aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Prolifera la pornografía infantil en el centro

Las vecindades son utilizadas como laboratorio
Domingo 12 de febrero de 2006 Rubelio Fernández | El Universal

Un collage de videos caseros en los que se exhiben escenas de relaciones sexuales entre adultos cuyo rostro es protegido, y niñas no mayores de 10 años, se pueden conseguir hasta por 200 pesos en calles del centro histórico, donde las antiguas vecindades son utilizadas como laboratorios de piratería.

Los videos son cortometrajes editados, donde se cuida que los rostros de los adultos que participan en las escenas no puedan ser identificados; en algunas secuencias se pueden detectar dos direcciones de correo electrónico; las imágenes son de diferentes épocas y de mala calidad.

Por el contenido diverso de los videos y las distintas nacionalidades de la víctimas se puede apreciar que no son producidos en México y se trata de una recopilación de imágenes que fueron filmadas sobre la pantalla de un televisor y se realizó una mezcla de imágenes titulada Niñas-1, Mexican girl y Raygold.

Sobre el arroyo vehicular de la calle El Carmen, en el costado norte del hospital Gregorio Salas, hay un puesto en el que se venden al mayoreo películas clonadas en DVD. Los encargados de la venta sacan su mercancía del laboratorio y bodegas que se encuentran en la vecindad ubicada en el número 43 de la misma calle.

Ahí es a donde los acomodadores de coches de la calle República de Venezuela ingresan para comprar el disco compacto con pornografía infantil, según pudo constatarse.

"Si quiere películas de esas, dese una vuelta más tarde y le investigo, pero pagan hasta 200 pesos por cada una", advierte al tiempo que da instrucciones uno de los franeleros.

"Sólo tiene estas dos. Pero si quiere otras mejores, debe venir mañana o esperar dos horas en lo que las queman", ofreció el vendedor luego de 20 minutos de espera.

Otra vecindad donde se introdujo el franelero para preguntar por el producto solicitado, fue la ubicada en el número 29 de la calle República de Venezuela, donde existe otro laboratorio clandestino.

Las autoridades capitalinas y federales han aplicado operativos en contra de la piratería y la pornografía; sin embargo, en la zona donde están instalados los laboratorios se vende al mayoreo y ésta no ha sido visitada por los ministerios públicos de la Federación.

La Unidad de Policía Cibernética y Delitos contra Menores de la Policía Federal Preventiva realizan supervisión de la red de internet en búsqueda de sitios con imágenes con pornografía infantil.



PUBLICIDAD