aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Una urbe peligrosa para caminar

La tasa de accidentes de tránsito en la que pierde la vida un peatón es más alta en el Distrito Federal que en ciudades como Londres, Singapur o Hong Kong, lo que revela que la capital es una ciudad con un alto nivel de peligro para la gente que la camina
Martes 28 de agosto de 2007 YETLANECI ALCARAZ | El Universal

La tasa de accidentes de tránsito en la que pierde la vida un peatón es más alta en el Distrito Federal que en ciudades como Londres, Singapur o Hong Kong, lo que revela que la capital es una ciudad con un alto nivel de peligro para la gente que la camina.

Así lo asegura Michael King, consultor en infraestructura peatonal del Instituto para el Transporte y Desarrollo de Políticas (ITDP) y ex funcionario del Departamento de Transporte de la ciudad de Nueva York, para quien el problema principal de la ciudad de México en materia de movilidad peatonal no es la infraestructura o la mala educación de los peatones, sino los conductores de vehículos y el diseño de una ciudad que fue pensada para los automovilistas y no para la gente.

“En general, la ciudad de México tiene buena infraestructura y banquetas, pero muy malos puntos de cruce en donde los automovilistas abusan de la velocidad, que es lo que termina siendo el gran problema para los peatones”, señala en entrevista con este diario.

Con el especialista coincide el director para México del ITDP, Bernardo Baranda, quien asegura que en el Distrito Federal se registran más muertes por accidentes viales que por homicidios, lo que convierte el tema en un problema de salud pública.

Información del ITDP señala que durante 2006 murieron en la capital 861 peatones, lo que arroja una estadística de 2.5 muertes al día y un costo anual de 546 millones de pesos.

Las cifras oficiales respaldan lo dicho por los especialistas: de acuerdo con el Informe de Accidentes de Tránsito 2006 de la Secretaría de Seguridad Pública local (SSP-DF), durante 2006 hubo 4 mil 992 atropellados, cifra que equivale a 21.9% del total de los accidentes de tránsito registrado en la ciudad.

La estadística de la SSP-DF revela que cada día hay 13.6 atropellados en la ciudad de México, con un costo equivalente a 142 mil 116 pesos que con el acumulado histórico asciende a 710 millones de pesos.

Dichos costos repercuten tanto en la familia, como para las autoridades y aseguradoras.

La repercusión de este tipo de accidentes, señala la dependencia, consiste en que “alrededor de 50% de las víctimas de los accidentes son personas en la época más productiva de su vida. Las familias (además) sufren la pérdida del jefe de familia y de ingresos y en algunos casos además tiene que soportar el costo de atender a sus familiares”.

A decir de Micahel King, quien también fue asesor durante la construcción de la primera línea del Metrobus en lo referente a los pasos peatonales, el principal reto que enfrenta el Distrito Federal es cambiar gradualmente el diseño de la urbe y pasar de una ciudad hecha para automóviles a una diseñada para el tránsito seguro de los peatones.

“De manera global, durante la última etapa del siglo XX, las grandes ciudades se diseñaron para vehículos. La tendencia, sin embargo, en las grandes ciudades de Europa y norte de Asia ha sido un cambio en el diseño de las urbes. En el caso de Berlín, por ejemplo, hay grandes estaciones de trenes; en Londres hay cobro especial para los automovilistas que desean ingresar al centro de la ciudad. Y este será el gran reto de la Ciudad de México que sigue operando con un diseño para autos”, asegura.

Tres puntos clave

A principios de este mes, Michael King y Bernardo Baranda, en representación del ITDP presentaron al jefe de gobierno del Distrito Federal, Marcelo Ebrard, un plan de trabajo para iniciar un cambio en el diseño de la ciudad que de prioridad al peatón sobre el automóvil.

De entrada, dice King, lo que las autoridades deben considerar son tres cosas: reducir la velocidad de los vehículos, sobre todo en las vueltas contínuas, y que actualmente asciende a una velocidad de 70 kilómetros por hora; identificar los corredores con alto uso de peatones —de acuerdo con el ITDP hay al menos 200 puntos de este tipo en toda la ciudad— y adecuarlos para el mejor desplazamiento peatonal. Y finalmente, limpiar de obstáculos las banquetas, esto es, prohibir que vehículos de cualquier tipo se estacionen en ellas, así como la instalación de puestos de periódicos y comercios.



PUBLICIDAD