Se encuentra usted aquí

Paren el avión que me quiero bajar

Laboratorio de redes
Paren el avión que me quiero bajar
28/05/2019
02:02
-A +A

No bien acabábamos de asimilar la renuncia del titular de @Tu_IMSS Germán Martínez Cázares, por discrepancias con Hacienda sobre el manejo presupuestal para la atención médica, cuando una nueva dimisión sacudió al gabinete presidencial. Josefa González-Blanco Ortiz-Mena @Josefa_GBOM dio a conocer el sábado pasado en #Twitter su renuncia a la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales @SEMARNAT_mx.

González-Blanco no dimitió al cargo por los resultados directos de su gestión como funcionaria. No la hizo renunciar la falta de estudios de impacto ambiental de la refinería Dos Bocas o del Tren Maya. No la orilla a dejar el cargo su ausencia en las crisis ambientales de la Ciudad de México o el Caribe Mexicano. No se fue porque en el despido de personal de la @SEMARNAT_mx destinó más de 2 mil millones de pesos, y en este recorte se fue personal técnico especializado que hace falta ante los incendios forestales por los que atraviesa el país. No, no fue por nada de eso. Fue por un tuit.

El viernes 24 de mayo Jorge R. Rioja @CoACHconsultor subió en su cuenta de Twitter el siguiente mensaje: “Voy a Mexicali. A punto de despegar, el avión detiene su marcha el capitán informa que “por orden presidencial” debe regresar por un pasajero.neta? Son mis nervios, intolerancia o es una mamada? Estos de 4ta se superan diario @jrisco @AreliPaz @Pajaropolitico @LeonKrauze”. Horas más tarde, luego de investigar de quién se trataba, posteó la foto de la funcionaria que revisaba su celular.

La presión en las redes sociales digitales, si bien es cierto fue mucha, no fue mayor a la que no se haya desatado por casos como el de #Minatitlán, por ejemplo. Aun así @Josefa_GBOM presentó su renuncia al día siguiente. Y el presidente @lopezobrador_ se la aceptó sin reparos. El documento que dio cuenta del hecho, y las impresiones que salir del gabinete le causaron, merecieron tres posts en Twitter. En el primero explicó lo que pasó el día previo “El día de ayer causé un retraso a los pasajeros y tripulación de un vuelo comercial. El verdadero cambio requiere que nadie tenga privilegios y que el beneficio de uno, así sea para cumplir con sus funciones, no esté por encima del bienestar de la mayoría.” En el segundo dio las gracias por la oportunidad: “La transformación de México comienza por la convicción personal y la congruencia de nuestros actos.

Por eso, he presentado mi renuncia al Presidente (sic) López Obrador. Agradezco la oportunidad de servir a México y lo seguiré haciendo desde otras trincheras.” Y en el último hizo una oportuna aclaración: “PD. No hubo orden presidencial para retrasar la salida del avión; soy la única responsable de lo sucedido. Presidencia jamás intervino.”

El tema provocó diferentes reacciones en los medios sociales digitales. La audiencia se pronunció en un 22% en contra de que un funcionario público federal tenga privilegios; el 19% dijo, sarcásticamente, que sólo a través de este incidente es como se enteraron que existía la dependencia; el 18% mencionó que para este tipo de viajes es que existía el avión presidencial; el 17% dijo que a la funcionaria le quedó grande el cargo; el 14% consideró como exagerada la renuncia, y señaló que se trataba de un “conejillo de indias”; el 10% hizo mofa de la situación, aludiendo a un mandato de los aluxes la salida de González-Blanco.

El mismo sábado se dejó crecer la especie de que a la Semarnat llegaría el ex gobernador de Chiapas, Manuel Velasco, antiguo aliado de los gobiernos del PRI y ahora de Morena. Este rumor generó comentarios negativos tanto por la posibilidad de que fuera verdad, como en contra de los periodistas que hicieron eco del bulo. Por eso cuando se nombró al nuevo titular, Víctor Manuel Toledo @victormtoledo, las críticas contra los periodistas que apostaron por la inmediatez en contra de la verificación concentraron el 23% de los comentarios; contra el 29% que hacen burla de la edad (73 años) del nuevo funcionario; el 19% le pidieron que verifique el impacto ambiental de los proyectos del gobierno federal; el 16% de la audiencia se va por apoyar todas las decisiones presidenciales, independientemente de a quién favorezcan y el 13% consideran que el nuevo secretario es un defensor de la naturaleza.

Lo cierto es que en medio de las tradicionales cortinas de humo que hay ante las pifias que genera el uso y el abuso del poder, los usuarios en medios sociales digitales no quedaron conformes con la renuncia de la funcionaria; por una razón muy poderosa, existe la certeza de que se han presentado problemas mayúsculos, que no han obligado a sus responsables a dimitir.

Cursó la carrera de Ingeniería Química en la UNAM. Cuenta con casi 20 años de experiencia en comunicación estratégica, operaciones gubernamentales, planes de continuidad de negocio y manejo de crisis...