aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Operan 60 grupos 'pirata' de Alcohólicos Anónimos

Emprende la asociación civil acciones legales; reclama derechos de autor; sólo en el DF se calculan alrededor de 60 grupos de este tipo, así como cerca de 150 en territorio nacional, los cuales han usado durante años la simbología, el nombre y la literatura de Alcohólicos Anónimos y con ello lo han desprestigiado
Martes 20 de junio de 2006 Mónica Archundia | El Universal

Se cobijan de manera ilegal bajo el emblema que la Central Mexicana de Servicios Generales de Alcohólicos Anónimos tiene registrado desde hace 71 años y promueven entre la población "retiros espirituales" donde ponen en práctica dos de los 12 pasos en que la institución fundamenta su intervención con un enfermo.

Son conocidos como grupos de cuarto y quinto paso, a quienes José Manuel Castrejón, presidente de la Junta de Custodios del Consejo de Administración de la asociación civil, identifica como "piratas" y contra quienes la Central ha iniciado ya acciones legales por violar sus derechos de autor y engañar a la gente.

Lo cierto es que Juan, ajeno a esta situación, acudió a uno de los "retiros espirituales" de uno de estos grupos porque no podía controlar su forma de beber. Fue llevado, junto con 200 personas más, a un galerón en una zona apartada de la ciudad, donde lo torturaron sicológicamente durante tres días, lo privaron de alimento, agua, sueño y lo mantuvieron con una ingesta constante de café, recuerda su médico.

Sólo en el DF se calculan alrededor de 60 grupos de este tipo, así como cerca de 150 en territorio nacional, los cuales han usado durante años la simbología, el nombre y la literatura de Alcohólicos Anónimos y con ello lo han desprestigiado.

Ellos mismos admiten no formar parte de la asociación civil ni haberse constituido en una propia.

A Juan le hicieron creer que había violado a sus hijas, que no valía nada y lo creyó. Unos días después intentó suicidarse al ingerir el thiner que usaba en su carpintería.

El solvente no le quitó la vida, pero le destrozó el esófago, el estómago y le dañó el nervio óptico, por lo que perdió la vista y cayó en depresión.

Hablan los dirigentes del grupo de cuarto y quinto paso Volver a Vivir -ubicado en el número 127 de la calle Sur 8, en la colonia Agrícola Oriental, delegación Iztacalco-, formado hace ocho años, que rechazan dar a conocer sus nombres: "Nosotros entraríamos dentro de los grupos que trabajan con el programa de Alcohólicos Anónimos sin estar afiliados a la Central Mexicana".

Hasta hace 12 meses esta organización sin registro oficial -según lo manifestado por sus integrantes- tenía su sede en Sur 4-A, número 38, en un salón de fiestas que, a decir de Angélica Curiel Martínez, nuera del propietario, dejaron en pésimas condiciones.

"Por cuatro años se les alquiló el lugar, pero abrieron tuberías y el piso; se llevaron los barandales de caoba; de la cocina se robaron ollas, cacerolas y cubiertos; los marcos de mármol de los baños, las puertas de madera también, y en su lugar pusieron rejas tipo cárcel porque tenían aquí su anexo", explicó.

Molesta por lo que hicieron, la mujer expresa que al final de cada reunión les pedían dinero. Además, "usan la palabra de Dios para manejar a la gente, son muy groseros".

Los integrantes del grupo afirman que ofrecen cada mes su servicio sin costo a 150 personas que enfrentan problemas emocionales, de alcoholismo, drogadicción, neurosis y depresión, previa recomendación de uno de sus miembros.

Dicen que al llegar al lugar la gente tiene siete juntas de preparación, donde se concreta el "cuarto paso", y después es llevada en conjunto a una hacienda lejos de la ciudad, donde hace el inventario de su vida, es decir, el "quinto paso".

Niegan que la Central Mexicana pueda tomar acciones legales en su contra, porque "nosotros no lucramos con la literatura de AA; nosotros utilizamos parte. Se utliza la literatura como tal, pero sin modificar nada".



PUBLICIDAD