Se encuentra usted aquí

Cielo zombie

17/05/2019
02:01
-A +A

Después de hacer cola por más de cuatro años The Zombies logró su inducción al Salón de la Fama del Rock. Junto con sus colegas de Roxy Music, la banda que le dio identidad al glam rock entró al olimpo del rock donde por un extraño casos también se coló en medio de la vergüenza y el abucheo contenido la hermana de Michael Jackson, Janet, como “roquera”, cuando no tiene ni puñetera idea de lo que es el rock.

La respuesta por parte de las discográficas que tenían material de The Zombies no se hizo esperar con el grupo (el segundo en obtener un hit norteamericano en 1964: “She’s not there”, cuando The Beatles partían el pastel del rock) cuyo álbum Odessey & oracle, grabado en 1968 y lanzado un año después, ahora sí es comparado con proezas disqueras como Pet sounds y Sgt. Peppers, al igual que sus hazañas vocales únicas que los distinguieron del montón. Para ejemplo está el smash-hit: “Time of the season”.

Ayudados por Al Kooper que defendió su originalidad en la CBS de Clive Davies, el grupo estableció un nivel de calidad único que los ha mantenido, gracias a hits legendarios en una discografía de apenas dos tres discos oficiales, varias compilaciones temáticas y un boxed de cuatro compactos con todo lo que grabaron (119 tracks remasterizados de la cintas originales y un booklete en full color de 68 páginas que compilan sus comienzos y singles, su álbum Odessey & oracle), trabajos de estudio y un directo en la BBC).

Sin embargo, ya se sabe, siempre hay más y, en su caso, ya aparecieron más cosas: compilaciones de singles As y Bs; álbumes en Mono y Stereo, sesiones desconocidas, rarezas (Into the afterlife, retornos, antologías, colecciones de EP, Greatets hits, varios directos, DVD y Blu-rays. Aparte está la pista como solistas de todo lo grabado por Argent y Colin Blunstone, tecladista y cantante.

Su fama que siempre ha sido referenciada, desde antes de su inducción al Salón de la Fama del Rock, edición 2019, ahora rinde otros dividendos como nuevas biografías impresas, a pesar de que están sobre las horas extra de la otra fama: la tardía pero al fin reconocida. Antes conseguir algún video oficial de sus primeros tiempos era casi imposible. Sin embargo, desde que apareció YouTube, se pueden seguir en imágenes muchos de sus temas, influencias y descargas de su arte. Vale la pena oír a estos magos de las armonías vocales adelantadas a su tiempo donde sólo Los Beatles se atrevían. Incluso se afirma que George Harrison era fan de ellos, como The Easybeats.

Casi una cincuentena de sus discos ya apareció en mini LP, réplicas, cajas antológicas y hay muchos que están a punto de salir, luego de su reconocimiento. Varios especialistas en materiales alternativos que pululan en barrios prohibidos y calles que tienen que ver con Jesús Cristo superestrella y generales carrancistas, ya comienzan a publicitar los nuevos hallazgos de los originales Rod Argent, Colin Blunstone, Hugh Grundy, Chris White y el único muerto curioso de la banda: Paul Atkinson, al margen del primo de Rod, Jim Rodford, también ex bajista de The Kinks, que alineó junto con su hijo (baterista) desde hace años con The Zombies.

Los Zombies no son para todos sino para los de oídos educados, amantes de las armonías audaces y arriesgadas y fans del pop-profesional, ese en el que pocos se atreven a dejar huella. No confundir a estos zombies con los de The walking dead que, en vez de enfilarse al cielo zombi, van directo al infierno.
 

[email protected]

Cometarios

 
 

MÁS EN OPINIÓN