aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Cuatro Caminos: olvido entre dos autoridades

Policías mexiquenses no atienden denuncias de la capital pese a estar en zona limítrofe
Lunes 01 de septiembre de 2008 Rebeca Jiménez Jacinto Corresponsal | El Universal

tita.jimenez@eluniversal.com.mx

NAUCALPAN, Méx.— Vacía y con sellos en sus puertas se encuentra la agencia del Ministerio Público metropolitana del Distrito Federal, en el metro Cuatro Caminos, a casi un año de su inauguración para atender las denuncias por delitos en una zona con alta incidencia delictiva.

Ubicada en el límite entre el municipio de Naucalpan y la delegación Miguel Hidalgo, en el estacionamiento sur del paradero del metro Cuatro Caminos, la agencia sólo atiende a quienes sufrieron algún robo u otros delitos en territorio de la entidad mexiquense.

Héctor Cárdenas, ministerio público de la Procuraduría General de Justicia del Estado de México (PGJEM), dijo que la agencia fue inaugurada el 12 de octubre de 2007 para albergar también un MP de la Procuraduría de Justicia capitalina.

Sin embargo en el lugar sólo funciona la mesa de denuncias del estado de México y las oficinas destinadas para el MP del DF permanecen vacías y con sellos en sus puertas, pues a casi un año “no han sido estrenadas”, pese a que hay acuerdo firmado por Alejandro Encinas, quien era jefe de Gobierno del Distrito Federal, y el gobernador del estado de México de abrir esta agencia metropolitana.

“Si una persona es asaltada aquí enfrente, en la unidad habitacional del Toreo o en el panteón Sanctórum, tiene que ir a denunciar a las agencias novena o novena bis, frente al mercado de Tacuba o junto al deportivo Pavón” en la colonia Pensil, “porque a nosotros no nos competen los delitos cometidos en el DF”, dijeron funcionarios mexiquenses.

Robo o desvalijamiento de autos, asaltos a mano armada a negocios y a transeúntes, y atropellamientos ocurridos en la acera de enfrente “ya no nos tocan; los afectados se tienen que ir a la novena” delegación, ubicada a kilómetros de distancia, reiteraron.

Lucía, una joven preparatoriana que fue asaltada en cuanto subió al microbús en el paradero de Cuatro Caminos, no pudo denunciar el robo de su celular y su salario en la agencia metropolitana “porque el robo fue del lado del DF, y si me iba hasta la novena (agencia), ya no llegaba a la escuela”.

Antes, personal de las procuradurías mexiquense y del DF, trabajaba en oficinas móviles improvisadas en cajas de tráiler y en camioncitos, sin teléfono, energía eléctrica ni baño; tenían que “colgarse” con diablitos al tendido eléctrico.

Incluso agentes judiciales del estado de México, que no cabían en el camioncito, hicieron “cooperacha” para comprar una caseta de lámina en donde interrogaban a quienes llevaban detenidos.

Alfonso Navarrete Prida, secretario de Desarrollo Metropolitano, reconoció en entrevista que lo mismo sucede con las agencias metropolitanas en Ecatepec, y en los límites entre Iztapalapa y Nezahualcóyotl.

En esos sitios no se practica una política metropolitana de procuración de justicia en beneficio de las víctimas, quienes deben ir a sitios lejanos para denunciar asaltos, robos, violencia en su contra y daño en sus bienes.

En promedio, se reciben tres denuncias de robos a peatón por turno en la agencia del Ministerio Público mexiquense.

 



PUBLICIDAD