aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Taxqueña, paradero del desorden

Las 450 mil personas que cada día usan esta terminal tienen que caminar entre basura y poco espacio que dejan 330 puestos ambulantes, y cientos de micros saturan la vialidad
Jueves 15 de marzo de 2007 JOHANA ROBLES | El Universal

Llegar a la entrada del metro Taxqueña es desde hace algunos años una carrera de obstáculos para los usuarios que deben caminar en medio de puestos ambulantes que han invadido las banquetas y entre los microbuses que han saturado los andenes.

Los montones de basura, residuos de comida y las decenas de baches del arroyo vehicular son la situación cotidiana que padecen los habitantes de las delegaciones de Milpa Alta, Tláhuac, Xochimilco, Tlalpan y Coyoacán que usan ese Centro Modal de Transferencia (Cetram).

Ante esta situación caótica, la Secretaría de Transportes y Vialidad (Setravi) prepara un programa de reordenamiento de la zona que liberará banquetas y accesos al metro para los peatones, mejorará la infraestructura del lugar y pondrá orden al tránsito vehicular.

María Eugenia González es una de las 450 mil usuarias que cada día tiene que transportarse en Metro. Ella viaja aproximadamente una hora en combi desde su casa, en el centro de Tláhuac, a Taxqueña. Tras ese largo recorrido aún debe sortear los puestos ambulantes que obstruyen los camellones para llegar a una de las entradas del metro en el paradero norte. "Tienes que caminar por abajo y luego los micros se te avientan", se quejó.

Más aún, el arroyo vehicular está impregnado de la grasa que arrojan todos los días los puestos de comida ambulantes, además del riesgo que representa el uso de tanques de gas y "diablitos" para surtirse de energía eléctrica.

Esta es la situación que viven cada una de las 450 mil personas que diariamente usan el paradero y se enfrentan con los 330 puestos ambulantes -según datos oficiales- que han bloqueado los andenes y las entradas de los paraderos sur y norte.

Los ambulantes no son los únicos obstáculos a sortear, pues también los miles de usuarios del metro deben pasar entre los miucrobuses de las 14 rutas que tienen su base en Cetram. Además, están las unidades de la Red de Transportes de Pasajeros (RTP).

En total, cada mes dan servicio de transporte en Taxqueña mil 47 unidades. Este centro de transferencia también permite conectar con el Tren Ligero que se dirige a Xochimilco.

EL UNIVERSAL realizó un recorrido por el paradero y constató el descenso irregular de pasaje en vialidades, la invasión de los ambulantes en las entradas al metro y la falta de mantenimiento a las instalaciones.

Con sus 23 mil metros cuadrados, el paradero de Taxqueña es el cuarto en importancia por el número de usuarios a los que da servicio, sólo detrás de Indios Verdes, Pantitlán y Santa Martha Acatitla.

Pero a diferencia de los otros tres, el de Taxqueña da servicio exclusivo para los habitantes del sur de la ciudad y no conecta con la zona metropolitana.

El Cetram está dividido en dos secciones, y en ambos las condiciones son desfavorables para los usuarios.

De lado norte, en calzada Miramontes se ha vuelto una escena cotidiana que los microbuses procedentes de Milpa Alta-Xochimilco, no ingresen a los derroteros y desciendan a los pasajeros en plena avenida.

Luego los usuarios tienen que caminar sobre la calle en medio de los microbuses, camiones y los puestos de comida.

Mientras que en el paradero sur, las rutas que llegan por Calzada Taxqueña ingresan por Cerro del Músico y luego a Puerto Rico donde las dobles filas de los microbuses estacionados provocan que los pasajeros desciendan metros antes del paradero.

De acuerdo con un diagnóstico de la Setravi, los 22 andenes que componen al paradero requieren un bacheo y registran una saturación del parque vehicular.

Por ejemplo, tan sólo en el paradero sur se concentran siete rutas de microbuses, mientras que en el paredero norte despachan otras siete.

El diagnóstico de Setravi reconoce que tales rutas "saturan de unidades (los andenes) provocando la obstrucción vehicular por frecuencia mal regulada".

Además, señala que los cobertizos del paradero sur están en malas condiciones y se han convertido en almacenes de botellas llenas de orines de los choferes.

A los vehículos de transporte público se suman los automóviles particulares que todos los días ingresan a la zona y estorban el tránsito.

Otra característica del Cetram de Taxqueña es que es vecino de la Central Camionera del Sur, que en si misma reporta miles de usuarios diarios. Sin embargo, la Setravi aclaró que no es un problema para la operación del paradero.

Alistan recuperación

La Setravi prepara la rehabilitación de la infraestructura, el reordenamiento del comercio ambulante y la regulación del transporte público con un presupuesto de 14 millones de pesos.

Sergio Aníbal Martínez, director general de Planeación, indicó que se pretende recuperar el espacio público para los peatones.

En entrevista, puntualizó que los 330 comerciantes ambulantes no serán desalojados, sino reordenados en los propios espacios que hoy ocupan. Se les limitarán las dimensiones de sus puestos.

Indicó que se cuidarán las medidas de protección civil, pues cerca del 70 por ciento de los ambulantes vende comida.

Precisó que aún analizan la forma en que se hará el reaordenamiento de la zona, pero destacó que la prioridad será retirarlos de las entradas al metro y que ya no invadan las banquetas.

Otro asunto que se atenderá es la sustitución de los cobertizos en el paradero sur. En el norte serán colocados.



PUBLICIDAD