aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Dejan jóvenes el cultivo de tunas


Lunes 15 de agosto de 2005 Miriam Vidal/Corresponsal | El Universal

San Martín de las Pirámides, Méx.- María del Carmen Mendoza y su esposo Juan Arenas Martínez llevan más de 50 años dedicados a la producción de la tuna, han procurado heredar la actividad a sus hijos y 35 nietos "pero ellos ya no quieren cultivarla y en pocas ocasiones nos quieren ayudar".

Cristian Romero Sánchez, un joven de 17 años de edad, indicó que él como sus dos hermanos, no tienen la intención de dedicarse a la cosecha y venta de la tuna, xoconostle y nopal.

"Estoy estudiando y aunque mi abuelo tiene su parcela a mí no me gusta ayudarle, pues el trabajo es cansado y a mí lo que me interesa es ser un profesionista", indicó.

"El trabajo es pesado y la ganancia muy poca, por eso nuestros hermanos, hijos y nietos prefieren dedicarse a otras actividades o irse a Estados Unidos para ganar más dinero", señaló Carmen Mendoza.

En recorrido por este municipio, los productores manifestaron su temor de que en los próximos años se pierda la actividad que ha caracterizado a San Martín de las Pirámides desde hace más de un siglo.

Francisco Corona Monterrubio, presidente municipal de San Martín de las Pirámides, explicó que la producción del nopal y tuna en la localidad ha decrecido en más de 50 por ciento en los últimos 15 años.

Incluso reconoció que de las 3 mil 800 hectáreas de cultivo que hay en la demarcación, hoy en día sólo se cultivan 2 mil 500.

Francisco Mendoza, productor originario de esta localidad, señaló que el año pasado perdió unas 30 toneladas de tuna, pues no contó con la mano de obra suficiente para cosecharla.

"Mis hijos ya no quieren ayudarme y contratar a peones sale caro, por eso mucha tuna se cae y se echa a perder", explicó.

La jornada de los tuneros comienza desde las 5:00 de la mañana, algunos con lámparas esperan la llegada de los primeros rayos de sol, mientras cortan la tuna que luego deben ser limpiados con escobas y acomodadas en cajas para ponerlas a la venta.

Pese a ello, los productores con sus propios recursos y limitaciones, procuran preservar y continuar con la producción tunera.

"Yo nací en el campo y en el campo me quedaré porque esto fue lo que me enseñaron mis padres, y lo que es preocupante es que los chavos ya no le quieren entrar a la tuna. Mi hijo anhela ser comandante de la PFP y de plano me dijo que no le late seguir con esto", lamentó Isidoro Correa.

En San Martín de las Pirámides hay poco más de 800 productores, de los cuales 380 se han integrado en 23 asociaciones, a través de ellas han logrado recibir créditos por parte del gobierno para el cultivo del nopal tunero; cuatro de ellas han comenzado a industrializar el producto creando salsas, mermeladas y cremas.

Nicolás Alemán Rodríguez, presidente del recién creado Consejo Estatal de Productores de Nopal, Tuna, Xoconostle y Grana Cochinilla, señaló que en los siete municipios que conforman el valle de Teotihuacán hay poco más de 2 mil 500 productores con 16 mil hectáreas dedicadas al cultivo de la tuna.

De acuerdo con la Secretaría de Desarrollo Agropecuario del estado de México, la entidad mexiquense ocupa el primer lugar de la producción tunera en el país, seguido de los estados de Zacatecas, San Luis Potosí e Hidalgo.



PUBLICIDAD