador de Veracruz, Fidel Herrera, es testigo incapaz de uno de los fenómenos más sorprendentes en la dinámica del narcotráfico: en su estado se está librando la principal batalla dentro del cártel del Golfo por el control de la organización, después de que la extradición de su jefe, Osiel Cárdenas, rompió la columna vertical de ese grupo, lo desarticuló y puso a pelear por la supremacía a sus dos principales lugartenientes, Heriberto Lazcano, el Zeta 1 , responsable de Los Zetas , el brazo militar del grupo, y Jorge Costilla, El Coss , quien tiene la relación con los cárteles de Colombia, que les proveían de cocaína. La sangre está siendo vertida sobre territorio veracruzano, aunque los síntomas de la descomposición del cártel se están dando también en Durango, Coahuila y Sonora.

Veracruz es un territorio entregado al cártel del Golfo desde hace tiempo, donde el gobernador Herrera está totalmente rebasado, y la extradición de Cárdenas en enero pasado lo llevó al límite de su incompetencia en materia de seguridad. El 3 de marzo, después de haber registrado que un avión ejecutivo Grumman procedente de Texas aterrizó en Veracruz con un grupo de personas altamente sospechosas, no hizo nada.

Horas más tarde, en el marco de una carrera de caballos en Villarín, un suburbio del puerto, inició un ataque contra el principal pasajero del vuelo, Efraín Teodoro Torres, el Zeta 14, uno de los desertores del Ejército mexicano que se pasó a las filas del ejército del cártel del Golfo, y de quien las autoridades federales sospechan como el responsable del asesinato del cantante Valentín Elizalde el año pasado en Reynosa.

De acuerdo con las averiguaciones policiales y las crónicas periodísticas que reconstruyeron el enfrentamiento, El Efra, como también era conocido, llevaba 18 escoltas, varios de ellos también desertores del Ejército y entrenados por las fuerzas especiales en Estados Unidos. Ese grupo de zetas enfrentó a los agresores, entre los que se encontraban dos maras, que eran quienes iban a ejecutar directamente al Zeta 14, según la policía estatal. Pero el disparo que segó la vida de Torres no fue frontal, sino por la espalda, de uno de los guardaespaldas que lo debía proteger. Dos de los escoltas fueron ingresados al penal con la cara hecha pedazos a golpes, pero de acuerdo con fuentes federales, no fue por una golpiza de la policía, sino de los mismos zetas que buscaban quién los había traicionado.

El Efra , de acuerdo con altas fuentes gubernamentales, era un hombre leal a Costilla, a quien también se le conoce como El Sombra , y quien tras la detención de Osiel Cárdenas en marzo de 2003se había convertido en su operador principal, manejando al cártel del Golfo de acuerdo con las instrucciones que le daba desde el penal de La Palma, antes de ser extraditado. Costilla, uno de los hombres más buscados por el gobierno de Estados Unidos -y por quien el Departamento de Estado ofrece una recompensa de 5 millones de dólares por información que conduzca a su captura- entró con el asesinato de Torres a un enfrentamiento público con Lazcano.

El segundo episodio público se dio a mediados de mayo, cuando los escoltas de los hijos del gobernador del estado de México, Enrique Peña Nieto, notaron que un vehículo se les acercaba a toda velocidad.

Como es el procedimiento normal de los escoltas, se abrieron a la izquierda para cerrarles el paso, y por radio pidieron a la tía de los niños, que conducía su propia camioneta, se adelantara al hotel. De acuerdo con la investigación, la señora vio que dos camionetas circulaban a toda velocidad en sentido contrario a ella, y se pararon donde ya discutían los guaruras con los desconocidos.

Sin mediar palabra, rociaron a los guardaespaldas de metralla. Cuatro fueron ejecutados y una bala perdida alcanzó a pegar en el medallón de la camioneta donde viajaban los hijos del gobernador. Una alta fuente gubernamental confirmó que los atacantes eran zetas que responden a las órdenes de Lazcano, de quien sospechan iba en una de las camionetas, y que pensaban que los escoltas eran sicarios leales a El Coss. Los incidentes en Veracruz dispararon la violencia de zetas contra zetas, y su lucha por la supervivencia. Lo más reciente son los sucesos en el norte de Sonora, en el área de Cananea, donde un convoy de zetas, ex militares casi todos, vigilaban su trasiego de droga y tenían tomadas varias comunidades.

Dias antes habían realizado una serie de atentados en Torreón y Gómez Palacio contra jefes policiacos y empresarios, en acciones que, según las autoridades, no tienen sentido táctico o estratégico alguno. Al contrario. Lo que están viendo es una descomposición dentro del cártel del Golfo, que lo está aniquilando como cártel de la droga. De hecho, dijo una alta fuente en el gobierno, el cártel del Golfo dejó de ser proveedor de droga en los últimos meses, al perder la confianza de sus abastecedores colombianos que les recortaron los suministros.

La ruptura de sus vínculos territoriales derivado de los operativos conjuntos en sus zonas de operación, los descapitalizó y junto con la disminución del abasto y posterior cancelación de droga, se quedaron sin dinero para sus nóminas. Este fenómeno agudizó las contradicciones dentro del cártel y aceleró la lucha por el liderazgo. Sus miembros comenzaron a mudarse de delito, del federal al del fueron común, cobrando impuestos a prostitutas en Tamaulipas, o incrementando los secuestros en el norte del estado o en otras partes del país.

Uno de los ejemplos más dramáticos de esta crisis dentro del cártel del Golfo es la detención en abril en Campeche de Nabor Vargas García, El Débora, durante un operativo para rescatar a un empresario que había secuestrado. Vargas García era uno de los fundadores de los zetas y uno de los pocos activos que fueron reclutados directamente por Osiel Cárdenas, quien de estar en la cima del poder tuvo que dedicarse no sólo al secuestro, sino de participar directamente en él. Cuando lo detuvieron, junto con una veintena de escoltas, estaba precisamente junto al secuestrado.

La crisis del cártel del Golfo beneficia directamente al cártel de Sinaloa, que no ha perdido la confianza de los abastecedores en Colombia y que, en la lucha contra sus rivales por las plazas han tenido mayores inventarios para evitar que se las quiten. Tampoco hay un problema de liderazgo en ese grupo, donde sin quitarle protección le han quitado mando operacional a El Chapo Guzmán.

Los atentados en el norte y noroeste del país realizados por Los zetas, buscan menguar la capacidad de la organización sinaloense, pero traen el problema grave de la división interna. Muchos frentes de combate tiene abiertos el cártel del Golfo en este momento, hacia afuera y hacia dentro, donde sus pugnas internas por el control puede, al final del camino, terminar liquidándolos a todos como organización.

rriva@eluniversal.com.mx

r_rivapalacio@yahoo.com

 
BÚSQUEDA
Autor:  
Columna:
 

PERFIL
 
Reconocido periodista y analista, Raymundo Riva Palacio ha obtenido dos Premios Nacionales de Periodismo. Durante su fructífera carrera, ha escrito para numerosos periódicos de México, España, Canadá y Estados Unidos. Es autor de "Centroamérica: la guerra ya empezó", "Más allá de los límites: ensayo para un nuevo periodismo", y coautor de "Aún tiembla" y "La cultura de la colisión". Su último libro se titula "La prensa de los jardines". Actualmente es director editorial de El Gráfico, El M, y coordinador de asuntos internacionales de EL UNIVERSAL.
 
Columnas anteriores
 
Las redes de Ahumada 2007-05-25
 
El factor Ana Rosa 2007-05-23
 
James Bond en el Trópico 2007-05-21
 
La otra cara en Apatzingán 2007-05-18
 
´Top ten´ de la muerte 2007-05-16
 
 
- A   A   A +
El UNIVERSAL | Directorio | Contáctanos | Código de Ética | Avisos Legales | Publicidad | Mapa de sitio
© Queda expresamente prohibida la republicación, parcial o total, de todos los contenidos de EL UNIVERSAL