Se encuentra usted aquí

Reducción, evolución e innovación

06/04/2018
10:30
-A +A

#LaVozDeLosExpertos

“Turn off my phone?... Earth to Matilda… This phone is as much a part of me as...” —Derek Zoolander

En los últimos 45 años despegamos el teléfono de la pared, crecimos el rango del teléfono inalámbrico, redujimos el tamaño de las baterías y los componentes del celular, le agregamos capacidades de cómputo, hoy capturan imágenes mejor que una cámara SLR y se encaminan a procesar fotos mejor que una computadora. Hay un sector industrial en el que la innovación se ha mantenido constante durante los últimos 45 años: la telefonía móvil. Es extraño, pues es más un tema de portabilidad de tres o más sectores, pero todo se concentra en lo que todavía llamamos teléfono o celular.

Me gustaría recorrer rápidamente los principales componentes de lo que hoy conocemos como un teléfono. Primero se reducen los componentes de los teléfonos móviles al tamaño de un teléfono que podría utilizar una hormiga como el de Zoolander (en el mercado está el Zanco Tiny T1, pero no es smartphone). De ahí vino el audio, como todos recordamos Winamp trajo el manejo sencillo del audio a la computadora, luego Napster trajo el acceso a las canciones y después nos quitaron todo, para terminar en iTunes, Google Play Music o Spotify. Pero el streaming de música es algo básico que debe hacer cualquier teléfono “decente” en el mercado; si puedes tener radio AM o FM, siempre se agradece. A esto hay que agregar que se puedan ver fotos y videos de manera sencilla.

Una vez entendida la reproducción, entonces comprendemos que lo que tenemos literalmente en nuestras manos es un sistema de reproducción multimedia, el sistema que antes tomaba muchos periféricos completar de forma decente, ahora cabe en un teléfono chico. Pero hoy viene la siguiente evolución, aquella que lleva a que una isla de edición tenga una gran computadora con varios monitores; el teléfono con computadora, aplicaciones y que además de reproducir puede procesar. Apple llegó con el iPhone como la máxima evolución digital ante lo que Blackberry apenas podía sostenerse, luego vino Android a competir en materia digital, utilizando su músculo más fuerte y el más débil de Apple: la nube.

Ahora estamos ante la acelerada evolución de la captura de imagen, al mismo tiempo que se trabaja arduamente en la captura de voz y asistentes hablados. Detengámonos un poco en el impacto de la imagen. Pasamos de un proceso químico a través de un espejo en una cámara SLR (Single Lens Reflex), a sensores de captura de imagen que han evolucionado mucho. Es más, su tamaño y precisión ahora permite a marcas como Huawei meter tres sensores en un teléfono (el P20 Pro, que por cierto tuvo la mejor calificación DxOMark).

Ahora el #ruidoblanco se desarrolla en el campo del procesador para controlar el asistente virtual y procesar imágenes con Inteligencia Artificial. Todos los cambios me recuerdan lo que se suele decir en el ámbito de la innovación disruptiva: Un verdadero líder del mercado continúa mejorando su producto. Tiene presente que llegarán nuevos participantes con una nueva tecnología, por lo general a un precio más bajo y menos capacidades, con el objetivo de satisfacer la necesidad de los clientes que el líder pasa por alto. Los que se suben al tabique, satisfechos de que su ventaja en la calidad es lo que más importa, se duermen en los laureles y “tienden a no responder”.

 

COMENTARIOS

MÁS EN OPINIÓN

NOTICIAS DEL DÍA