Se encuentra usted aquí

Efectos del 19-S en el negocio inmobiliario

04/10/2017
02:01
-A +A

Uno de los sectores que sufrirán una reconfiguración tras el trágico terremoto del 19 de septiembre será sin duda el inmobiliario, en el cual la mayoría de los grandes empresarios mexicanos tienen negocios. El endurecimiento de las normas de construcción, principalmente en la Ciudad de México, debería comenzar a depurar esta industria, a menudo relacionada con la corrupción y la impunidad, la cual se da de la mano de las autoridades que otorgan los permisos y supervisan las obras. 

Según directivos del sector, una mayor regulación podría ayudar a sacar de la industria a los jugadores improvisados, no certificados, como Canada Building Systems de México y Dijon, los constructoras que levantaron edificios “nuevos” con materiales de mala calidad y mediante violaciones a las normas de construcción, lo cual derivó en el colapso de sus inmuebles durante el terremoto del 19-S.

Apenas el 21 de junio pasado, el presidente Enrique Peña Nieto tuvo un encuentro con la Asociación de Desarrolladores Inmobiliarios (ADI), a cargo de Salvador Daniel Kabbazzaga, donde confluyen las empresas más relevantes del sector encargadas de construir ocho de cada 10 desarrollos inmobiliarios en la Ciudad de México y 57% del país. “Estoy convencido que esta infraestructura inmobiliaria es la proyección del desarrollo que México está teniendo”, dijo Peña, acompañado del jefe de Gobierno, Miguel Mancera; el director general del Infonavit, David Penchyna; y el secretario de Hacienda, José Antonio Meade.

Hoy estos personajes tiene un rol fundamental en la reconstrucción de la infraestructura dañada por el temblor y, sobre todo, en establecer los candados y las regulaciones necesarias para combatir la corrupción en el segundo sector más importante para la economía nacional, después del automotriz, el cual genera casi 15% del Producto Interno Bruto (PIB). 
En la Ciudad de México será fundamental que la Secretaría de Desarrollo Urbano y Vivienda, encabezada por Felipe de Jesús Gutiérrez, le dé entrada a las mil 271 denuncias dirigidas en contra de desarrollos de vivienda y comerciales que infringieron los usos de suelo autorizados.

Vale la pena también que los grandes empresarios que controlan este negocio –y que no estuvieron exentos de daños en sus inmuebles, como fue el caso de Sanborns, de Carlos Slim; Soriana, de Ricardo Martín Bringas, y Liverpool, de Max Michel–, vayan tomando cartas en el asunto para reforzar las normas de ética y cumplimiento, de manera que el combate a la corrupción e impunidad comience desde lo más alto de la industria. El llamado también es para los grandes empresarios de centros comerciales, como los Baillères, los Coppel, los Chedraui, los El-Mann y los Cababie; los dueños de cadenas de restaurantes, como los hermanos Torrado; los que construyen desarrollos de oficinas y usos mixtos, como María Asunción Aramburuzabala, y todas los “vivienderas” que serán una de las grandes beneficiadas de la reconstrucción.

La atribulada Homex, por ejemplo, ha visto saltar el precio de su acción cerca de 60% desde el 19-S. En menor grado, Ara, Vinte, Geo y Javer han registrado alzas en el precio de sus títulos, al igual que Cemex, otra de las empresas que sería una de las grandes ganadoras con la reconstrucción, acercándose más al tan ansiado grado de inversión.

Así pues, la tragedia del 19-S reconfigurará el negocio inmobiliario del país, a menudo ensombrecido por el manto de la corrupción.

Licitación de bebederos. El próximo lunes se emitirá el fallo de la licitación que lanzó recientemente el Instituto Nacional de Infraestructura, a cargo de Héctor Gutiérrez de la Garza, para instalar 8 mil bebederos en escuelas públicas.
Llama la atención que con el mismo presupuesto de mil 100 millones de pesos con el que el año pasado se licitaron 11 mil unidades, ahora se pretenden instalar 8 mil.
Esta vez hubo poca participación en la convocatoria y algunas de las empresas que participaron tienen poca o nula experiencia, como el caso de Carsev y Dragde.
En las primeras licitaciones participaron hasta 13 empresas, entre las que destacaron Refrigeración Ojeda, Rotoplas y Teknes Consultores.

Reeligen a Contreras. Como era previsible, dado el cabildeo en el Senado por parte de su amigo y ex colaborador, Humberto Castillejos, el ex consigliere jurídico del presidente Peña, ayer fue ratificado Gabriel Contreras como presidente del Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT) para los próximos cuatros años.
Contreras obtuvo 81 votos a favor, frente a los 27 de la comisionada María Elena Estavillo, quien aunque fue la más competitiva, se quedó muy corta.
Su gran reto, además de sacar los no pocos pendientes que tiene el IFT para el cierre del año y hacia el 2018, será reforzar la autonomía del regulador, que hoy es vista por muchos jugadores del sector cargada a favor del preponderante en telecomunicaciones.
 

Twitter: @MarioMal.
Correo: [email protected]
Mario Maldonado es periodista de formación. Se graduó de la Escuela de Periodismo Carlos Septién García y se ha especializado en asuntos de negocios, finanzas y economía en instituciones de México y...

Comentarios