Se encuentra usted aquí

No fotos

21/10/2017
01:58
-A +A

En medio de esta hipervisualidad colectiva, hoy toca reflexionar sobre los efectos mediáticos del último terremoto registrado en México, en septiembre de este año. ¿Por qué enmudecieron las redes sociales en términos visuales? ¿Qué motivó esa baja circulación de imágenes en las primeras 24 horas?

En ese contexto invitamos a Francisco Mata, fotógrafo experimentado y analista serio de la imagen contemporánea, para platicar con él sobre lo que se vio en esos días y cuáles serían las presuntas respuestas a este fenómeno. ¿Qué cambió? ¿Qué nos paso? ¿Para qué tomar imágenes en ese momento? ¿Fue la fotografía una herramienta más en el contexto de solidaridad colectiva?

De entrada, Mata plantea que socialmente los usuarios de redes en general están mejorando su calidad y producción visual, primero por el afán de competir y ser más vistos frente al contexto de imágenes que inundan la red, seguido de un aprendizaje colectivo que ha mejorado su capacidad de síntesis visual. Esto en el entendido de que la gente comprende que un video movido nadie lo ve y se brinca al siguiente.

La conversación con Mata Rosas se de a un mes del 19/S y juntos tratamos de entender lo que circuló en los primeros minutos en redes, para después derivar en un silencio visual de horas y horas, donde el ciudadano dejó de hacer foto para convertirse en voluntario y rescatista.

Algunas posibles respuestas a este fenómeno, podrían ser:

 

1. En primera instancia, todos volvimos a usar los dispositivos móviles para lo que son: comunicarnos, y en los primeros instantes se hicieron llamadas o usamos WhatsApp para saber cómo estaban la familia o los amigos.

2. Frente a la tragedia, por instinto y empatía frente a la urgencia, la gente se acercó a las zonas de desastre a quitar piedras, salvar vidas, llevar agua y ayudar de manera solidaria.

3. En las siguientes horas, los celulares se comenzaron a usar para ubicar los edificios derrumbados, pedir medicinas, comida, cobijas y ayuda en general.

4. Además, cuándo se trabajaba en las zonas y alguien se acercaba con celulares a tomar alguna imagen vino el reclamo colectivo y la censura social exigiendo “respeto a las víctimas” y pidiendo cero fotos. —Esta columna incluye una imagen que tomó Francisco Mata en la Condesa— donde expresamente se pide: NO FOTOS, RESPETO A LAS VICTIMAS para cerrar con un “Gracias México”.

5. Y al final, un último factor posible sería suponer que al ciudadano en general le ganó la idea de emergencia, frente a la necesidad de manos para remover escombros; y que ninguno de ellos antepuso la idea de comunicar o compartir imágenes, frente a la urgencia de ayudar en ese momento.

 

Francisco Mata también agrega que al final hubo adicionalmente un factor emocional sobre el ciudadano que lo separa de los fotógrafo profesionales, quienes al llegar al lugar tienen una premisa que resolver por encima de lo emocional: hacer la foto y enviarla al medio. Disyuntiva a la que no estaban sujetos los ciudadanos por obvias razones.

Pero, como todo fenómeno complejo, el tema todavía tiene muchos ángulos por desmenuzar.

Como siempre, escuchar a colegas inteligentes como Francisco Mata nos enriquece a todos y ayuda a entender mejor nuestro presente. Para quien quiera ver la charla completa y las imágenes del sismo, el clip se encuentra en nuestro Facebook oficial de la cuenta de Video de EL UNIVERSAL, y usted podrá verla en cualquier momento y en cualquier dispositivo, sin cortes comerciales.

 

@MxUlysses
***En la foto: Manta en las calles de la Condesa: “Gracias México”. (CORTESÍA: FRANCISCO MATA)

Más sobre el autor

Comentarios