Se encuentra usted aquí

Guadalupe Rivera Loy: del INAOE al Universo (y más allá)

19/06/2018
01:53
-A +A

El Opportunity, el robotín de energía solar de la NASA que se encuentra en Marte, las está pasando muy negras bajo la actual tormenta gigantesca que abarca gran parte de ese planeta. Pequeñuelo, sin embargo, es tan indestructible como Messi (así falle un penal de vez en vez), y justo ahora contrajo todos sus sistemas para aguardar quizá meses a que el tiempo mejore. Tal vez no volvamos a saber de él, pero el tipo dio la batalla luego de que se esperaba que trabajara allá sólo unos meses y lleva ya casi tres lustros de labor ininterrumpida. La megatormenta lo atrapa justo a días de que su joven primo, el Curiosity, enviara a la Tierra datos sobre el hallazgo sin duda histórico de moléculas orgánicas en suelo marciano.

Es casi ciencia ficción al alcance de la mano, pero en realidad es ciencia y para dejar en claro qué hacemos mientras tanto en México a fin de entender al Universo, la responsable de difusión científica del INAOEInstituto Nacional de Astrofísica, Óptica y Electrónica (situado en Puebla)—, la maestra Guadalupe Rivera Loy, acepta por fin hablar con el intrigado escribidor.

—En México, pese a la enorme cantidad de información hoy disponible, las pseudociencias pasan por una “etapa de oro”. Hay una batalla entre la astronomía y las engañifas de la astrología.

—Las personas que se acercan al Instituto lo hacen movidas por un interés genuino en la ciencia y en las actividades de este centro de investigación. He escuchado, claro está, algunos comentarios relacionados con el horóscopo, pero son casos aislados. Son más numerosos los apuntes relacionados con los extraterrestres, las naves espaciales y las llamadas “abducciones”. Pero seamos sinceros: vemos todos los días ese tipo de material en la televisión. Mientras, desde mi trinchera, debo dar a conocer el trabajo del INAOE, no sólo el que hacen los astrofísicos, sino también los ópticos, los electrónicos y los investigadores de ciencias computacionales.

—Entiendo que estamos en un nivel que podemos llamar altamente competitivo en cuanto a alcance de visión, a profundidad de hallazgos.

—Este lugar se fundó en 1942 como Observatorio Astrofísico Nacional de Tonantzintla y en ese momento fue equipado con una Cámara Schmidt, que en su época fue un telescopio de frontera. Por supuesto que desde 1942 a la fecha la tecnología ha avanzado a pasos agigantados, y ahora ese telescopio histórico es modesto en comparación con lo que hay actualmente. Aún así, la Cámara Schmidt de Tonantzintla sigue operando, y ahora se utiliza para estudiar asteroides cercanos a la Tierra.

“El INAOE ha continuado trabajando para estar a la vanguardia y actualmente contamos con el radiotelescopio de plato único más grande y preciso de su tipo en el mundo: el Gran Telescopio Milimétrico Alfonso Serrano Pérez Grovas (GTM), llamado así en honor de su creador. Fue construido por el INAOE y la Universidad de Massachusetts Amherst y desde él observamos fenómenos posteriores al Big Bang, hoyos negros y otros aspectos cercanos al origen de nuestro Universo. El telescopio también capta la radiación milimétrica que se emite en las regiones frías del Universo, como las nubes moleculares y las regiones de nacimiento de las estrellas y los planetas. Actualmente, el GTM participa en el proyecto internacional Event Horizon Telescope para observar y fotografiar la sombra del agujero negro que está en el centro de nuestra galaxia. El GTM está aquí en Puebla, en la cima del Volcán Sierra Negra, la montaña junto al Pico de Orizaba. Desde ahí lo vemos todo”.

 

—Si “el futuro está allá afuera” esperamos que entre los visitantes más jóvenes haya potenciales científicos interesados en el área.

 

—Aproximadamente 70% de nuestros visitantes son jóvenes de bachillerato y licenciatura, y el resto son niños y adultos. En el INAOE contamos con programas como el Taller de Ciencia para Jóvenes, el Taller de Ciencia para Profes, el Campamento de Empoderamiento Científico para Niñas y Adolescentes, además de que entre otros muchas tareas organizamos la Olimpiada Nacional de Astronomía. Es difícil determinar cuántos de estos jóvenes se dedicarán a la ciencia, pero varios de los que participaron en los talleres de ciencia ha optado por carreras científicas e incluso algunos ya han terminado el doctorado.

—Los científicos del instituto que pueden ver a diario, si así lo quieren, lugares muy remotos en el tiempo y el espacio, quizá sean lectores de ciencia ficción.

—Aquí hay grandes lectores de todo tipo de literatura y de ciencia ficción en particular, son personas que entienden de música, cine, artes plásticas y política. Creo que nuestros científicos tienen la curiosidad en los genes, así que en general no se conforman con lo que hacen en los laboratorios o lo que observan en los telescopios, siempre están en busca de nuevas ideas y nuevas voces.

El Opportunity (tan hermanado con su símil de ficción Wall-e) aguarda, calladito, que se apacigüe Marte. La ciencia confía en que resurgirá de entre la tormenta de arena alguna vez, para continuar el diálogo que por el momento pasa por un lejano y frío silencio.

 

@cesarguemes

 

COMENTARIOS

MÁS EN OPINIÓN

  • Columna
    ¿Sabían que a los Rayados también se les conoce como La Pandilla? A lo mejor a eso se refería Bonilla sobre los agresores del aficionado de los Tigres previo al clásico regio
  • Columna
    En México al igual que en Croacia, se cuenta con talento que, desafortunadamente, tiene poco o nulo apoyo por parte de las instituciones, que están más ocupadas en otras cosas que en crear estructuras que den brillo al deporte
  • Columna
    Quiere decir que la actuación del Código es cuando se omite dolosamente una acción determinada, por lo que los patrulleros y hasta el propio club de futbol, incluida la Liga MX, podrían ser corresponsables, según explican especialistas en el tema.