Se encuentra usted aquí

En busca del rock perdido

08/06/2018
01:50
-A +A

Mientras las tiendas Mixup languidecen con lo mínimo de lanzamientos roqueros en DVD o Blu-ray, los bucaneros de ya saben dónde se esmeran por ofrecer nuevos títulos, prácticamente en todos los géneros pero sobre todo de progresivo que es el San Benito de la mayoría de los adictos mexicanos. En ese sentido, la marginalidad y la clandestinidad del asunto es la mejor guía alternativa para los que buscan de ese rock perdido, ofrecido a un precio de castigo lo que queda de la industria establecida.

La verdad pocos de los A&R se salvan, mientras los que deberían estar en la jugada permanecen convenientemente maniatados, dependiendo tan sólo de la disquera donde están y en donde, la verdad, por lo que se ve, no tienen futuro, más que como burócratas, ya no se diga del disco sino tan sólo de lo digital. Pero no lloremos porque esos pobres diablos de la música se lo buscaron en esta era de la peor confección de melodías inimaginables.

Por esa razón, este pequeño mapa del sentido común ofrece las siguientes alternativas tanto para arqueólogos del rock y el pop como para Indianas Jones o Bonds de lo que nunca pasa de moda: la calidad primero en disco y luego en los formatos digitales 4K y las grandes pantallas que, con un buen equipo de sonido (THX) pueden llevar a cualquiera al ojo del huracán auditivo y visual con boleto de primera fila. Aquí van algunos:

Camel: Rainbow’s End: la más sorprendente antología de estos progres de Andy Latimer formados en 1969 y consagrados desde 1971. Mezclas totalmente nuevas, remasterizadas de estudio a su paso por los selectos conciertos de la BBC y materiales que estaban guardados en la Decca Records. Cuatro discos para tener lo esencial de esta legendaria agrupación. La curaduría del boxed vuelto producto con altísimo grado artesanal se debe a José Luis Mondragón.

Para los amantes del Synth-Pop rola un espléndido doble (Electro Roots 1982-1985) de la Information Society con material del EP. The Insoc EP (Unobtainium) y siete piezas del Creatures of Influencie. Más 15 números del Phophests Without Honor, con maravillas de los años 80 casi inconcebibles para ese tiempo. El rescate nostálgico se debe al mismo curador, que es el mismo que, en la zona franca del mejor blues, ha confeccionado el Essential Blues Anthology con 50 imprescindibles donde sobran nombrezotes entre los que se cuentan John Lee Hooker, BB King, Muddy Waters, Bobby Bland, Bo Diddley, Junior Wells y otros pobrecitos de la especialidad.

Para los muchos fans que tiene todavía Asia, está en DVD su concierto Symfonia, filmado en directo en la Bulgaria de 2013 con los originales John Wetton, Carl Palmer, Sam Coulson y Geoffrey Downes, junto con el Symphonic Live, de Yes, que incluye además del concierto un rockumental y bonus de la banda, lo mismo que el —guardando todas las proporciones posibles— el Diabuluz, de los hispanos de Mago de Oz, con la orquesta Sinfonietta de México, bajo la curaduría de Decibel. Y para cerrar dos joyitas antológicas: Kings of world music (Bob Dylan), con 21 esenciales del maestro, capaces de iniciar a quien sea por el camino correcto y sacarlos de tonterías monumentales que hoy dominan la música millennial, y otro que no tiene desperdicio: The very best de The Byrds con 24 temas esenciales y fantásticos para su época. Favor de no perdérselos y correr la voz.

 

COMENTARIOS