Se encuentra usted aquí

Hay que invertir en porteros

Karius ha sido siempre bastante criticado en Liverpool por algunas de sus actuaciones, dando una imagen de inseguridad.
Hay que invertir en porteros
27/05/2018
00:00
-A +A

No hay nada que hacer, los equipos siguen gastando millones en defensores, mediocampistas y delanteros, pero tendrían que fijarse un poco más a quién tienen bajo los tres palos. Loris Karius es el portero alemán de 24 años del Liverpool, quien llegó desde el Mainz por sólo 6 millones de euros. 

Karius ha sido siempre bastante criticado en Liverpool por algunas de sus actuaciones, dando una imagen de inseguridad. Durante una gran parte de los últimos tres años al mando, Jürgen Kloop se la pasó alternando con el belga Simon Mignolet porque ninguno daba garantías. En todo este tiempo el club inlgés se gastó, por ejemplo, 45 millones en Salah, y 85 millones en el defensor Virgil van Dijk. Y ayer ese error puntual de planeación llevó a Liverpool a perder la final de Champions. Toda esta temporada el futbol europeo nos demostró una realidad insoslayable: los grandes arqueros te salvan partidos y ayudan a ganar. Jan Oblak lo hizo en el Atlético, de Gea en el Manchester United y Navas en el Madrid. En cambio, podemos recordar cómo sus equipos pagaron caros errores puntuales de Ulreich (Bayern), Buffon (Juventus), Alisson (Roma), por mencionar a algunos.

De ninguna manera se demerita aquí lo que ha logrado Zinedine Zidane y su Real Madrid. Tres Champions League seguidas no es fruto de la casualidad, suerte o ayuda de los árbitros. Zidane se apoyó desde el primer día que llegó en el vestuario y sus líderes. Para él la jugada magistral fue el manejo que hizo del grupo y confiar siempre en la base de su equipo. Y hasta logró convencer a Cristiano en los últimos dos años para que jugara menos partidos para llegar en buen estado físico al final de la temporada.

Palabras aparte para lo logrado por Navas, quien se convirtió en el primer arquero de la historia en ganar tres finales de Champions consecutivas. Discutido por la grada y Florentino Pérez, el tico se ganó al vestuario merengue con su personalidad. Un conocedor de las entrañas del equipo me comentaba la serenidad que proyecta en cada momento y su carácter afable con el grupo, que apareció en algunos partidos con atajadas de otro planeta.

Y ni hablar de Gareth Bale, quien a pesar de no haber tenido una temporada fructífera, apareció siempre en los momentos más necesarios.

Se nos fue otra Champions, y en la próxima veremos cambios: a partir del 2018-19 se clasifican automáticamente los cuatros primeros de la Premier League, la Serie A, La Liga y la Bundesliga. Para el resto de Europa habrá migajas. Y ya no quedan dudas que la competencia pide a gritos el VAR y es de esperar que sea instaurado de una vez por todas (aunque mucho vaya a depender en cómo funcione en Rusia).

En 2019, la final será en el Wanda Metropolitano de Madrid. ¡Ahí nos veremos!