aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Cae ex mando de la SSP acusado de narcotráfico

A Eduardo González se le imputan nexos con el cártel de Juárez y ´lavado´ de dinero; la detención ocurrió en el Distrito Federal. Eduardo González fue trasladado el mismo lunes a instalaciones de la Policía Judicial Federal Militar (PJFM), en el Campo Militar 1-A
Viernes 27 de octubre de 2006 Jorge Alejandro Medellín, Icela Lagunas y Alejandro Omaña | El Universal

Un grupo de Fuerzas Especiales del Ejército adscrito a la Agencia Federal de Investigación (AFI) detuvo el pasado lunes a Eduardo González Castillo, ex subdirector de Asuntos Internos de la Secretaría de Seguridad Pública del Distrito Federal (SSP-DF), quien era buscado por presuntos nexos con el cártel de Juárez.

El ex funcionario era el brazo derecho de Gabriel Regino, ex subsecretario de Seguridad Pública capitalina durante la administración de Marcelo Ebrard, y se le vincula, entre otros hechos, con la muerte de dos oficiales del Ejército en Santa Fe, durante un operativo en el que los militares intentaban detener a integrantes del cártel de Juárez.

La detención ocurrió en el Distrito Federal. Eduardo González fue trasladado el mismo lunes a instalaciones de la Policía Judicial Federal Militar (PJFM), en el Campo Militar 1-A.

La investigación, según fuentes militares, se centra en por lo menos tres líneas: su presunta participación en el control de redes de distribución de droga en la capital, protección a la entrada de cargamentos de droga y lavado de dinero.

Policías preventivos y mandos superiores aseguraron a EL UNIVERSAL que González Castillo se encargó de realizar los operativos contra los puntos de venta de droga, las llamadas tienditas, en esta ciudad.

Las fuentes confirmaron, sin embargo, que sólo los adictos y los burreros eran puestos a disposición de las autoridades federales; los encargados o dueños de esos picaderos eran extorsionados: o pagaban una cierta cantidad o les cerraban.

Su historia

En la frontera norte del país, en el medio policiaco, todos recuerdan a González Castillo como El Primo, un hombre que negociaba con la compra de vehículos chocolate que vendía entre sus conocidos de la corporación.

Egresado de la generación 93-1 de la extinta Policía Judicial Federal, González Castillo, de 40 años, conformó un grupo de amigos que se han colocado en diversos cargos de corporaciones policiacas federales y locales.

En 2002, con la llegada de Gabriel Regino García como director de Asuntos Internos a la SSP-DF, la tercera plaza más importante de la dependencia, arribó también el grupo de amigos, todos policías judiciales adscritos a las plazas de Tijuana y Monterrey. Meses después Regino se convertiría en el subsecretario.

Este funcionario invitó a Manuel Arroyo para que ocupara la misma Dirección de Asuntos Internos. Con la llegada de Arroyo se incorporaron también Eduardo González (como su lugarteniente) y Hermenegildo Lugo, El Chino, actual encargado del operativo de vigilancia en Polanco, mejor conocido como el Punto Shangai.

A su paso por la Judicial Federal, González conoció y trabajó con el comandante de Investigaciones Especiales de la Policía Judicial, Ignacio Perales Gómez, quien fuera ejecutado a tiros el pasado 28 de junio afuera de su domicilio ubicado en la unidad habitacional Narciso Bassols, en la delegación Gustavo A. Madero.

A raíz de su muerte, la Procuraduría capitalina estableció como una de las principales líneas de investigación para esclarecer el homicidio su vínculo con ex jefes policiacos relacionados con el narcotráfico.

También a su paso por la PGR, Perales Gómez tuvo a su mando al ex agente capitalino Víctor Juárez, quien después se convirtió en líder de la banda de El Bam Bam, dedicada a la venta de droga en Tepito.

González Castillo, con estudios de derecho en la UNAM e hijo de un militar, se ganó la confianza del entonces secretario de Seguridad Pública, Marcelo Ebrard, quien lo comisionó a combatir el narcomenudeo en el Distrito Federal y la corrupción dentro de la corporación policiaca. En ese tiempo fue nombrado encargado del área de Seguimiento de Denuncias.

En ese periodo, El Primo encabezó importantes operativos contra el narco, siempre a la cabeza del grupo de élite Tigre y Grupo Táctico, con alrededor de 300 policías especializados en el combate al narcomenudeo y a la captura de delincuentes de alto impacto, dedicados a esta actividad.

En 2003 González Castillo fue nombrado escolta personal de Bernard Kerik, ex comisionado de la Policía de Nueva York, cuando Rudolph Giuliani lo envió a la ciudad de México, previo a su visita, para conocer la problemática de inseguridad.

Durante este cargo, al funcionario se le veía en vehículos de lujo, camionetas Durango, Navigator y autos como Nissan Z-300 y Mercedes Benz.

Luego de la balacera del 24 de enero en Santa Fe donde murieron dos militares de élite del grupo (GAFES), la PGR reforzó la investigación contra Eduardo González, ya que uno de sus elementos fue detenido en este suceso.

El 23 de mayo de este año, la PGR solicitó a Gabriel Regino que presentara a Eduardo González ya que era investigado por delincuencia organizada y delitos contra la salud.

En marzo, el jefe policiaco fue retirado de su cargo al encontrar irregularidades en algunos elementos a su cargo relacionados con presunta protección a capos del narcotráfico, así como en la muerte de dos militares.



 

PUBLICIDAD