aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Comandante vestía prendas de lujo el día de su muerte


Viernes 07 de julio de 2006 Icela Lagunas | El Universal

A pesar de que se dirigía a su trabajo, el día en que fue asesinado el comandante Ignacio Perales Gómez no traía su arma de cargo, pues la había olvidado en la recámara de su domicilio.

Esa mañana estaba desarmado, a pesar de que los peritos de la Procuraduría de Justicia del Distrito Federal encontraron en el interior del vehículo cinco equipos diferentes de celulares y dos de Nextel, todos propiedad del policía.

Según las pruebas periciales, por instinto y como una reacción de defensa ante sus agresores, el comandante Perales Gómez levantó su mano para tratar de cubrir su cara de los impactos de bala, es por eso que tiene una perforación en ésta.

Según el informe de la PGJDF, el comandante vestía el día de su asesinato un pantalón de marca Versace, una camisa Armani, portaba dos lentes de la marca Cartier, una pulsera de oro, una cadena de oro y en el asiento se localizó un bolso de dama de la firma Louis Vuiton.

Esta vestimenta y accesorios llama la atención debido a que su salario mensual era de 15 mil 500 pesos, según la nómina de la Procuraduría de Justicia capitalina.

El rostro quedó destrozado como resultado de los 13 balazos que recibió de sus agresores y como resultado de lo anterior se le cayeron tres dientes de oro frontales que fueron encontrados al interior del auto.

La fiscalía de homicidios investiga cuales fueron las últimas llamadas que realizó de cada uno de los siete equipos de telefonía que cotidianamente utilizaba en su trabajo.

Los resultados de las pruebas toxicológicas que se realizaron al comandante arrojaron negativo en alcohol y drogas.

Mientras que la prueba de radisonato, confirma que el comandante había disparado recientemente pues se encontraron residuos de pólvora en sus manos.



PUBLICIDAD