aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Inspeccionan cementeras en Huixquilucan

Responden autoridades a denuncia vecinal
Lunes 20 de febrero de 2006 Rebeca Jiménez | El Universal

HUIXQUILUCAN, Méx.- Inspectores de la Procuraduría de Protección al Ambiente del Estado de México (Propaem), supervisaron el funcionamiento de cementeras ubicadas en el fraccionamiento Hacienda de Las Palmas, luego de las denuncias que han presentado los vecinos de la zona por la contaminación que éstas generan.

Los residentes del lugar demandaron a autoridades de ecología la medición de ruido y partículas suspendidas que generan además las minas de arena que también existen en el lugar.

Octavio Luna Villatoro, presidente de la asociación de colonos del fraccionamiento Hacienda de Las Palmas, acompañado de un grupo de vecinos, pidieron a los inspectores de la Propaem que también supervisaran a las areneras que operan en la avenida Jesús del Monte, como Arenera Mexicana y Grabamex.

Jacinto Pérez Solano, quien llegó al fraccionamiento al frente de una de las brigadas de inspección de la Propaem a la cementera Apasco, indicó que la supervisión que realizaron incluyó la revisión de permisos de impacto ambiental, revisión de maquinaria, equipo y transporte que utilizan estas empresas, con lo que iniciaron actas circunstanciadas, que podrían derivar en sanciones.

En la avenida Jesús del Monte funcionan cinco cementeras, entre ellas Apasco, Concret, Cemex y Lacosa, así como la Arenera México y Gravamex, minas areneras de donde se extraen miles de toneladas de materiales de construcción.

La nube de polvo que generan cementeras y areneras afecta no sólo a los vecinos de Hacienda de Las Palmas, también molesta a los de Lomas Country Club, Villaflorence, Club de Golf Bosque y las Torres Maestras, en donde la gente presenta enfermedades broncorrespiratorias frecuentes que afectan especialmente a los niños, apuntó Octavio Luna.

Además los alumnos de los colegios Angloamericano, Miraflores, Sierra Nevada, Trepsi y Montesosori, cuando salen a recreo lo hacen entre nubes de polvo y ruido que provoca el paso de cientos de camiones materialistas por la avenida Jesús del Monte, indicó el dirigente vecinal.

El secretario del ayuntamiento de Huixquilucan, Humberto Navarro, afirmó que tanto las cementeras como las areneras, muchas de las cuales ya concluyeron su periodo de vida útil, cuentan con todos los permisos que necesitan para operar, entre ellos estudios de impacto ambiental.



PUBLICIDAD