Una cosa bella es un placer eterno

La belleza del ajedrez está en la precisión de las jugadas, la originalidad de las maniobras y la efectividad de las combinaciones
19/05/2018
23:08
-A +A

En tanto arte, el ajedrez contiene belleza. Lo bello es una cualidad de las cosas, de las personas o de la vida, que encanta y da placer. El filósofo Jean Jaques Rousseau (1712- 1789) advirtió: “Si quitamos de los corazones el amor a lo bello, quitamos todo el encanto de vivir”.

La belleza del ajedrez está en la precisión de las jugadas, la originalidad de las maniobras y la efectividad de las combinaciones. “La belleza es la manifestación sensible de la idea,” escribió el filósofo Georg Hegel. También el poeta francés Charles Baudelaire afirmó: “La irregularidad, es decir, lo imprevisible, la sorpresa o el estupor son elementos esenciales de la belleza”. En toda partida de ajedrez confluyen la fuerza del pensamiento, la luminosidad de las ideas y lo imprevisible de las acciones, lo que habitualmente produce belleza y da placer. El poeta inglés John Keats dijo: “Una cosa bella es un placer eterno”. 

[email protected]

ajedrez.jpg

 

COMENTARIOS