Se encuentra usted aquí

Terror en La Rambla

19/08/2017
01:59
-A +A

Hace horas, radicales islamistas asesinaron al menos a 13 personas y dejaron muy mal heridas a más de 100 después de conducir sin piedad una camioneta a lo largo de 500 metros del kilómetro y medio que comprende el paseo sobre La Rambla, en Barcelona. Es el atentado más grave en España desde el 11-M. En cosa de segundos, las imágenes de la tragedia le dieron la vuelta al mundo.

Vaya época de terror que nos toca vivir. Ahora los lugares más emblemáticos de Europa son los más peligrosos del mundo, y quien promueve este irracional odio sobre Occidente no gasta un euro en su implementación. Sembrar odio es gratis, efectivo y duradero.

Adicionalmente, no sólo se consigue un efecto devastador en el sitio del ataque, sino que su repercusión, mensaje y efecto es ilimitado. Ayer, todos los diarios y noticieros del mundo hablamos y publicamos imágenes al respecto; tan sólo nuestra imagen principal de portada que aquí puede ver y que fue distribuida por la agencia EFE, fue replicada en cinco diarios nacionales en México, y en más de 300 rotativos en todo el planeta.

Sumados a miles de portales en la web están los millones de tuits que se generaron con este ataque y las miles y miles de horas que ocuparon todas las televisoras para hablar sobre el tema. ¿Cuánto costaría un mensaje así a nivel mundial si se lo encargaran a una agencia de marketing? Literalmente resultaría en un presupuesto inalcanzable para cualquier empresa de nivel global. ¿Cuánto paga ISIS?, nada, cero, su odio se transmite gratis.

Quizá derivado de eso son los llamados de las autoridades catalanas para evitar su difusión, por ello corren de la escena a los improvisados documentalistas con celular en mano, y en redes insisten en no viralizar esas fotos o videos, y quizá tengan razón desde el punto de vista ético o estratégico, pero es claro que ese llamado está condenado al fracaso. Es imposible evitarlo.

Siempre han existido testigos del drama, pero hoy todos lo documentan, lo graban y lo difunden; es un gesto cultural contemporáneo; el llamado a no hacerlo es razonable, pero, dicho mensaje tendrá el mismo destino que el agua cuando se tira en arena. Se diluye.

¿Pero, qué podemos hacer en Occidente para protegernos de este tipo de ataques con nuestros propios autos? Quizá nada en lo inmediato, pero es un hecho, que desde ahora, toda plaza importante del mundo, incluido el zócalo capitalino, deberá contar con esos pequeños duendes en forma de tubo que hoy bordean nuestras banquetas.

Después de los ataques en 2001 a las Torres Gemelas cambió para siempre la seguridad aeronáutica; este nuevo atentado en Barcelona, que se suma a los de Niza, Londres, Berlín, Nueva York, y otros similares, obliga a todo alcalde previsor a colocar barreras infranqueables a estos cobardes asesinos al volante.

Eso sí, nada impedirá la evolución del terrorismo internacional que repetirá escenas de horror en cualquier rincón del mundo. Bienvenidos a la nueva guerra mundial sin fronteras y sin ejércitos convencionales. Es el terror globalizado. Son los “soldados” de ISIS.

 

@Mxulysses
***En la foto: Barcelona, el peor ataque terrorista desde el 11-M. (DAVID ARMENGOU. EFE)

Más sobre el autor

Comentarios