aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Viven en Tepito bajo sus normas y tradiciones


Martes 14 de junio de 2005 Ella Grajeda | El Universal

La comunidad coreana en Tepito estableció sus propias reglas y costumbres. Nunca andan solos. Viajan en transporte colectivo, pero de ellos. Son los primeros en abrir sus locales, los cuales se caracterizan por la limpieza y el orden en que acomodan sus mercancías. La mitad son cristianos, leen sus biblias mientras esperan al cliente, y no asisten a las escuelas públicas de la zona.

Alfonso Hernández, cronista de Tepito, comentó que los coreanos se aislan del vecindario; si acaso apenas tratan con los empleados. Hay familias enteras compuestas por abuelos, hijos y nietos, quienes son reservados pero muy trabajadores. "No comen en los restaurantes de Tepito, sólo en uno conocido como `Tacos Ramiro`, donde les preparan tripas con salsa molcajeteada que consumen con palillos. Ahí, acostumbran ir a botanear".

El cronista señala que es el único lugar donde se atreven a entrar o a pedir comida para llevar.

No trabajan los martes, al igual que el resto de comerciantes de Tepito. Los coreanos se valen de sus empleados para iniciar la negociación de su mercancía, pero siempre están vigilantes de su negocio. "Ellos se casan sólo entre sí, aunque en Tepito sólo hay un caso de una pareja. Pero de ahí, nada", expresa.

Hernández, quien recorre a diario y conoce a la gente de este barrio bravo, también dijo que los coreanos llegan a Tepito como a un periodo de prueba: "Toman un curso intensivo de comercio popular y se van a trabajar a Mixcalco y al centro histórico".

Para él esa es una de las principales razones por las que los coreanos no son muchos en esta zona. De los 8 mil comerciantes de Tepito, ellos apenas tienen 60 locales.

Además "se van a Mixcalco o al centro porque la competencia en Tepito está muy fuerte. Ellos venden principalmente productos textiles como gorras, ropa, calcetines y corbatas, entre otros".

Ahora ya no fabrican imitaciones de productos estadounidenses, sino copian sus propias marcas por aquello de los operativos aplicados por la Agencia Federal de Investigación (AFI).

Para Alfredo Romero, profesor en Estudios Asiáticos de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM, los coreanos son personas dispuestas a todo. Se caracterizan por su tenacidad y disciplina.

"Son personas de trabajo y no les afecta ningún obstáculo, mientras que los mexicanos a veces somos indolentes y muchas veces atribuimos que son los extranjeros los que nos quieren quitar nuestros empleos y espacios.

"En el fondo hay una actitud de rechazo por aquellos que no comparten la forma de trabajar", señaló.



PUBLICIDAD